Las razones detrás del fuerte impacto del COVID en la comunidad latinoamericana de Toronto

·2  min de lectura
La madre Lizbeth Leon Adame, de Mexico, con su hija Lizbetha después de recibir la vacuna contra el COVID-19 en Toronto, Canadá, 15 de mayo de 2021. REUTERS/Carlos Osorio/File Photo

Por Anna Mehler Paperny

TORONTO, 8 jun (Reuters) - En una pandemia que ha afectado a los más marginados, los latinoamericanos del área urbana más grande de Canadá han estado especialmente en riesgo, con más probabilidades de ser hospitalizados con COVID-19 que cualquier otro grupo etnoracial, según los datos más recientes disponibles del ciudad de Toronto.

Trabajan en empleos de primera línea, viven en hogares a menudo abarrotados, usan el transporte público y, usualmente, se muestran reacios a buscar atención, posiblemente debido a su precario estado migratorio, dicen activistas.

Al 31 de marzo, los datos más recientes disponibles, los latinoamericanos en Toronto tenían una tasa de hospitalización por COVID-19 de 307 por cada 100.000, casi cuatro veces más alta que la de los blancos en la ciudad, que no rastrea las muertes por etnia.

Para Lizbetha León, de 9 años, comenzó con la sensación de que tenía "fuego saliendo de mis ojos" mientras sus pulmones se cerraban. Su madre, Lizbeth León Adame, la acostó con té y Tylenol, pero cuando no mejoró a la mañana siguiente fueron al hospital.

Cuando llegaron sus resultados positivos del coronavirus, toda la familia -Lizbeth, de 31 años, su hijo mayor Jesús y su hija del medio Isabella- estaba enferma.

"Éramos como vampiros", dijo Jesús, de 13 años, describiendo cómo tuvieron que cerrar las persianas y apenas comían.

Esto fue a principios de abril, durante una dura tercera ola en la provincia más poblada de Canadá. Ahora, a medida que la región comienza a salir de esta ola y busca evitar otra, los trabajadores de la salud se apresuran a inmunizar a personas como la familia León, que no siempre reciben atención.

El impulso de algunas personas es tratar de combatir una enfermedad en lugar de buscar atención temprana, dijo Rubén Rodríguez, encargado de las vacunas en el Hospital Humber River y defensor de la prevención y vacunación de COVID-19 para la comunidad latinoamericana. Agregó que muchos tienen miedo de ir al hospital "donde está el COVID".

También está el problema del estatus migratorio: algunos latinoamericanos en Toronto y la región vecina de Peel pueden desconfiar de intentar acceder a los servicios públicos por miedo a ser rechazados o entregados a las autoridades.

"Lo último que quieres es que te detecten", dijo Natalia Durango, coordinadora del Grupo de Trabajo contra el COVID en los latinoamericanos.

Trabajadores sanitarios y trabajadores comunitarios organizaron un programa de vacunación de fin de semana dirigido a la comunidad latinoamericana. "La demanda es enorme", dijo Durango, quien llegó a Canadá hace 12 años como refugiada de Colombia.

Lizbeth tiene previsto ir, pero desearía que hubiera habido una mejor comunicación de la salud pública en otros idiomas además del inglés. Asimismo, dice que ojalá hubiera sabido que los niños también podían contraer el coronavirus.

"Fue lo más horrible que he sentido en mi vida. Y saber que ellos estaban sintiendo el mismo dolor, fue horrible", dijo.

(Editado en español por Carlos Serrano)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.