El radicalismo busca despegarse de la interna que generó en el Pro el operativo de Recoleta

·4  min de lectura
Radicales
Radicales - Créditos: @Ignacio Sanchez

“Es el colmo que Cristina Kirchner desordene Juntos por el Cambio” , se queja un referente radical. Aunque esperaban que el “efecto Cristina” funcione como un factor aglutinador en la principal coalición opositora para mostrar unidad, el operativo policial en Recoleta desató una nueva interna. Mientras en el Pro intentan cerrar el nuevo round entre Patricia Bullrich y Horacio Rodríguez Larreta tras el tenso almuerzo de la cúpula del partido, desde la Unión Cívica Radical (UCR) optan por despegarse de sus aliados.

En el radicalismo coinciden en que “miran de costado” la nueva pulseada entre dos de los precandidatos presidenciables de Pro, pero advierten que “no hay que hacerle el juego” a la vicepresidenta.

La Ciudad apeló el fallo de Gallardo y lo acusó de armar una “zona liberada” entorno a la casa de Cristina Kirchner

Convencidos de que su intención es polarizar, varios dirigentes lamentan que el foco de la agenda pública se haya desviado de la causa Vialidad por la politización del operativo porteño, al que se sumó el nuevo pedido de Cristina Kirchner para “repensar” la autonomía de la Ciudad. “Qué está haciendo Cristina Kirchner? Está distrayendo la atención de su responsabilidad del desastre que es el gobierno. Punto”, afirmó en LN+ Martín Lousteau.

“Con la politización le hacés un favor a ella”, dice en ese mismo sentido un dirigente del partido respecto a la polémica desatada por el vallado en la esquina de Juncal y Uruguay y agrega: “Hay algunos sectores que son más vulnerables”.

Es que el detonante del nuevo round entre el jefe de gobierno porteño y la líder de Pro fue el operativo en Recoleta. Bullrich cuestionó que Larreta pidiera apoyo a la cúpula de Juntos por el Cambio -que lo respaldó con un comunicado de la mesa nacional- y luego negociara con el gobierno nacional. Fue por el cambio de estrategia, y porque el único orador sería el alcalde porteño, que la exministra no asistió a la conferencia.

Los radicales concuerdan en que la tensión de sus aliados responde a posicionamientos de cara al 2023 y buscan despegarse de esa interna. Destacan, por el contrario, que mientras el Pro es un partido nuevo que atraviesa su fase “adolescente”, una de las ventajas del partido centenario es que cuenta con reglas claras y sobre todo, un mecanismo definido para dirimir las internas. Una discusión que sus aliados todavía no logaron saldar. Algunos incluso se atreven a calificarlo como una “oportunidad” para diferenciarse y mostrar un partido ordenado que, según plantea su cúpula, buscará acordar un programa más allá de las candidaturas.

"No desviemos la atención. Dejemos de lado las especulaciones electorales y permitamos que la justicia actúe”, afirmó Facundo Manes tras el pedido de juicio político al presidente presentado por los diputados de Juntos por el Cambio
"No desviemos la atención. Dejemos de lado las especulaciones electorales y permitamos que la justicia actúe”, afirmó Facundo Manes tras el pedido de juicio político al presidente presentado por los diputados de Juntos por el Cambio - Créditos: @Captura de video

Quizás quién más se diferenció fue Facundo Manes. El neurólogo fue el único diputado opositor que no firmó el juicio político contra Alberto Fernández por considerar que es una medida “extrema que no se puede banalizar”. “El expresidente Macri y la vicepresidenta Cristina Kirchner dividen a la sociedad y yo creo que la solución de la Argentina es al revés: liderazgos que unan, no que dividan, porque no se puede transformar una Argentina dividida”, agregó en una entrevista con Infobae.

“Mostró otro semblante” afirman en su entorno, en donde creen que es necesario un “cambio en la inercia y una dinámica sin pensar”. Remarcan que la decisión contó con el respaldo del partido y deslizan que incluso algunos diputados se arrepintieron de haber acompañado tras enterarse de la negativa de Manes. El diputado suele repetir que busca una salida “por arriba” de la polarización y considera que no hay que “agitar” la grieta. Consideran, además, que no podrán llegar con este nivel de tensión al año que viene.

Desde la cúpula del partido centenario afirman que todas sus tribus coinciden en que la coalición debe apuntar hacia el centro y no hacia los extremos. “Quizás a Macri le conviene los extremos. A nosotros no”, plantea una fuente radical.