Colón, campeón: le ganó 3-0 a Racing con tres golazos y celebra su primer título en el fútbol argentino

·6  min de lectura
Los jugadores de Colón de Santa Fe festejan el 1-0 de Aliendro vs. Racing
Pool Argra

Histórico Colón. ¡Al fin, Colón! La tercera fue la vencida. El festejo es sentido por todo el pueblo futbolero. Tras haber sufrido en las rectas finales cuando fue subcampeón en el Clausura 1997 y en la Copa Sudamericana 2019, el club santafesino tocó el cielo con las manos. Le ganó la final a Racing 3-0 en San Juan y levantó la Copa de la Liga. El equipo de Eduardo Domínguez ya había avisado en la etapa de grupos, cuando se apoderó de la Zona 1 con 25 puntos, dejando atrás a Estudiantes, River, el propio Racing y San Lorenzo. La final ante la Academia fue el último escalón de un recorrido que también superó a Talleres e Independiente. Pero fue la confirmación de que ganó el mejor. Los goles los marcaron Rodrigo Aliendro, otro picando la pelota de Cristian Bernardi y el tercero de Alexis Castro, todos en la segunda etapa.

Tevez anunció que se va de Boca: “Pensé que nunca iba a llegar este momento”

El partido arrancó con dos situaciones curiosas: La Academia sacó del medio y la posesión le duró menos de diez segundos por un pelotazo a Chancalay que se fue largo; y antes del minuto de juego también se vio la primera falta: Copetti fue a presionar alto sobre Garcés y le terminó cometiendo infracción. Esta acción sorprendió por a rapidez de lo sucedido, no por la foto, ya que los tres delanteros de Racing (Chancalay, Cvitanich y Copetti) suelen ser los jugadores que más pelotas recuperan en los partidos por detrás de Lollo Miranda. Ese aporte es positivo desde lo defensivo, pero también les saca frescura para resolver en los últimos metros.

El buen gol de Aliendro para el 1-0

A raíz de las bajas por lesiones y Covid-19, el equipo de Eduardo Domínguez buscó hacerse fuerte desde la supremacía de volantes en la zona del medio campo: Lértora se mantuvo como ‘5 táctico’, Alexis Castro (zurdo recostado en la derecha) y Aliendro (diestro por la izquierda) a los costados de Lértora; Cristian Bernardi como enganche y Cristian Ferreira (ex volante ofensivo de River) como delantero junto con Luis Pulga Rodríguez. Como en el partido anterior ante Independiente (y por las ausencias de Goltz, Bianchi y Rafael Delgado), mantuvo el esquema con los 4 en el fondo, esta vez con Mura, Garcés, Piovi y Escobar.

El golazo de Bernardi para el 2-0

Racing comenzó con tres delanteros desde las características (Chancalay, Cvitanich y Copetti), aunque para defender siempre terminaba uno de ellos haciendo el retroceso como volante por afuera, dependiendo de cómo viniera la salida desde el fondo del Sabalero. La posesión durante los primeros minutos fue para Colón (58% vs. 42%), fue más peligroso e incisivo. Y pese a que salió a jugar con un solo delantero de alma, cada avance lo intentó hacer de manera respaldada, poniendo a cinco o seis futbolistas alrededor del área de Chila Gómez. Así generó la primera llegada de riesgo, con un remate de Ferreira desde afuera del área que se fue cerca, por encima del travesaño.

El 3-0 de Alexis Castro

Colón, bien escalonado para las presiones intermedias, estuvo atento y robó alto ante desajustes en la salida desde el fondo de Racing. Y volvió a generar peligro gracias al buen pie de sus mediocampistas: Castro filtró para Ferreira, que dejó en posición de remate a Bernardi y controló sin problemas Gómez.

Ferreira, uno de los mejores jugadores de Colón en el primer tiempo de la final ante Racing
Pool Argra


Ferreira, uno de los mejores jugadores de Colón en el primer tiempo de la final ante Racing (Pool Argra /)

Con muchas dificultades para hacerse de la pelota Nacho Piatti y Miranda, las mejores apuestas en la Academia surgían de los pies de Chancalay, que hizo una jugada maradoneana entre tres como falso 10 y cuando iba a definir dentro del área lo cerraron justo. Lo mismo sobre el final de la primera etapa, cuando Chancalay dejó en buena posición de remate a Piatti, pero apareció Piovi como ‘salvador’ y con un gran quite, intuyendo que el ex San Lorenzo iba a amagar antes de intentar rematar. Muy buena lectura de juego del lateral/carrilero por la izquierda que este viernes se desempeñó como segundo central. Mauricio Martínez, al igual que sus compañeros Piatti y Miranda, también llegaba tarde a las jugadas: así vio la amarilla por una falta fuerte ante Ferreira, uno de los más destacados de la primera etapa.

Colón, como en la mayoría de los pasajes que tenía el River de Gallardo en las temporadas 2019/20, buscó proyectar a los laterales (Mura y Escobar) pero con la intención de terminar avanzando con ataques interiores. Allí le generó superioridad numérica y chances de riesgo. Aliendro tuvo su chance, como antes Ferreira y Bernardi.

Cristian Bernardi pica la pelota ante Chila Gómez y anota el 2-0 de Colón ante Racing: golazo
Fotobaires


Cristian Bernardi pica la pelota ante Chila Gómez y anota el 2-0 de Colón ante Racing: golazo (Fotobaires /)

En el entretiempo, Pizzi advirtió cómo Colón hacía valer la superioridad numérica en la zona de volantes y ubicó a un mediocampista (Aníbal Moreno) por un delantero (salió Cvitanich). De esta manera, el 4-3-3 quedó en un 4-3-1-2: con Miranda y Moreno a los costados de Mauricio Martínez y Piatti como enlace, detrás de Copetti y Chancalay.

Dos estiletazos en doce minutos

Pero siempre había estado mejor colectivamente y con la posesión de la pelota el Sabalero. Lo demostró a los 14 minutos de la segunda etapa, con un gran gol de Rodrigo Aliendro. Una muy buena jugada colectiva de contraataque (la especialidad de la casa en Colón) entre Ferreira, Castro y Mura; el lateral derecho se proyectó con criterio y metió el centro rastrojero al primer palo para el ataque al espacio y el anticipo de Aliendro al gol.

Aliendro y Bernardi encabezan el festejo del 1-0 de Colón ante Racing
Pool Argra


Aliendro y Bernardi encabezan el festejo del 1-0 de Colón ante Racing (Pool Argra /)

Pero la jugada de la final la iban a armar entre Bernardi y Leguizamón (reemplazante de Pulga Rodríguez) a los 26 minutos para que el volante toque, fuerce la pared y vaya a buscar la devolución. El pase filtrado de Leguizamón fue Riquelmeano, y Bernardi picó la pelota con elegancia ante la salida de Gómez. Otro golazo.

Ese tanto terminó de potenciar las virtudes de unos y las falencias de otros. Y el cierre lo entregó otra de las grandes figuras en la noche de San Juan: Alexis Castro, con otra resolución sutil, con zurda y junto al palo derecho de Gómez. El ‘moño’ de un regalo que se dieron primero todos los jugadores de Colón, con Eduardo Domínguez a la cabeza del cuerpo técnico, y luego hacia la mitad de Santa Fe.

Anticipo de Rodrigo Aliendro y el 1-0 de Colón ante Racing
Pool Argra


Anticipo de Rodrigo Aliendro y el 1-0 de Colón ante Racing (Pool Argra /)

¿Cuánto vale ser campeón si no se puede festejar en equipo? ¿Cuántas sensaciones pasan por la cabeza de jugadores y cuerpo técnico que alcanzan el logro máximo a nivel local pero que el único sonido que escuchan es el de sus propias voces? ¿En qué momento el fútbol se acostumbró a no escuchar las ovaciones en las tribunas? El mundo intenta avanzar en una nueva era, muy compleja tras la aparición (y un desarrollo interminable) del Covid-19, pero el fútbol igual siempre tiene un abrazo a mano, trata de mantener algunas cosas de su esencia . Más allá del contexto, está bien que Colón festeje en San Juan. Colón campeón es un grito único que retumba en todo el país, aunque la necesidad de desahogo supera cualquier antecedente. Por los que están y son parte, por los que se fueron en el camino. A la distancia, cada hincha sabalero estará dando su vuelta olímpica.