Las recaídas en el COVID-19 plantean dudas sobre la labor de contención del coronavirus

Por David Stanway y Kate Kelland
1 / 3

Las recaídas en el COVID-19 plantean dudas sobre la labor de contención del coronavirus

Un hombre con una mascarilla pasa por delante de un mural cerca de una obra en construcción en Wuhan, en la provincia de Hubei, China, el 28 de febrero de 2020

Por David Stanway y Kate Kelland

SHANGHÁI/LONDRES, 28 feb (Reuters) - Un número creciente de pacientes de coronavirus dados de alta en China y en otros lugares están volviendo a dar positivo después de haberse recuperado, a veces incluso semanas después de que se los permitiera salir del hospital, lo cual podría revelar que la epidemia es más difícil de erradicar de lo que se creía.

El miércoles, el Gobierno de la prefectura de Osaka, en Japón, informó que una mujer que trabaja como guía en un autobús turístico había dado positivo por coronavirus por segunda vez. Esto se añadió a la información llegada desde China de pacientes dados de alta por todo el país que volvían a dar positivo tras haber abandonado el hospital.

Un representante de la Comisión Nacional de Salud de China dijo el viernes que no se ha detectado que estos pacientes sean infecciosos.

Los expertos dicen que existen diversas formas en que los pacientes dados de alta pueden volver a infectarse del virus. Los pacientes que todavía permanecen en estado de convalecencia podrían no estar generando suficientes anticuerpos para desarrollar inmunidad al virus SARS-CoV-2, por lo que se estarían volviendo a infectar. El virus también podría tener un carácter "bifásico", lo cual significa que permanece latente antes de manifestar nuevos síntomas.

Pero algunos de los primeros casos de "reinfección" en China han sido atribuidos a discrepancias en el análisis de las pruebas.

El 21 de febrero, un paciente dado de alta en la ciudad de Chengdu, en el suroeste de China, fue reingresado 10 días después de haber sido dado de alta después de que diera positivo en una prueba de seguimiento.

Lei Xuezhong, subdirector del departamento de enfermedades infecciosas del Hospital de China Occidental, dijo al periódico People's Daily que los hospitales están analizando muestras nasales y orales para decidir si los pacientes deben ser dados de alta, pero las nuevas pruebas estaban encontrando el virus en el tracto respiratorio inferior.

Paul Hunter, profesor de medicina de la Universidad de East Anglia, quien ha seguido de cerca el brote, dijo a Reuters que aunque la paciente de Osaka podría haber sufrido una recaída, también es posible que el virus continuara propagándose por su sistema a partir de la infección inicial, caso en el cual no se le habrían realizado las pruebas adecuadas antes de ser dada de alta.

La mujer dio positivo por primera vez a finales de enero y fue dada de alta del hospital el 1 de febrero, lo que llevó a algunos expertos a especular que sobre el carácter bifásico del coronavirus, como ocurre con el ántrax.

En un estudio de la American Medical Association sobre cuatro miembros de los servicios sanitarios infectados tratados en Wuhan, el epicentro de la epidemia, se concluyó que es probable que algunos pacientes recuperados sigan siendo portadores del virus incluso después de cumplir los requisitos para recibir el alta.

En China los pacientes deben dar negativo en las pruebas, no mostrar síntomas y no presentar anomalías en las radiografías antes de ser dados de alta.

Allen Cheng, profesor de epidemiología de enfermedades infecciosas de la Universidad de Monash en Melbourne, Australia, dijo que no está claro si los pacientes se han vuelto a infectar o si simplemente se han mantenido "persistentemente positivos" después de que los síntomas desaparecieran. No obstante, señaló que los detalles del caso de Japón sugerían que la paciente había vuelto a ser infectada.

Song Tie, vicedirector del centro local de control de enfermedades de la provincia de Guangdong, en el sur de China, dijo el miércoles en una reunión informativa con los medios de comunicación que hasta un 14% de los pacientes dados de alta en la provincia han vuelto a dar positivo y ser ingresados para su puesta en observación.

Valoró positivamente que aparentemente ninguno de esos pacientes ha infectado a nadie más.

"A la luz de estos casos (...), una vez que alguien ha sido infectado por este tipo de virus producirá anticuerpos y, después de que estos se produzcan, no será contagioso", dijo.

Normalmente, los pacientes convalecientes desarrollan anticuerpos específicos que los hacen inmunes al virus que los infectó, pero así y con todo la recaída no es imposible, dijo Adam Kamradt-Scott, especialista en enfermedades infecciosas de la Universidad de Sídney.

"En la mayoría de los casos, sin embargo, debido a que su cuerpo ha desarrollado una respuesta inmune a la primera infección, la segunda infección suele ser menos grave", dijo.

Otros expertos también han planteado la posibilidad de un "aumento de la dependencia de los anticuerpos", lo que significa que la exposición a los virus podría hacer que los pacientes corran un mayor riesgo de sufrir más infecciones y de manifestar peores síntomas.

China ha dado de alta hasta ahora a 36.117 pacientes, según los datos de la Comisión Nacional de Salud publicados el viernes, lo que representa casi el 46% del total de casos diagnosticados en el territorio continental chino. Si la tasa de recaída del 14% es exacta y se mantiene constante, podría suponer un mayor riesgo para la salud.

"Yo diría que se trata menos de si es posible que la recaída pueda ocurrir que de la frecuencia con que ocurre", dijo Cheng.


(Información de David Stanway desde Shanghái, Kate Kelland desde Londres y Rocky Swift desde Tokio; información adicional de Gabriel Crossley desde Pekín; editado por Gerry Doyle; traducido por Darío Fernández en la redacción de Gdansk)