Rebeldes en Mozambique mantienen asalto sobre una ciudad

ANDREW MELDRUM
·2  min de lectura

JOHANNESBURGO, Sudáfrica (AP) — Por quinto día consecutivo, los rebeldes en Mozambique intentaban el domingo controlar una ciudad estratégica en el norte del país, mientras surgían informes de que decenas de civiles han muerto y que hay cuerpos esparcidos por las calles de Palma. También se desconoce la suerte de decenas de trabajadores extranjeros.

Algunos de los muertos fueron decapitados, según la organización Human Rights Watch. Un intento de trabajadores expatriados de huir a un lugar seguro fue objeto de fuertes disparos, lo que provocó muchas muertes, según informes locales.

La batalla por Palma pone de relieve la crisis militar y humanitaria en esta nación del sur de África en el océano Índico. La insurgencia de tres años de los rebeldes, que son principalmente jóvenes musulmanes descontentos, en la provincia norteña de Cabo Delgado ha cobrado más de 2.600 vidas y desplazado a unas 670.000 personas, según la ONU.

La mayoría de las comunicaciones con Palma y sus alrededores han sido cortadas por los insurgentes, aunque algunos en la ciudad sitiada recibieron mensajes a través de teléfonos satelitales. Aquí trabajan muchos contratistas para un proyecto de gas natural licuado de miles de millones de dólares de la compañía energética francesa Total.

Muchos residentes de Palma huyeron hacia el denso bosque tropical que rodea la ciudad para escapar de la violencia, según la prensa local. Pero unos cientos de trabajadores extranjeros de Sudáfrica, Gran Bretaña y Francia se agruparon en hoteles que rápidamente se convirtieron en blanco de los ataques rebeldes.

Los insurgentes son conocidos localmente como al-Shabab, aunque no tienen ninguna conexión conocida con los rebeldes yihadistas de Somalia con ese nombre. Los rebeldes han estado activos en la provincia de Cabo Delgado desde 2017, pero sus ataques se volvieron mucho más frecuentes y mortales el año pasado.