Las razones por las que se prevé que en las próximas semanas van a caer los contagios de Covid

·4  min de lectura
La nueva variante ómicron
La nueva variante ómicron

La variante ómicron del coronavirus generó curvas de contagios alrededor del mundo que crecieron a una velocidad jamás registrada durante la pandemia. Pero así como las infecciones escalaron a un ritmo vertiginoso, también alcanzaron el pico máximo con mayor rapidez y, luego, los casos empezaron a mermar, como sucedió en algunos países. En la Argentina, las autoridades sanitarias esperan que ese comportamiento del virus también se replique a nivel local y creen que los números que se informan a diario dejarán de ser tan abultados en las próximas dos semanas.

Reinfecciones: cuánto tiempo después de haber tenido Covid nos podemos volver a contagiar

El récord a nivel nacional de la semana pasada, en donde por tres días seguidos se informaron más de 100.000 casos cada 24 horas, generó una pregunta inevitable: ¿Hasta cuándo seguirán creciendo los contagios? Ahora que esa incógnita parece tener una respuesta por parte de las autoridades, el otro interrogante es por qué la curva de ómicron se comporta de ese modo. La respuesta sencilla, según los especialistas consultados por LA NACION, es que el virus avanza tan rápido que de a poco se queda sin población a la cual infectar.

¿Cuándo se quebrará la curva?

“Quizá nosotros estemos esta semana con aumento de casos y entre la semana que viene y la otra ya empiece a disminuir, teniendo en cuenta cómo evolucionó la curva en otros lugares”, estimó esta mañana Sandra Tirado, secretaria de Acceso a la Salud del Ministerio de Salud de la Nación. “Viendo lo que pasa en otros países, suele tener más o menos unas cuatro semanas en lo que hace el pico y empieza a bajar”, agregó en diálogo con radio La Red.

El sábado pasado, Fernán Quirós, ministro de Salud de la Ciudad, también se refirió al comportamiento de esta variante: “Por un lado, diciembre ha sido un mes de muchísima interacción social, y enero siempre tiene menos. Entonces, hay un factor a favor de que la curva haga cierto quiebre en enero. Por otra parte, la variante ómicron que circula en la actualidad tiene una curva que suele ser menos ancha, dado que sus ciclos de replicación son más cortos. Ambos factores indican que esta curva debiera ser menos ancha que las que hemos visto. Veremos si [el quiebre] se da en enero o entre enero y febrero”.

La explicación de los especialistas

Elena Obieta, infectóloga y miembro de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI), explica que el índice de contagiosidad de ómicron es más alto que el de la varicela. “No solo crece la cantidad de casos positivos, sino que el tiempo de incubación del virus en este caso es mucho menor. Esta combinación hace que la curva crezca velozmente. Por suerte, los cuadros suelen ser leves porque esta variante, en pos de replicarse más, perdió su avidez por el pulmón”, señala.

Ricardo Teijeiro, miembro de la SADI, califica el avance de ómicron como “explosivo”, pero indica que luego esa intensidad no se suele mantener en el tiempo. “Contagia tan rápido que el virus se queda sin población a la cual contagiar. Nosotros no tenemos 100.000 casos por día, tenemos muchos más. Al menos debemos tener 400.000 cada 24 horas”, dice Teijeiro. “Es cierto que las pandemias se agotan en algún momento porque ya no hay susceptibles”, agrega Obieta.

Jorge Geffner, miembro del Departamento de Microbiología, Parasitología e Inmunología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires e investigador principal del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), señala que para analizar la evolución de la curva hay dos escenarios posibles. Uno es el que acontece en Sudáfrica, donde los casos bajan pronunciadamente, y el otro es el del Reino Unido, donde la curva se resiste a caer.

“El nivel de contagiosidad de ómicron es tremendo. Esta ola de ómicron en el mundo triplica el número de casos en comparación a cualquier otro momento previo de la pandemia. Dicho esto, hay dos escenarios posibles. Uno es el de Sudáfrica, donde rápidamente subió y bajó la curva. En Córdoba, que fue donde picó primero esta ola en la Argentina, ya se acható la curva de contagios. Eso es alentador, pero el mapa de Córdoba tiene una distorsión porque la foto que tenemos es parcial, necesitaríamos testear más para tener una foto real. Sin embargo, en Europa todavía no comenzó el descenso y hay un número significativo de fallecidos. Veremos cuál de estas dos tendencias se termina replicando en la Argentina”, describe Geffner.

Por su parte, Obieta también advierte que, si bien en Sudáfrica los casos empezaron a bajar con cierta velocidad, no sucede lo mismo en el Reino Unido, donde la caída en el número de infecciones no es tan marcada. Una de las hipótesis para explicar esa diferencia, dice la especialista, es que en el Reino Unido hay una gran presencia de la variante delta, aunque la médica resalta que todavía no es posible dar una respuesta precisa sobre lo que allí sucede.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.