La razón por la que sacamos la lengua cuando nos concentramos

·2  min de lectura
Little child drawing on the paper. Boy sitting on the chair at table with paints
Little child drawing on the paper. Boy sitting on the chair at table with paints

Una imagen muy común es la de una niña o un niño pequeños, que cuando se concentran mucho sacan la lengua. No totalmente, sólo un poco. Pero es que no sólo lo hacen los niños, los adultos también tenemos ese comportamiento – aunque mucho más sutil, ya que normalmente no llegamos a sacar la lengua y simplemente apretamos la punta de la lengua contra los dientes o el paladar. Pues bien, esa imagen tiene una base en nuestra biología, hay un motivo fisiológico detrás.

Para entenderlo, vamos a empezar por el principio. Y el primer punto que hay que explicar es que no siempre que un niño se concentra, o un adulto, saca la lengua. Ocurre cuando la tarea para la que necesitamos concentración requiere de coordinación motriz fina, especialmente en las manos.

Que puede ser pintar, o cortar con precisión, o escribir con la mejor caligrafía de la que seamos capaces. Cualquier actividad que requiera de una alta precisión de nuestras manos y de movimientos sutiles pero muy coordinados, dispara esta reacción.

Pero ¿qué tienen que ver nuestra lengua con nuestras manos? La explicación está en nuestro cerebro, en nuestra corteza cerebral. Las imágenes de actividad neuronal han demostrado que la región de nuestro cerebro que se encarga del lenguaje – y por tanto, controla muchos movimientos de la boca y la lengua – se sitúa muy cerca de la región encargada de la coordinación motriz fina de las manos.

Tan cerca se sitúan ambas regiones, que hay zonas que se solapan. Y aquí es donde entra la explicación de qué ocurre: cuando nos concentramos en una tarea difícil que requiere de una activación de la zona del cerebro encargada de transmitir las órdenes a las manos para que realicen tareas sutiles, se produce lo que se conoce como “desbordamiento motor” – motor overflowen inglés

Se da una gran activación de una zona del cerebro, pero como hay una parte que solapa con la parte del lenguaje encargada de la actividad de la lengua, esta parte del cerebro encargada de los movimientos de la lengua se termina activando. Pero no de manera completa, y por eso simplemente se saca la lengua y no se realizan movimientos con ella.

Más historias que te pueden interesar

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.