Rajoy inicia el trámite para sus primeros presupuestos con aprobado en déficit

Por Carlos Ruano
El Gobierno en minoría de Mariano Rajoy aprobó el viernes en su reunión ordinaria del gabinete y con un retraso de ocho meses el borrador de unos Presupuestos Generales del Estado para 2017 que prometen ser socialmente generosos por primera vez desde la crisis. En la imagen, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, tras la reunión semanal de gabinete el 31 de marzo de 2017, junto a los titulares de Educación, Íñigo Méndez de Vigo (detrás de Montoro); vicepresidencia, Soraya Sáenz de Santamaría, y Economía, Luis de Guindos (fondo). REUTERS/Sergio Perez

Por Carlos Ruano

MADRID (Reuters) - El Gobierno en minoría de Mariano Rajoy aprobó el viernes en su reunión ordinaria del gabinete y con un retraso de ocho meses el borrador de unos Presupuestos Generales del Estado para 2017 que prometen ser socialmente generosos por primera vez desde la crisis.

Aunque el límite de gasto apenas varía sobre el año anterior, la mayor previsión recaudatoria (un 7,9 por ciento) por el crecimiento de la economía y el empleo permite al Ejecutivo reinvertir en sectores tan castigados durante la crisis como educación, sanidad, dependencia o I+D.

Y lo hace cumpliendo los deberes tras varios años sin alcanzar la meta de déficit después de un prologando bache económico, habiendo anunciado la víspera datos de ejecución presupuestaria que indican que el déficit público se situó en 2016 en el 4,33 por ciento del PIB (4,54 por ciento incluyendo las ayudas financieras), frente al 4,6 por ciento comprometido con Bruselas.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, recalcó que el proyecto, que necesita apoyos en la cámara baja para ser aprobado, es vital para seguir cumpliendo con los objetivos de déficit y retroalimentar el crecimiento y la creación de empleo.

Montoro destacó que la proyección de recaudación fiscal para este año alcanzará los 200.000 millones de euros devolviendo los ingresos impositivos a niveles de hace diez años.

"Hemos empleado una década en volver a recaudar lo mismo", dijo.

Tras cinco años consecutivos de crecimiento negativo y 3,5 millones de puesto de trabajo perdidos, la mayor crisis económica de la democracia hirió gravemente al país que en 2016 encadenó su tercer año consecutivo de crecimiento con una tasa del 3,2 por ciento.

Las menores cotizaciones sociales por la caída de los sueldos y el aumento del gasto por el mayor número de pensionistas se han visto parcialmente compensados por el crecimiento de la recaudación de los impuestos de las grandes empresas al hilo de la recuperación pero todavía constituye un foco de incertidumbre sobre la proyección de consolidación de las cuentas de la Seguridad Social.

Con la continuidad en la fortaleza de la demanda interna y las exportaciones como principal apoyo de la recuperación prevista, la habitualmente crítica autoridad independiente fiscal (AIREF) "avaló" el proyecto presentado el viernes.

CON UNA PRUDENTE PROYECCIÓN DE PIB...

El país, que opera con un presupuesto prorrogado tras diez meses con gobierno en funciones que obligaron a repetir elecciones, sigue mostrando síntomas de fortaleza, con crecimientos de PIB y empleo que han llevado a diversas instituciones a revisar sus proyecciones económicas.

Aunque no modificó la proyección de PIB en la que se basan las cuentas, el objetivo de crecer este año un 2,5 por ciento podría ser revisado al alza en la actualización del programa de estabilidad a Bruselas a finales de abril si continúan los buenos datos.

De hecho, el ministro de Economía, Luis de Guindos, insistió el viernes en varias ocasiones en la "prudencia" de las estimaciones y en que la proyección del consenso de mercado es muy superior a la del Ejecutivo.

"Esperamos que todas estas proyecciones se puedan superar", dijo.

... Y MEJORA EN EL EMPLEO

Lo que sí modificó fue su previsión oficial de empleo, estimando una tasa de paro al cierre del año del 16,6 por ciento en datos EPA, dos puntos menos que en 2016 y 10 por debajo del máximo sufrido en 2007.

Además de invertir en promoción de empleo, el Gobierno ha acordado con los sindicatos un programa para convertir en el horizonte de 2019 unas 250.000 plazas de interinos públicos en fijos, especialmente en Educación y Sanidad.

Coincidiendo con el proyecto de presupuestos, se aprobó una oferta pública de empleo para profesores, militares, guardia civil y policías para 8.000 nuevos puestos, además de la reposición que corresponda en policías autonómicas y personal docente en cada comunidad.

Rajoy, que en los últimos años aprovechó su mayoría absoluta para implementar reformas y recortes con los que satisfacer las exigencias de los mercados y de Bruselas, puede aprovechar el rumbo de la economía para hacer cesiones a una oposición que exige redimir a los ciudadanos de los sacrificios de los últimos años.

Las cuentas presentadas el viernes y avaladas por el grupo parlamentario de Ciudadanos, incentivarán la economía productiva e incluirán partidas para ayudar a los trabajadores, mejorar sanidad y educación e impulsar la innovación.

El proyecto, que contempla subidas en los precios de consumo de alrededor del 1,5 por ciento, incluye también un descenso del IVA cultural del 21 al 10 por ciento para espectáculos en vivo, una subida del uno por ciento en la nómina de los empleados públicos y el ya aplicado 0,25 por ciento en las pensiones.

Con el horizonte temporal en mayo, estas y el resto de medidas incluidas en el Proyecto de Ley todavía deben salvar un difícil trámite parlamentario en el que el Partido Popular está tratando de ganarse los apoyos del Partido Nacionalista Vasco (PNV), Coalición Canaria (CC) y Nueva Canarias.

"La situación con el PNV y Coalición Canaria es esperanzadora", dijo el portavoz parlamentario del PP, Rafael Hernando el viernes.

Poco antes, el portavoz parlamentario del PNV también se mostró "esperanzado" después de que el Gobierno incluyese entre las convocatorias de empleo público plazas para la policía autónoma vasca anteriormente recurridas por el Ejecutivo central.