La razón por la que Duffy se alejó de la música: fue secuestrada y violada

LA NACION

Era una de las cantantes más prometedoras de Gran Bretaña. Su disco debut, Rockferry, fue el cuarto álbum más vendido de 2008 y ganó importantes premios, como el de mejor álbum en los Brit Awards. Todo a su alrededor parecía augurarle un gran futuro, sin embargo, de un día para otro Duffy decidió abandonar los escenarios y desapareció de la vida pública. Hoy, diez años después, la cantante juntó el valor necesario para reaparecer y contar la dura historia que se esconde detrás de su repentino retiro: un secuestro y una violación.

"No se pueden imaginar la cantidad de veces que pensé en escribir esto, la forma en la que lo escribiría, como me sentiría después... No estoy segura de por qué ahora es el momento indicado, ni qué es lo que me hace sentir ansiosa y liberada como para hablar. No puedo explicarlo", comienza el sentido texto que publicó en su cuenta de Instagram. "Muchos se han preguntado qué me pasó, a dónde me fui y por qué. Un periodista me contactó, encontró la forma de llegar a mí y le conté todo el verano pasado. Él fue muy amable y para mí se sintió muy bien poder hablar".

La cantante contó sin tapujos una traumática experiencia que le cambió la vida para siempre: "La verdad, y por favor sepan que estoy bien y segura ahora, es que fui violada, drogada y mantenida en cautiverio durante algunos días. Por supuesto que sobreviví, pero la recuperación tomó tiempo".

"No quería mostrar al mundo la tristeza de mis ojos"

"No hay forma liviana de decirlo, pero les puedo contar que en la última década hubo miles y miles de días en los que me propuse querer volver a sentir el sol en mi corazón nuevamente, y hoy el sol brilla", asegura antes de dar una breve explicación de por qué se mantuvo en silencio. "Se preguntarán por qué no elegí usar mi voz para expresar mi dolor y es porque no quería mostrarle al mundo la tristeza en mis ojos. Me pregunté a mi misma, '¿Cómo puedo cantar cuando mi corazón está roto?'. Pero lentamente se fue sanando".

"En las próximas semanas iré posteando una entrevista. Si ustedes tienen alguna pregunta me gustaría responderlas en esa entrevista, si es que puedo. Tengo un gran amor y un aprecio sincero por todo el cariño que me han brindado en los últimos años. Ustedes han sido amigos, y quiero agradecerles por eso", culmina el texto.

Después de su firma, Duffy pidió por favor que no la busquen en este momento. "Por favor les pido respeto, este es un pequeño movimiento que estoy haciendo para mí, y no quiero que invadan a mi familia. Por favor, necesito de su apoyo para hacer de esto una experiencia positiva".

Duffy era, junto con Amy Winehouse, una de las promesas más fuertes de la música inglesa. Nacida en gales, la joven comenzó coqueteando con el pop, pero terminó encontrando el sonido que la caracterizó en el soul. Rockferry, el álbum que la puso en escena, remitía a los clásicos de Stax y Motown. Allí, su voz ronca pero encantadora enamoraba a quién la escuchaba.