Realeza: por qué las charlas por Zoom entre Harry y William son cada vez más formales

LA NACION
·2  min de lectura

Después del escándalo que sacudió la realeza británica por la renuncia de los duques de Sussex a sus funciones reales, el príncipe William y su hermano menor, Harry, se están volviendo a conectar a través de la plataforma Zoom, pero al parecer hay un problema que sobrevuela en las comunicaciones entre los hermanos.

"Hay que pensar que mientras Harry y Meghan estaban en el Reino Unido, se implementaron medidas de seguridad para garantizar que las conversaciones privadas sobre Zoom y demás siguieran siendo eso, privadas", dijo a Fox News el corresponsal real del Reino Unido Neil Sean, según le contó una fuente del palacio.

Coronavirus: la enfermera que luchó sin ropa contra el Covid-19 ahora triunfa como modelo

"Harry [ahora] vive en [una casa nueva] y está expuesto a todo tipo de percances en materia de seguridad", agregó. "El mayor problema ahora es la seguridad y no solo fuera de la seguridad, sino dentro de los límites de las llamadas de Zoom y Skype", expresó.

Además, Sean apuntó que las conversaciones entre William y Harry se dieron de manera "formal" por precaución de que los chats privados pudieran filtrarse a la prensa.

La fuente también alegó que la separación entre los hermanos dejó a Harry, de 35 años, que ahora vive con su esposa, Meghan Markle, en Los Ángeles, con una fuerte angustia. "Esto está poniendo a Harry muy triste y sintiéndose aún más alejado de una vida que recuerda aquí en el Reino Unido", afirmó Sean.

Con bloques como Lego: así es el novedoso método para construir tu casa en seis días

"Tanto William como Kate fueron informados de esto y saben que hace que la situación sea realmente difícil de consultar con Harry", continuó. "Esta regla de seguridad se extiende a las apariciones de [los hijos de William], el Príncipe George y la Princesa Charlotte, con quienes Harry estaba muy cerca antes de irse a los Estados Unidos. Echa de menos los momentos divertidos que tuvo con ellos anteriormente aunque él tiene a [su hijo], el bebé Archie, con él también".

Harry y Markle, de 38 años, ya manifestaron su preocupación por la seguridad de su familia después de haber tenido problemas con aviones no tripulados volando sobre su propiedad en Los Ángeles. "Los drones han estado volando sobre su casa a todas horas. Es espeluznante e increíblemente aterrador desde el punto de vista de la seguridad, especialmente cuando están afuera con el bebé", dijo una fuente a Fox News en mayo. "No se sabe quién los está volando y han recibido amenazas de muerte en el pasado, por lo que cada peligro potencial debe ser tomado en serio".