Reabre el museo de Tiananmen de Hong Kong en vísperas del 32º aniversario

·2  min de lectura

Pekín, 31 may (EFE).- El Museo del 4 de Junio de Hong Kong, que conmemora la masacre acontecida en esa fecha de 1989 en la céntrica plaza pequinesa de Tiananmen y sus alrededores, ha reabierto sus puertas en vísperas del trigésimo segundo aniversario de la matanza.

La Alianza de Hong Kong de Apoyo a Movimientos Patrióticos Democráticos de China (HKA, en sus siglas en inglés), responsable del museo, anunció este domingo la reapertura del mismo, que en los últimos 9 años se ha visto obligado a cerrar sus puertas en varias ocasiones en parte por presiones políticas, pero también por cuestiones pandémicas.

El local tiene expuestas fotografías tomadas en 1989, pancartas usadas en las manifestaciones y complementos vestidos por los manifestantes represaliados, así como réplicas en miniatura de la Diosa de la Democracia, una estatua de 10 metros de altura levantada por estudiantes de Bellas Artes frente al retrato de Mao Zedong en Tiananmen y que fue posteriormente arrollada por los tanques.

Asimismo, este año acoge una exposición fotográfica titulada "El Movimiento Democrático de 1989 y Hong Kong", que muestra imágenes de las multitudinarias vigilias del 4 de junio en Hong Kong, prohibidas tanto este año como el anterior so pretexto de la situación pandémica en al ciudad.

En un apartado, se pueden depositar flores para recordar a los fallecidos, de los que no hay constancia oficial pasados 32 años de aquellos acontecimientos.

Dado lo sensible del tema -todo lo relacionado con la masacre de Tiananmen está fuertemente censurado por Pekín- la vida del museo se ha visto amenazada en varias ocasiones.

Las manifestaciones se iniciaron a mediados de abril de 1989 para rendir homenaje al entonces recientemente fallecido ex secretario general del Partido Comunista de China Hu Yaobang, exponente del ala aperturista, y los participantes fueron inicialmente universitarios que pedían reforma política y el fin de la corrupción desatada con la apertura económica iniciada en la década anterior.

Las represión a estas protestas, a las que progresivamente se fueron uniendo trabajadores e incluso funcionarios chinos, y en las que se terminó pidiendo la democratización del régimen, dejaron un número todavía desconocido de manifestantes muertos a manos del Ejército, cuyos efectivos también sufrieron varias bajas.

(c) Agencia EFE