Rafael Nadal venció a Alexander Zverev y se clasificó para las semifinales del Masters 1000 de Roma

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·2  min de lectura
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Rafael Nadal y una caída que asustó a todos
ANDREAS SOLARO

Contra cualquier obstáculo y con el espíritu leonino de siempre: Rafael Nadal superó a Alexander Zverev por 6-3 y 6-4, en dos horas, y se clasificó a las semifinales del Masters 1000 de Roma. El mandamás del polvo de ladrillo de los últimos 16 años se desquitó del alemán, que lo había eliminado hace una semana en los cuartos de final de Madrid, y ahora se medirá frente al gigante estadounidense Reilly Opelka, que más temprano había eliminado al argentino Federico Delbonis.

El comienzo de Nadal fue a toda máquina y se colocó 4-0 arriba, con su amplia variante de tiros y una potencia física intacta, al margen del esfuerzo que había derrochado para superar ayer al canadiense Denis Shapovalov. Sin embargo, Zverev empezó a equilibrar el juego y tomó algo de confianza.

Y fue con el score 5-3 a favor del español, cuando se produjo una situación que dejó mudo al estadio. Nadal corrió hacia la red para salvar un dropshot del alemán y, en esa estampida, se trabó con su pie izquierdo (no se lo llegó a torcer) para caer pesadamente contra el polvo de ladrillo. Enseguida, el alemán cruzó la red para ver cómo se encontraba y, en un gran gesto deportivo, le alcanzó una toalla. Rafa se dirigió unos minutos al banco para limpiarse la remera, al tiempo que el umpire le dijo que se tomara su tiempo porque el reloj estaba parado. Así las cosas, después del susto, el encuentro continuó con normalidad. “Hay líneas que están más altas que la superficie del juego y me enganché”, contaría después Nadal, hablando del fleje que le produjo el tropezón.

En el segundo set, Nadal completó su faena y se quitó la espina ante el alemán, a partir de una agresividad en cada punto y la fortaleza mental para, eventualmente, salvar varios breakpoints. Zverev falló en los momentos claves y se encontró con un Rafa muy fresco físicamente, que llegó sin problemas hasta el final. Incluso, saliendo airoso de aquel resbalón que preocupó a todos.

“No cometí muchos errores, es una victoria muy importante para mí; jugué más sólido que en Madrid, donde Zverev me dañó mucho más con sus servicio, y las condiciones fueron hoy más normales para jugar. Pude controlar mejor el juego que en Madrid pero incluso mi nivel fue superior”, explicó Nadal.

Rafael Nadal y Alexander Zverev , se enfrentan en el torneo de Roma
ANDREAS SOLARO


Rafael Nadal y Alexander Zverev , se enfrentan en el torneo de Roma (ANDREAS SOLARO/)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.