En las nuevas raves en EEUU, la música electrónica se disfruta desde el auto

Daxia ROJAS
·3  min de lectura

Visible desde lejos con sus pendientes destellantes y su chaqueta con lentejuelas, Charity Valente asiste a su primera fiesta rave en formato drive-in: una noche de música electrónica donde los participantes están dentro o alrededor de sus autos, en momentos en que recrudece la pandemia en Estados Unidos. 

"Hemos estado esperando música en vivo durante siete meses", dijo, después de conducir cuatro horas desde Pittsburgh para ver al grupo estadounidense Disco Biscuits. 

En una colina remota en Scranton, Pensilvania, apodada Ciudad Eléctrica por ser donde surgieron los primeros tranvías eléctricos en Estados Unidos, más de 100 autos estaban alineados, con los faros apuntando al escenario con dos pantallas gigantes. 

"Creemos que es la forma más segura para que las personas se reúnan y disfruten de la música" durante la pandemia, dijo Donnie Estopinal, quien desde mayo ha organizado fiestas de este tipo en varios estados como Texas, Carolina del Sur y Florida.

Cada una tuvo un tema diferente: un DJ o una banda, una frecuencia de radio, múltiples escenarios, fuegos artificiales, pero hay una constante: los asistentes permanecen en sus vehículos o junto a ellos.

La tendencia nació en Alemania en abril, donde las primeras raves en vehículos surgieron después del cierre de festivales y clubes de música. 

Pero dado que el autocine es una parte clásica de la herencia de Estados Unidos, el fenómeno se extendió rápidamente aquí con raves organizadas en una docena de estados desde la primavera. 

En promedio, hay entre 150 y 450 autos, con hasta 2.500 asistentes a cada fiesta.

- Baile a distancia - 

Dylan Star, que hace posturas de yoga junto a su Toyota blanco alquilado, realmente aprecia tener su "propio espacio" para bailar.

Los ingresos cuestan entre 100 y 300 dólares por vehículo, lo que garantiza un lugar de estacionamiento y un área delimitada por una barricada de metal, a poca distancia de otros asistentes.

Para evitar filas y riesgos, en lugar de barras hay carritos de golf que recorren los pasillos con poca luz entregando cervezas y cócteles, adquiridos por los ravers a través de una aplicación. 

La experiencia está fuera del alcance de muchos, pero para algunos el sacrificio financiero vale la pena. 

"Poder ver música en vivo por primera vez desde el inicio de la cuarentena me da mucha felicidad, y definitivamente tendrá un impacto duradero en mi salud mental", dijo Claire Gibson, de 26 años, mientras dos de sus amigas siguen el ritmo a su lado. 

La joven con cabello rosado tiene diabetes tipo 1 y, por lo tanto, es más susceptible al virus. "Estaba nerviosa por ir a un evento como este, ya que he sido extremadamente cautelosa", dijo.

Pese a conocer a mucha gente en el evento, se quedó en su espacio designado aprovechando el servicio de bebidas. 

- "Mejor que nada" -

"La gente está siendo respetuosa y sigue las reglas", dijo Tiffany Griffiths, quien con su luminosa capa multicolor caminaba por los pasillos entre las vallas a riesgo de ser detenida por un puñado de guardias de seguridad, encargados de que todos permanezcan en sus espacios asignados y usen mascarilla. 

"La gente realmente no respeta las reglas", contradijo a la joven el guardia de seguridad Tom Bohnemberger mientras patrullaba el lugar con un colega. "Tienes que decirles que se pongan las máscaras, una y otra vez, y eventualmente escuchan", añadió.

"No tuvimos informes de transmisiones relacionadas con covid durante nuestro evento", dijo Steve Masterson, organizador de la fiesta en Scranton, quien aseguró que se siguieron todas las pautas de las autoridades de salud locales.

Incluso si algunas personas necesitaban que se les recordaran las reglas, la mayoría de los asistentes a la rave siguen el ejemplo de Gibson, bailando en su camioneta o agitando palos luminosos cerca de su vehículo. 

"No creo que sea una experiencia de concierto completa", dijo John Warner, quien dirigía el puesto de productos de Disco Biscuits. "Pero estamos aquí trabajando, es mejor que nada". 

Griffiths no cree que esta tendencia vaya a durar más allá de la pandemia. "Todos queremos volver a los festivales", dijo. "La gente quiere que vuelva a ser como era".

dax/seb/jh/acb/mls/ll