Rachael Leigh Cook siempre fue una buena apuesta

·7  min de lectura
La actriz Rachael Leigh Cook en Beverly Hills, California, el 10 de agosto de 2021. (Amy Harrity/The New York Times)
La actriz Rachael Leigh Cook en Beverly Hills, California, el 10 de agosto de 2021. (Amy Harrity/The New York Times)

La vida de Rachael Leigh Cook está completando un ciclo. Veintidós años después de que bajara de unas escaleras luciendo un vestidito rojo al ritmo de Sixpence None the Richer, la actriz de “Ella es así” una vez más estará en una película de adolescentes que reciben un nuevo “look”.

En esta ocasión, ella está en la periferia de la trama pues interpreta a la madre de una influente (interpretada por Addison Rae) en “He’s All That”, la nueva versión de la exitosa película de 1999 estelarizada por Cook y Freddie Prinze Jr. En esta película de Netflix, es un chico el que cambia su apariencia y no una chica, así que ahora es un varón curioso el que pronuncia la famosa frase de Cook: “¿Soy una apuesta?”.

Ya de 41 años, Cook dudaba si estar en la nueva película, pues, pensaba: “¿Qué tal si mi papel está hecho para indicarles a todos los admiradores de la primera película: ‘¡Ella dijo que estaba bien! Sigue viva, qué padre, ¿no?’”.

Pero Cook está más que viva. Está en su apogeo. Y su pequeño papel en “He’s All That” es solo un marcador en una carrera de décadas que incluye papeles estelares en algunas de las películas más queridas por las audiencias mileniales, lo cual le ha granjeado un lugar permanente en el panorama cultural de la década de los 90 y los 2000. Pero ahora está lista para una nueva era.

Cook tiene la habilidad de hacer sentir a los desconocidos que es su mejor amiga, como es de esperar debido a sus papeles más reconocidos en los que interpreta a mujeres sencillas. Vestida con una playera holgada y recargada en una silla de ratán en casa de su hermano en Los Ángeles, sazonó nuestra reciente entrevista por videollamada con un torrente de sus propias preguntas sobre mí, con temas que iban desde mi gato hasta mis padres, pasando por mi vida amorosa. Las mismas cejas expresivas que un director le enseñó a controlar con cinta adhesiva ahora se fruncen con preocupación y ahora saltan de alegría.

“Todo eso es completamente genuino”, su amiga y coestrella de “El club de las niñeras” Marla Sokoloff me comentó en otra llamada. “Es exactamente lo que quieres que sea. Muchas veces, me ha renviado la información de una reunión que consiguió para sí misma y me ha dicho: ‘Yo creo que esto no es para mí. Tú tienes que interpretar este papel’. ¿Quién hace eso? No tiene ni un pelo de maldad en su cuerpo”.

Rae —quien nació un año después de que “Ella es así” se estrenó y es una estrella de TikTok— debe sortear un Hollywood con un contexto muy distinto al que se enfrentó Cook de adolescente en 1995, una época anterior a las redes sociales y al #YoTambién. La joven habló de Cook, así como de tendencias de los noventa como pantalones de mezclilla a la cadera y mariposas para el pelo, con una reverencia ferviente.

La actriz Rachael Leigh Cook en Beverly Hills, California, el 10 de agosto de 2021. (Amy Harrity/The New York Times)
La actriz Rachael Leigh Cook en Beverly Hills, California, el 10 de agosto de 2021. (Amy Harrity/The New York Times)

“Rachael es muy inspiradora. Es evidente que su corazón es muy puro”, comentó Rae. “Sabe mejor que otros lo dura que puede ser esta industria, y me dejó muy en claro que es mucho trabajo”. (Cook mencionó que había evitado darle demasiados consejos profesionales a Rae para no parecer “una vieja mandona”).

Hija de un trabajador social y una artista del tejido, Cook comenzó modelando en Mineápolis para los empaques de comida de mascotas Milk-Bone y anuncios impresos de Target antes de conseguir su primera audición en Los Ángeles a los 15 años y obtener el papel, que era el de Mary-Anne en la adaptación fílmica que se hizo en 1995 de “El club de las niñeras”. Unos meses después, obtuvo otro papel literario como Becky Thatcher en “Las aventuras de Tom y Huck” de Disney.

En el plató de esa película, Cook se encontró con dos actores en la cima del estrellato infantil: Jonathan Taylor Thomas, a quien escuchó decir cosas como: “Es difícil ser demócrata en mi categoría fiscal” a los 13 años, y Brad Renfro, quien, según recuerda, se ganó su papel blandiendo un hacha de verdad y persiguiendo al director de castin por la sala de audiciones.

“Fue un ejemplo muy ilustrativo y supervívido de las diferentes formas en que se puede existir en Hollywood”, dijo Cook. “Creo que, al menos en mis veintitantos, estuve en algún punto intermedio de eso”.

Dotada de un irónico sentido del humor y de un tempo cómico a menudo poco aprovechado, Cook esperaba, sobre todo, tener una carrera como la de Parker Posey, con la que coprotagonizó “La casa de los recuerdos” y “Josie y las melódicas”. Pero sin TikTok ni Instagram (plataformas en las que Rae tiene más de 120 millones de seguidores), la imagen pública de Cook estaba a merced de la revista Seventeen y los sitios de fanes en Angelfire, quienes decidían cómo presentarla a sus lectores.

En las primeras entrevistas, a menudo se le comparaba con su paisana Winona Ryder, también de Minnesota: ambas tenían rasgos delicados y fama de chica “cool”. Matthew Lillard, coprotagonista de Cook en “Ella es así” y en la nueva versión, la veía como un tipo diferente de mujer estelar.

“Recuerdo haber pensado: ‘Ella podría ser la próxima Julia Roberts’”, comentó Lillard en una entrevista telefónica. “Tenía ese brillo en los ojos y la personalidad que deslumbraba. Es terriblemente lista. Pero al mismo tiempo, no se cree todas las expectativas. Es la excepción a la regla que rige en Hollywood”.

A lo largo de su carrera, varios directores le pidieron a la menuda estrella que perdiera peso días antes del rodaje. Uno de ellos, según Cook, fue Peter Howitt, el director de la película de 2001 “Conspiración en la red”, quien suavizó la insinuación de que se había excedido el Día de Acción de Gracias diciendo que le había comentado lo mismo a su compañero de reparto, Ryan Phillippe.

“Inmediatamente empecé a llorar. Y él se sintió fatal y se retractó luego luego”, contó. “Pero eso no significa que no me haya ofendido. No significa que no lo recuerde”.

Un representante de Howitt escribió en un correo electrónico que el director recibió instrucciones de los productores de la película para hablar con los actores y señaló que Howitt “lamentaba que lo hubieran usado como el mensajero”, se había disculpado y nunca “tenido personalmente ningún problema con el físico de ningún actor”.

Ahora Cook se encuentra en un estado transitorio, en la cúspide de un nuevo capítulo. Su matrimonio de 15 años con el actor de “El diario de vampiros” Daniel Gillies, con quien tiene dos hijos, Charlotte de 7 años y Theo de 6, terminó en divorcio. La actriz Judy Greer, su amiga, después la presentó con el productor Kevin Mann.

“Recomiendo ampliamente el divorcio”, dijo Cook. “Lo siento, sé que parezco una persona que se da por vencida. Pero lo creo de todo corazón. La vida es demasiado corta para no ser fiel a lo que eres y a lo que necesitas”.

En los últimos años, se ha decantado por las películas que te hacen sentir bien, ya que ha protagonizado una serie de películas de Hallmark relacionadas con varias fiestas y celebraciones, así como la comedia romántica de Netflix de 2020 “Love, Guaranteed”, que también produjo. Aunque es una fanática del género reconfortante, todavía hay mucho más que le gustaría explorar. Comedias oscuras. Ingresar en territorio Posey. “Cosas que son serias, pero que siguen siendo extrañas y un poco retorcidas”, explicó.

Como dijo Lillard, “Rachael Leigh Cook es alguien a quien se debe tener en cuenta. Estoy muy emocionado de que el mundo lo recuerde”.

También está previsto que protagonice y produzca el próximo romance de Netflix “A Tourist’s Guide to Love”, basado en una idea suya para una historia. Producir le ha servido para recuperar el control del que carecía al principio de su carrera.

“Soy una veterana. Ya llevo mucho aquí”, afirma Cook. “Antes no estaba bien que una mujer envejeciera. Ahora, soy mayor y de alguna manera está bien. Antes, si no eras un hombre, nunca ibas a tener ningún poder. Ahora, las mujeres que conozco lo dirigen todo”.

© 2021 The New York Times Company

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.