Rebeldes del Tigray apoyan un alto el fuego patrocinado por la Unión Africana

·3  min de lectura
© Archivo / Solan Kolli / AFP

El Frente Popular de Liberación de Tigray, fracción que gobierna la región del Tigray en Etiopía, expresó su voluntad de encausar un proceso de paz bajo el auspicio del club comunitario continental, cambiando su postura hasta ahora reticente. En tanto, también pidieron que intervengan "expertos internacionales". La UA y Estados Unidos celebraron la decisión.

Una hendija se abrió para que cesen las hostilidades que mantiene el gobierno de Etiopía con los rebeldes de Tigray en la región luego de que estos dijeran estar “preparados” para involucrarse en un proceso de paz patrocinado por la Unión Africana (UA).

El domingo 11 de septiembre, el Frente Popular de Liberación de Tigray (FPLT) expresó en un comunicado que está "listo para cumplir un cese de las hostilidades mutuamente acordado para crear una atmósfera conductiva".

Además, para que sea "creíble", pidieron que sean incluidos expertos internacionales y "mediadores mutuamente aceptables" para "construir confianza entre las partes, y llevar esa confianza al proceso de paz y apoyar y supervisar la aplicación de compromisos".

El grupo rebelde remarcó que están "convencidos" de que solamente se logrará una "solución duradera a este trágico conflicto" a través del diálogo pacífico. En la misiva alusiva por la celebración del año nuevo etíope, ratificaron que ya formaron un equipo de negociación listo para desplegarse "sin demora".

Hasta el momento, los líderes de Tigray se habían mostrado reticentes a ser parte de un proceso de paz auspiciado por la AU dado que consideran al alto representante para el Cuerno de África –el expresidente nigeriano Olusegun Obasanjo– como un hombre cercano al primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed.

Este anuncio sucede en un momento en el que la comunidad internacional insiste en un acercamiento entre las partes para cesar un conflicto reanudado el pasado 24 de agosto –la calma apenas duró cinco meses– y que ha dejado un saldo de miles de muertos y alrededor de dos millones de desplazados por la violencia.

Por su parte, la UA celebró la declaración de los rebeldes de Tigray y dijeron que “este acontecimiento positivo es una oportunidad única para el restablecimiento de la paz”.

El presidente de la Comisión de la UA, Moussa Faki Mahamat, en un comunicado animó a las partes a “trabajar con urgencia” para concretar un alto el fuego inmediato. El Gobierno de Etiopía no ha reaccionado aún, pero anteriormente se había expresado a favor de conversaciones sin condiciones previas.

Naciones Unidas y Estados Unidos también se mostraron a favor de la acción de los rebeldes de Tigray. El portavoz de la ONU, Stephane Dujarric, dijo que António Guterres –secretario general– hizo “un llamado a las partes para que aprovechen esta oportunidad de paz y tomen medidas para terminar definitivamente con la violencia y optar por el diálogo.

En tanto, la Casa Blanca manifestó este lunes que le daba “la bienvenida” a la declaración del FPLT. “Ya es hora de que ambas partes dejen de pelear y recurran al diálogo para resolver sus diferencias”, resaltó la portavoz Karine Jean-Pierre.

Con EFE y Reuters