Rams necesitan mejorar en todo después de paliza ante Bills

·3  min de lectura
DEP-NFL RAMS-ANÁLISIS (AP)
DEP-NFL RAMS-ANÁLISIS (AP)

La luna de miel de los Rams de Los Ángeles después del campeonato de Super Bowl no les duró ni siquiera hasta el primer domingo de la temporada regular.

La paliza 31-10 que sufrieron ante los Bills de Buffalo el jueves por la noche fue un recordatorio brutal de que el título de la campaña pasada, e incluso el lustro de éxito bajo el mando de Sean McVay, no les garantiza nada en un nuevo año.

"¿Que si eso me molestó? Por supuesto”, dijo McVay el viernes. “Despiertas con un dolor en el estómago y la única forma en que sé cómo curarlo es regresar al trabajo y trabajar muy duro para estos jugadores y entrenadores”.

Si bien el equipo de Los Ángeles todavía posee talento de élite, no pudo seguirle el paso a Buffalo, ampliamente considerado como un candidato al campeonato. De igual forma, los mayores rivales de los Rams estarán hambrientos de lo que poseen los campeones.

Tal vez estarán incluso más hambrientos que los propios Rams.

“Esa es una excusa muy fácil de poner, pero no diría eso”, apuntó McVay. “Nuestros muchachos estaban listos para jugar. Sólo creo que hubo muchos momentos en los que no ejecutamos a nuestra máxima capacidad”.

Dejando de lado la motivación y el hambre, el partido inaugural también reveló muchos problemas que los Rams deben resolver si desean ser considerados entre los mejores de la NFL esta temporada. McVay asumió la culpa, como es normal, pero casi cada aspecto de su equipo mostró amplio margen para mejorar.

La derrota incluso arrojó la posibilidad de que los Rams ni siquiera tengan el personal necesario para ser considerados entre los mejores de la NFL. El gerente general de Los Ángeles, Les Snead, ha sido capaz de construir una nómina competente para respaldar a sus superestrellas durante varios años, gastando fuerte sin tener altas selecciones de draft.

Pero esos grandes préstamos a futuro les podrían comenzar a pasar la factura.

La línea ofensiva de los Rams fue superada frecuentemente por la defensiva frontal de Buffalo mientras Matthew Stafford evidenciaba dificultades para buscar a sus mejores jugadores y el único que pudo marcar la diferencia fue el Jugador Más Valioso del Super Bowl, Cooper Kupp.

Los Rams recibieron peores noticias sobre su línea con lesiones del centro Brian Allen y el tackle izquierdo Joseph Noteboom.

Allen se perderá al menos dos semanas después de que le realizaron un “procedimiento para retirarle fragmentos sueltos en su rodilla”, el viernes, mientras que Noteboom se torció los ligamentos de la rodilla y no se espera que juegue en la semana 2.

La defensiva forzó tres intercambios de balón, pero no que los Bills despejaran.

QUÉ FUNCIONA

Kupp siguió una de las mejores temporadas en la historia de la NFL para un receptor, con 13 atrapadas, 128 yardas y un touchdown. El Jugador Ofensivo del Año de AP es imposible de cubrir.

QUÉ FALTA

Mucho, pero la línea ofensiva es lo más notorio. Además de que Stafford fue capturado siete veces y golpeado 15 por una defensiva que no utilizó las cargas rápidas, Los Ángeles solamente corrió para 52 yardas.