Reabren los mausoleos en Irán tras más de dos meses cerrados por la COVID-19

Teherán, 25 may (EFE).- Irán reabrió este lunes las puertas de sus mausoleos y otros centros religiosos, en los que se congregaron numerosos fieles tras más de dos meses de cierre para evitar la propagación de la COVID-19 en el país.

La reapertura de los principales santuarios del país, entre ellos el del imán Reza en Mashad, Fatemeh Masumeh en Qom y Saleh y Abdolazim en Teherán, se efectuó con restricciones de higiene y de horario, permitiéndose solo el acceso a sus patios.

En la zona al aire libre del mausoleo de Saleh, hijo del séptimo imán chií, donde únicamente uno de los portales estaba abierto para atender al público, varias decenas de personas expresaron su respeto al santo y rezaron a primera hora de la mañana.

Los responsables del mausoleo controlaban constantemente que no se congregaran muchos fieles a la vez y que permanecieran poco tiempo en el suelo rezando y, en general, dentro del recinto, según pudo constatar Efe.

Los fieles se acercaban a las rejas del portal que da acceso a la tumba del santo para honrarle aunque fuera en la distancia, ya que lo habitual es rezar en el interior.

"Estoy muy contenta de que hayan abierto la puerta del mausoleo. Ojalá se elimine lo antes posible esta calamidad (la COVID-19) tanto de Irán como de todo el mundo", dijo a Efe en el patio Roghaye Meshkaní, una mujer de 47 años.

Meshkaní indicó que había rezado también para que se pueda pronto entrar en la sala del mausoleo para orar "del mismo modo que en el pasado".

Al no estar abierta la sala del sepulcro, los responsables del mausoleo no exigieron a las mujeres que se cubrieran con el tradicional chador que tapa todo el cuerpo, algo inaudito en la historia de la República Islámica.

Más estrictas eran las medidas de vestimenta y de control sanitario, en el santuario Shah Abdolazim, descendiente del segundo imán chií, en el sur de Teherán.

En la puerta de entrada se exigía a los fieles que llevaran mascarilla, se les tomaba la temperatura, se les daba un par de guantes y se les hacía pasar por un túnel de desinfección automática.

En Shah Abdolazim, las mujeres sí tenían que entrar con chador, pero no lo prestaba el propio santuario como en el pasado sino que cada una tenía que traer el suyo de casa.

La reapertura del mausoleo de Mashad, el más importante de Irán al albergar los restos del octavo imán de los chiíes Reza, se celebró anoche con una ceremonia de agradecimiento a Dios.

MAS DE 7.400 MUERTOS EN IRÁN

Los santuarios fueron cerrados en Irán a mediados del pasado mes de marzo tras el aumento del número de contagios de coronavirus en el país, donde han muerto más de 7.400 personas y 130.000 se han contagiado.

Además, la pandemia comenzó en la ciudad de Qom, que acoge el mausoleo de Fatemeh Masumeh y los principales seminarios chiíes, y se publicaron imágenes de un fiel que chupaba ciertas zonas para demostrar que en un lugar santo no se podía contraer la enfermedad.

El cierre de las puertas de los mausoleos ocasionó, no obstante, serias protestas por parte de religiosos extremistas que no ocultaron su enfado y llegaron a atacar las puertas de entrada, acto calificado de "profanación" por las autoridades.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear una comunidad segura y respetuosa de cada uno de sus miembros. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad y mientras estamos trabajando en ello, hemos suspendido temporalmente los comentarios en artículos. Gracias por tu comprensión.