La RD Congo no tiene "duda" de que Ruanda apoya a los rebeldes del M23

·3  min de lectura

Kinshasa, 6 jun (EFE).- El presidente de la República Democrática del Congo (RDC), Félix Tshisekedi, aseguró que "no hay duda" de que Ruanda apoya el rebelde Movimiento del 23 de Marzo (M23), cuyo resurgimiento ha desatado fuertes combates en el noreste del país desde marzo.

"A día de hoy está claro, no hay duda, que Ruanda apoyó al M23 para agredir a la RDC", dijo este domingo el mandatario en una rueda de prensa en la localidad de Oyo, en el centro de la República del Congo, donde se reunió con su homólogo de este país, Denis Sassou-Nguesso, según recogen hoy medios locales.

"Como prueba, el simple hecho de que, en 2013, el mismo M23 había sido completamente derrotado y su arsenal había sido confiscado. Si hoy han recuperado su fuerza, quiere decir que vienen de algún lugar", añadió Tshisekedi, que hizo un llamamiento a la paz.

La tensión entre Kigali y Kinshasa ha crecido durante los últimos meses a raíz de la reactivación en el noreste del país del M23 que, según la RDC, cuenta con el apoyo del país vecino, extremo que niega Ruanda.

La semana pasada, tras la intervención como mediador del presidente de Angola, João Lourenço, la RDC aceptó liberar a dos soldados ruandeses secuestrados cuando patrullaban en la frontera con ese país después de que, por otro lado, el Gobierno congoleño suspendiera los vuelos a su territorio de Rwandair -aerolínea de bandera ruandesa- en protesta por el supuesto apoyo a los rebeldes.

Tras reunirse en Luanda con Tshisekedi y conversar por videoconferencia con el presidente ruandés, Paul Kagame, Lourenço anunció un "entendimiento" para la celebración de una cumbre con los jefes de Estado enfrentados en la capital angoleña en una fecha aún por anunciar.

Los combates se reactivaron este lunes en el territorio de Rutshuru, en la provincia de Kivu del Norte, según reportaron medios locales, después de que las Fuerzas Armadas congoleñas recuperaran a finales de mayo varias localidades tomadas por el M23.

Kinshasa requisó diverso material bélico de los rebeldes y recopiló testimonios de la población local que, a su juicio, demuestran que el grupo cuenta con respaldo del Ejército ruandés.

El M23 se creó el 4 de abril de 2012, cuando soldados de las FARDC se sublevaron por la pérdida de poder de su líder, Bosco Ntaganda, procesado por la Corte Penal Internacional (CPI) por crímenes de guerra; y debido a supuestos incumplimientos del acuerdo de paz del 23 de marzo de 2009, que da nombre al movimiento.

El grupo exigía renegociar ese acuerdo firmado por la guerrilla congoleña Congreso Nacional para la Defensa del Pueblo (CNDP) para su integración en el Ejército, a fin de mejorar sus condiciones.

El CNDP, formado principalmente por tutsis (etnia que sufrió en gran medida el genocidio de Ruanda a manos de los hutus en 1994), se constituyó en 2006 para -entre otros objetivos- combatir a los hutus de las Fuerzas Democráticas para la Liberación de Ruanda (FDLR), grupo refugiado en las selvas del Congo tras el genocidio ruandés.

El M23 ocupó en 2012 durante dos semanas Goma, capital de la provincia de Kivu del Norte, pero la presión internacional le forzó a retirarse y empezar negociaciones de paz con el Gobierno congoleño.

El este de RDC lleva más de dos décadas sumido en un conflicto avivado por milicias rebeldes y los ataques del Ejército, pese a la presencia de la misión de paz de la ONU (MONUSCO), que tiene más de 14.000 efectivos.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.