Rafaela: encontró cheques por dos millones de pesos, los devolvió y le regalaron una pala

Inés Beato Vassolo

El lunes por la tarde, Luis Spahn se dirigía de Rafaela a Santa Fe, por la ruta 70, cuando identificó una pila de papeles rectangulares, atados con una banda elástica roja, que acababa de pisar el auto de adelante. Bajó a recogerla. Eran cheques por $2.156.000.

Según comentó Spahn a LA NACION, lo primero que pensó fue que se trataba de un robo: "Revisé los tres primeros y no correspondían a ningún banco de acá, entonces creí que serían robados. Quería sacármelos de encima y no caer en problemas".

Spahn continuó su viaje a Santa Fe y allí revisó los cheques junto a un colega; reconocieron que correspondían a una empresa de herramientas ubicada en la rotonda de Esperanza, lugar donde los había encontrado.

"Contactamos con la apoderada de los cheques y los llevé. Eran entre 25 y 30, los sumé para saber exactamente cuánta plata había y que no haya confusiones", contó Spahn.

Cuando llegó a la empresa, le preguntaron si le hacía falta alguna herramienta, para regalarle a cambio de su honestidad. "Como no quise pedir nada, me trajeron una pala".

Según explicó Spahn, los cheques se le habían caído a un comisionista al salir de las oficinas de la empresa.

Spahn se divierte con la importancia mediática que se generó alrededor de la pala: "La pala no me sirve, porque vivo en un departamento. Pero tampoco me interesa, no esperaba nada a cambio".

El oriundo de Rafaela tiene 50 años; se dedica a la telefonía -es subcontratado por Telecom- y hace sonido para fiestas. Aprovechó la exposición generada por el caso para solicitar su continuidad en la empresa de comunicaciones, dado que su puesto se encuentra en riesgo: "Estoy a punto de quedarme sin trabajo porque unificaron Telecom con Cablevisión, así que si hay algún directivo de la empresa que esté viendo, por favor, soy el único técnico que queda acá con los grandes clientes, necesito pasar a planta interna", dijo en una entrevista con TN Noticias.