Brasil supera las 40.000 muertes y acuerdan con China producir una vacuna

Marcelo Silva de Sousa

RÍO DE JANEIRO.- Al superar los 40.000 muertos en todo el país, Brasil, el segundo país con más casos de coronavirus y el tercero con la mayor cantidad de fallecimientos en el mundo, alcanzó un acuerdo promisorio para el futuro en el combate al coronavirus . El instituto Butantan, principal productor de inmunobiológicos del país, cerró un acuerdo con el laboratorio chino Sinovac Biotech para producir una vacuna en etapa experimental.

La vacuna está en tercera etapa de tests, la última antes de la distribución, y comenzará a ser probada en 9000 brasileños a partir de julio. Las dosis previstas para ensayos llegarán de China, y si la droga resulta efectiva, San Pablo estará en condiciones de fabricarla a gran escala sin depender del país asiático.

Coronavirus: forzado por la Corte, el gobierno de Bolsonaro vuelve a publicar las cifras de muertes

"Hoy es un día histórico para San Pablo, Brasil y la ciencia mundial. La vacuna que producirá el Butantan es una de las más avanzadas", dijo el gobernador de San Pablo, João Doria, en una conferencia de prensa.

El gobernador, uno de los más acérrimos opositores a Bolsonaro en la pandemia del coronavirus, dijo que la vacuna podrá estar disponible en el sistema público de salud en el primer semestre de 2021. "Con esta vacuna podremos inmunizar a millones de brasileños", prometió.

La vacuna ya pasó las etapas 1 y 2 de pruebas en China, donde fue suministrada a monos y luego a 744 personas. Dimas Covas, director del Butantan, explicó que un virus inactivo es el componente de la vacuna. Covas aseguró que la vacuna, en el grupo de las diez más avanzadas entre las más de 100 que se desarrollan en el mundo, podrá ser producida rápidamente una vez que supere los estudios.

"Este acuerdo es de interés del Butantan, Sinovac, del gobierno del estado, de Brasil y del mundo. Si es segura y eficaz, podremos empezar muy rápidamente y será distribuida en masa para quien la necesite", señaló. El gobierno paulista invertirá cerca de 17 millones de dólares para los ensayos.

A principios de mes, Brasil había recibido otra noticia alentadora. En otro ensayo independiente, 2000 brasileños comenzarán este mes a probar la vacuna producida por la Universidad de Oxford, también considerada una de las más promisorias y en etapa avanzada de ensayos.

Actualmente no hay vacunas probadas para prevenir el contagio del nuevo coronavirus, que ha causado más de 7.449.000 contagios 418. 000 muertes en todo el mundo, según datos de la Universidad Johns Hopkins.

Brasil es el epicentro del coronavirus en América Latina y registró hasta el momento 802.828 contagios y 40.919 fallecidos, según el Ministerio de Salud brasileño, aunque ambas cifras se encuentran subnotificadas debido a la falta de testeos, de acuerdo con expertos.

La buena noticia que inquieta a los desarrolladores de vacunas contra el Covid-19

Paradójicamente la situación sanitaria crítica puede ayudar al país y a la región a librarse del virus en un futuro próximo. Brasil será escenario de dos ensayos prometedores para esas dos vacunas y potencialmente podrá sacar provecho con un acceso preferencial a ellas, gracias a que científicos requieren para las pruebas un escenario donde el virus todavía esté muy activo.

San Pablo y Río de Janeiro, las dos ciudades más castigadas por el Covid-19, avanzaron hoy en la reapertura de sus economías. Los shoppings y centros comerciales de ambas ciudades volvieron a levantar las persianas con algunas restricciones, como parte de los respectivos planes de flexibilización de las dos capitales.

En el caso de Río de Janeiro, los establecimientos quedaron habilitados para un tercio de la capacidad, mientras que en San Pablo está permitido apenas el 20%. Entre las "reglas de oro", todos los shoppings deben disponer de alcohol en gel y mantener un distanciamiento de dos metros entre las personas en accesos y tiendas.

Las autoridades de esas dos ciudades esgrimen un argumento sanitario para la reapertura. Tanto Marcelo Crivella, alcalde de Río, como Bruno Covas, de San Pablo, refieren una caída en la ocupación de camas de terapia intensiva en los últimos días y también una leve disminución en el número de contagios y de muertes diarias. San Pablo presenta una ocupación del 65% de las camas, luego de haber permanecido entre 85% y 92% cerca de un mes.

Según el ministro de Salud, el general Eduardo Pazuello, en San Pablo, Río de Janeiro y las regiones norte y nordeste del país la etapa más grave de la pandemia ya pasó y el virus estaría en la "etapa final". La tendencia es que el virus continúe expandiéndose hacia ciudades del interior de los estados y se desplace con más intensidad a las regiones centro y sur del país.