La rebelión fue solo el comienzo: análisis del impulso antidemocrático del Partido Republicano para sabotear las elecciones

·13  min de lectura
Los manifestantes afuera del Capitolio del Estado de Michigan en Lansing exigieron una “auditoría forense” de los resultados de la elección presidencial de 202 (AFP vía Getty Images)
Los manifestantes afuera del Capitolio del Estado de Michigan en Lansing exigieron una “auditoría forense” de los resultados de la elección presidencial de 202 (AFP vía Getty Images)

Una ola de mentiras y teorías conspirativas culminó en un intento letal de rechazar millones de votos. Los legisladores llevaron a cabo auditorías e investigaciones falsas impulsadas por los partidos sobre los resultados de las elecciones. Los funcionarios electorales estatales y locales, que enfrentaron amenazas y legislaciones para reemplazarlos con aduladores, dimitieron.

Millones ahora están convencidos de que la base misma del proceso electoral está descompuesta, que una narrativa infundada de fraude y manipulación electoral generalizada es cierta, y que el presidente de turno es ilegítimo. Esas mentiras han impulsado docenas de proyectos de ley en casi todos los estados para dificultar la votación y cambiar las reglas para socavar la voluntad de la gente.

La tolerancia a la violencia política crece día a día.

Un ataque al Capitolio de Estados Unidos montado por los partidarios de Donald Trump buscaba hacer lo que el expresidente y sus aliados no pudieron. En consecuencia, se está produciendo un colapso lento, página por página de la democracia y una caída hacia la autocracia de extrema derecha en las legislaturas estatales de los EE.UU.

El próximo intento de revertir una elección se basará en la subversión en lugar de un asalto físico total, y los ritmos de la burocracia en lugar de un golpe de estado.

En 2021, los legisladores estatales republicanos aprobaron al menos 32 nuevas leyes en 17 estados para cambiar las reglas de la administración electoral, con lo que quitaron la supervisión de los funcionarios electorales para ponerla en manos de legislaturas controladas por el Partido Republicano.

Los legisladores republicanos presentaron al menos 262 proyectos de ley en 41 estados solo en 2021, y presentarán más en 2022, a medida que los intentos de subvertir el proceso electoral se metastatizan en una plataforma de partido antidemocrático en crecimiento.

“En mi opinión, es una rebelión legislativa más tranquila, basada en esas mismas mentiras y teorías de conspiración que vimos en el centro de lo que sucedió el 6 de enero”, dijo Joanna Lydgate, antigua vicefiscal general adjunta de Massachusetts y directora ejecutiva del grupo de defensa no partidista States United for Democracy.

“Es un esfuerzo calculado con mucho cuidado para minar la confianza en el sistema y las personas que lo manejan para justificar una toma de poder”, dijo a The Independent. “Ya es hora de que la gente preste atención en 2022”.

Sigue las actualizaciones en vivo del comité del 6 de enero

El “manual de estrategia” antidemocrático

States United for Democracy identificó cuatro temas clave en un creciente “manual de estrategia” legislativo antidemocrático para “sentar las bases del sabotaje electoral”: cambiar las reglas electorales para que sea más fácil socavar a los votantes, envalentonar los ataques contra los funcionarios electorales o reemplazarlos por completo, promover las teorías de conspiración y minar la confianza del público en el proceso electoral.

En escencia: cambiar las reglas para cambiar los jugadores para cambiar el resultado.

Un esfuerzo paralelo impulsado por las mismas narrativas fraudulentas y grupos de interés de derecha ha dado pie a docenas de proyectos de ley que harían más difícil la votación.

Al menos 19 estados aprobaron 24 leyes que restringen el acceso a las boletas, luego de que los legisladores republicanos presentaran más de 440 proyectos de ley en 49 estados solo en 2021, según el Brennan Center for Justice de la Facultad de Derecho de la Universidad de Nueva York.

Más de una docena de proyectos de ley que restringen el acceso a las boletas se presentaron con anticipación antes de la sesión legislativa de 2022 en cuatro estados, y al menos 88 proyectos de ley en nueve estados se trasladarán de las sesiones de 2021.

Los republicanos de Arizona contrataron a la empresa Cyber Ninjas de Florida para llevar a cabo una “auditoría” impulsada por los partidos sobre los resultados de las elecciones de 2020 en el condado de Maricopa, que finalmente confirmó los resultados (AP)
Los republicanos de Arizona contrataron a la empresa Cyber Ninjas de Florida para llevar a cabo una “auditoría” impulsada por los partidos sobre los resultados de las elecciones de 2020 en el condado de Maricopa, que finalmente confirmó los resultados (AP)

La crisis de covid-19 impulsó cambios electorales que ampliaron el acceso al voto por correo en muchos estados. El expresidente llevó a cabo un asalto público del proceso, que calificó como “engaño” y “corrupto” antes de que se emitiera una sola boleta en las elecciones de 2020, lo que pareció sembrar dudas para justificar un plan para descartar los votos.

Desde entonces, los republicanos han lanzado una campaña coordinada con el pretexto de preservar la “integridad electoral” y restaurar la “confianza de los votantes” que el propio presidente socavó.

La mentira persistente de que le robaron las elecciones, y los intentos infundados de su equipo legal de anular los votos de millones de estadounidenses, envalentonó a los legisladores estatales republicanos en todo Estados Unidos para legitimar esos intentos a través de la legislación.

Esas mentiras provocaron investigaciones electorales falsas y “auditorías” para socavar los resultados en los estados que Trump perdió, mientras que los legisladores siguen introduciendo leyes en casi todos los estados para expulsar a los trabajadores electorales de sus trabajos.

La lucha por expandir y proteger los derechos civiles ha definido el curso de la historia estadounidense, y la última ola refleja un patrón más amplio de los intentos para hacer que la votación sea una franquicia exclusiva.

Pero las amenazas actuales han llevado a Estados Unidos a un “precipicio” que podría determinar “si este experimento con la democracia se mantendrá o caerá en el autoritarismo”, dijo Sophia Lin Lakin, subdirectora del Proyecto de Derechos Electorales del ACLU (American Civil Liberties Union).

“La democracia como principio parece estar en peligro, dados los tipos de agresiones que hemos estado viendo”, dijo a The Independent . “No es simplemente la supresión de votantes lo que ha sido en gran medida el hilo conductor de la historia de este país... sino literalmente subvertir los votos reales en sí mismos, o establecer un proceso que permitiría que un perdedor revise potencialmente los resultados electorales válidos”.

Un movimiento que nació de grupos de interés de derecha y que recibió legitimidad de los llamados eruditos legales conservadores se cruzó con una campaña bien financiada, que aprovecha el apoyo de organizaciones de derecha como Turning Point USA y los aliados de Trump, incluidos Steve Bannon y Michael Flynn, para abrumar la política a nivel local.

Las teorías de conspiración de fraude electoral que impulsan QAnon y “Stop the Steal” ahora están integradas en un amplio ecosistema de medios de extrema derecha, desde el podcast War Room de Bannon hasta plataformas como Telegram, que se ha enfocado en campañas estatales y locales para candidatos involucrados en la administración electoral.

La estrategia se repite en las reuniones de la junta escolar cada vez más tensas, en las etapas de los mítines de campaña y en la conferencia CPAC (Conservative Political Action Conference), donde los republicanos instan a las multitudes a bombardear las campañas locales con afirmaciones infundadas de fraude electoral.

“No caigan en la trampa a la que quieren ir los liberales, que es la federalización” de la administración electoral, dijo el excongresista Jason Chaffetz a los asistentes de la CPAC en febrero.

“Lucha en tu propia comunidad”, dijo. “Ahí es donde los conservadores deben organizarse”

Las manifestaciones contra la derrota de Trump en 2020 no han parado, como en Lansing, Michigan, el 12 de octubre, casi un año después de las elecciones (Getty Images)
Las manifestaciones contra la derrota de Trump en 2020 no han parado, como en Lansing, Michigan, el 12 de octubre, casi un año después de las elecciones (Getty Images)

Los movimientos de extrema derecha también se han introducido en la política conservadora general formando grupos sin fines de lucro, participando en la banca telefónica y organizando conferencias propias en un esfuerzo por “establecer legitimidad política dentro de los círculos conservadores convencionales para atraer apoyo”, según un informe reciente del Laboratorio de Investigación Forense Digital del Atlantic Council, que estudia la propagación de la desinformación.

“Los líderes del movimiento están alentando casi unánimemente las acciones locales sobre las nacionales”, concluyó el informe. “Esto ha provocado que muchos adopten causas aceptadas por los conservadores convencionales, desde luchar contra las restricciones de covid-19 hasta desafiar los planes de estudio escolares, dirigiendo su ira hacia los funcionarios locales”.

Los documentos obtenidos por el comité de la Cámara de Representantes que investiga el asalto al Capitolio también revelaron cómo los aliados de Trump planearon una campaña de acoso e intimidación selectivos contra los funcionarios electorales y un “plan de comunicaciones estratégicas” para amplificar las teorías de conspiración de fraude electoral en los días previos al 6 de enero, cuando el Congreso acordó certificar los resultados de las elecciones presidenciales de 2020.

Los funcionarios públicos involucrados en la administración electoral son “absolutamente esenciales para un gobierno por y para el pueblo”, dijo Lydgate a The Independent. “Esas son las personas que supervisan nuestras elecciones. Esas son las personas que cuentan las boletas. Esas son las personas que se aseguran de que nuestras elecciones sean libres y justas ”.

Las contiendas a nivel estatal y local que normalmente evitan el escrutinio nacional y la influencia partidista ahora incluyen el respaldo de un expresidente que respalda a candidatos que se postulan con mentiras sobre el proceso electoral en sí.

“Genera algunas señales de alerta muy importantes”, dijo Lydgate. “Hacer que la gente entienda lo que hacen estas personas, por qué estas opiniones están realmente entre las más importantes para nuestra democracia... y la integridad de nuestras elecciones es muy importante en este momento”.

“Un peligro mortal para la democracia”

Los cambios propuestos para la supervisión de las elecciones han convertido la tarea administrativa de llevar a cabo las elecciones de la nación en un campo minado político hostil.

Uno de cada tres trabajadores electorales se siente inseguro debido a su trabajo, y uno de cada seis trabajadores ha enfrentado amenazas mientras ayudan a organizar las elecciones del país, según un informe de 2021 del Brennan Center.

“Todo esto representa un peligro mortal para la democracia estadounidense, que no puede sobrevivir sin servidores públicos que puedan llevar a cabo nuestras elecciones de manera libre y justa”, dice el informe.

Reuters identificó más de 100 amenazas de muerte o violencia contra los trabajadores electorales y cientos de informes de intimidación y acoso.

Dos mujeres en Georgia están demandando al sitio web de conspiración de extrema derecha Gateway Pundit por difamación, alegando que el sitio y sus propietarios publicaron a sabiendas historias falsas que provocaron abusos que obligaron a una mujer a dejar su casa durante dos meses, por consejo del FBI.

Esas mentiras fueron repetidas por el abogado de Trump, Rudy Giuliani, y el propio Trump, quien mencionó a uno de los trabajadores por su nombre 18 veces durante una llamada en la que presionó a los funcionarios de Georgia para que alteraran los resultados electorales del estado.

Un mitin de apoyo a Freedom Riders for Voting Rights insistió que se tomaran medidas federales para proteger el derecho al voto el 26 de junio de 2021 después de los intentos de la legislatura estatal de restringir el acceso a las boletas (AFP vía Getty Images)
Un mitin de apoyo a Freedom Riders for Voting Rights insistió que se tomaran medidas federales para proteger el derecho al voto el 26 de junio de 2021 después de los intentos de la legislatura estatal de restringir el acceso a las boletas (AFP vía Getty Images)

En Pensilvania, se están realizando esfuerzos para “reclutar escépticos electorales hiperpartidistas y teóricos de conspiración a nivel de distrito”, según States United for Democracy.

Un pastor que asistió al mitin de Trump el 6 de enero en Washington DC ganó recientemente una candidatura para convertirse en un juez electoral que supervise las elecciones en una zona rural del condado de Lancaster. States United también “descubrió un grupo de negacionistas electorales” en las contiendas locales en todo el estado.

Los legisladores republicanos en el estado también propusieron una enmienda constitucional para permitir que la legislatura “anule unilateralmente cualquier reglamento electoral” del director de elecciones del estado y otras agencias de la rama ejecutiva. También crearía un mecanismo de auditoría de voto permanente, sujeto a la supervisión de la legislatura.

En Wisconsin, los legisladores estatales han propuesto encarcelar a miembros de la Comisión Electoral del estado o su personal “si descuidan intencionalmente participar en una versión particular del mantenimiento de la lista de registro de votantes”, según States United.

La comisión bipartidista del estado está “siendo invadida por una investigación de terceros sobre las elecciones de 2020, litigios, revisiones defectuosas e investigaciones penales”.

En Michigan, los republicanos en ocho de los once condados más grandes del estado han reemplazado a las personas designadas para las juntas de escrutinio del condado con teóricos de conspiración que podrían bloquear la aprobación de las elecciones.

“Es como poner pirómanos a cargo del departamento de bomberos”, dijo Lydgate a The Independent. “Literalmente estamos dando poder sobre las elecciones a personas que no creen en nuestras elecciones”.

Al menos tres candidatos que se postulan para secretario de estado con el respaldo de Trump están “haciendo campaña con opiniones radicales que socavarían la administración electoral independiente”, según States United.

Los esfuerzos para consolidar la supervisión electoral en varios estados también están respaldados por una controvertida “doctrina de legislatura estatal independiente” que promueven los juristas conservadores. El senador estadounidense Ron Johnson de Wisconsin propuso que la legislatura de su estado pudiera tomar el control de las elecciones.

“No se menciona al gobernador en la Constitución”, dijo al Milwaukee Journal Sentinel. “Dice legislaturas estatales, por lo que si yo estuviera a cargo, y no lo estoy, saldría y simplemente diría: ‘Estamos reclamando nuestra autoridad. No escuchen más a la [Comisión Electoral de Wisconsin]. Sus observaciones son nulas y sin valor’”.

El procurador general de Washington DC Karl Racine, States United for Democracy y otros se unieron a la demanda en contra de los grupos extremistas por su participación en el asalto al Capitolio (REUTERS)
El procurador general de Washington DC Karl Racine, States United for Democracy y otros se unieron a la demanda en contra de los grupos extremistas por su participación en el asalto al Capitolio (REUTERS)

“Vivimos en tiempos extraordinariamente peligrosos”, dijo Lakin del ACLU.

“Lo que estamos viendo en esta legislación genera muchas preocupaciones en torno a los aspectos partidistas de lo que de otro modo debería ser un... proceso sencillo, e inyectar el partidismo en ese proceso”, dijo a The Independent.

“Lo que creo que pone a mucha gente nerviosa es que estas son preocupaciones que mucha gente que veía las elecciones de 2020 tenía antes de las elecciones, sobre si los trabajadores electorales se mantendrían a raya y harían su trabajo como se supone que deben hacer”, ella añadió. “La pregunta es... ¿las personas que creen en la gran mentira, que creen en controlar las palancas del poder, han aprendido lecciones sobre cómo ingresar al sistema, para manipular las cosas desde adentro?”

Consecuencias

El 14 de diciembre, States United se unió a una demanda con el procurador general de Washington DC, Karl Racine, contra más de dos docenas de miembros de Proud Boys y Oath Keepers por su participación en los ataques al Capitolio, en un intento de recuperar millones de dólares gastados para defender la ciudad y tratar a los oficiales heridos.

Fue el primer esfuerzo de una agencia gubernamental para responsabilizar civilmente a los grupos por la rebelión.

“Es importante que la gente entienda que la rebelión no fue solo un ataque al Congreso y a nuestros oficiales de seguridad pública. Fue un ataque a la democracia, fue un ataque a los votantes estadounidenses”, dijo Lydgate a The Independent. “Este caso trata sobre las consecuencias y la protección, sobre dejar en claro que somos una nación de leyes, y que existen graves consecuencias tanto legales como financieras por intentar secuestrar una elección”.

El Departamento de Justicia de EE.UU. ha presentado varias demandas contra estados que alegan que las leyes electorales recién aprobadas violan la Ley de Derechos Electorales, aunque los defensores del derecho al voto han enfatizado que la supresión de votantes no puede ser superada ni organizada sin una intervención significativa.

La legislación federal para expandir el acceso a las boletas a nivel nacional y restaurar elementos de la Ley de Derechos Electorales socavados por un par de decisiones de la Corte Suprema de Estados Unidos se estancó en el Congreso. Los activistas han exigido que la Casa Blanca intervenga, mientras que el equilibrio de poder se ve afectado por una narrativa moldeada por la violencia, el agravio y el engaño.

“Esta no será una batalla que podamos ganar exclusivamente en la corte”, dijo Lydgate. “Se tratará de la rendición de cuentas en las urnas y la transmisión de los hechos y la transmisión de la verdad... Desafortunadamente, nos hemos alejado de la verdad”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.