La Policía británica aumentará las sanciones por romper el confinamiento

Agencia EFE
·3  min de lectura

Londres, 12 ene (EFE).- La Policía británica actuará "con rapidez" y de manera decisiva para multar a las personas que rompan el confinamiento ante el incremento de contagios en el Reino Unido por una cepa del coronavirus más transmisible, afirmó este martes el Gobierno.

El secretario de Estado para criminalidad y actividad policial, Kit Malthouse, dijo a la cadena Sky News que los agentes adoptarán "una actitud más estricta" y podrán controlar a quienes parezcan incumplir las normas, incluso por el simple hecho de estar fuera de casa, y sancionarles de inmediato si se confirma la infracción.

"Es un cambio muy significativo y un desafío para el modelo policial británico, que se basa en una relación de consenso" con la población, declaró el político, que argumentó que el incremento del control es necesario ante la emergencia sanitaria.

En la misma línea se manifestó la comisaria de la Policía Metropolitana de Londres (MET) --la oficial de más rango del país--, Cressida Dick, que advirtió en un artículo en "The Times" que "cada vez son más probables" las multas por violación de la normativa.

"Aún estamos comprometidos a explicar y a alentar (el comportamiento adecuado), pero aquellos que rompan las normas o rechacen cumplirlas sin una buena razón verán que los agentes recurren con mucha más premura a medidas coercitivas", afirmó.

En declaraciones posteriores a la BBC, sostuvo que se trata de "sentido común" ante el empeoramiento de la pandemia y no de una muestra de estilo "policial dictatorial".

Dick aseguró que la mayoría de la población cumple las reglas, pero hay una minoría que las ignora "flagrantemente", por ejemplo, organizando fiestas en casas o en locales aislados o partidas de cartas en los sótanos.

Indicó que en Londres los agentes han impuesto 300 sanciones en 24 horas, lo que "es bastante", y eso "persuadirá a la gente a reconocer que estamos en una crisis sanitaria", afirmó.

Preguntada sobre la reciente excursión en bicicleta para hacer ejercicio del primer ministro, Boris Johnson, que se desplazó once kilómetros cuando la directriz es quedarse en el "área local", Dick dijo que "no iba contra la ley" --que no especifica qué es un "área local"-- pero admitió que el Gobierno debería hacer que las normas "estuvieran más claras".

Varias fuerzas policiales se han quejado en los últimos días de que su labor se ve socavada por la falta de claridad en las reglas del confinamiento, ya que muchas son solo guías o recomendaciones sin rango de ley, lo que complica amonestar a los presuntos infractores.

Pese al debate sobre el presunto incumplimiento de las restricciones, el psicólogo del comportamiento Stephen Reicher, parte del grupo asesor del Ejecutivo, dijo a la BBC que entre el 80 y 90 % de las personas cumple las normas (menos en el caso del autoaislamiento sin síntomas, que se respeta menos), y señaló que la violación de la normativa "no es el problema" de fondo.

"En muchos casos, (el problema) es que las reglas no están suficientemente claras, que son demasiado permisivas o que la gente no tiene el apoyo que necesita para cumplirlas", como en el caso de los ciudadanos que pierden ingresos básicos si se quedan en casa.

(c) Agencia EFE