Tras clase de Educación Sexual, una niña escribió una carta para decir que su madre era víctima de violencia de género

Tras una clase de Esi, una niña denunció ante la directora que su madre sufría violencia de género y la pareja violenta fue desvinculado del hogar
Tras una clase de Esi, una niña denunció ante la directora que su madre sufría violencia de género y la pareja violenta fue desvinculado del hogar

Una niña de 12 años, tras tener en su colegio una clase de educación sexual integral (ESI), decidió decirle a la directora del establecimiento que su madre sufría violencia de género a través de una carta. Gracias a ese pedido de ayuda, se puso en marcha un protocolo de acción desde la Justicia que logró que el hombre que agredía a la mujer fuera excluido del hogar, se dictara una prohibición de acercamiento, y que la víctima y su familia recibieran contención por parte de profesionales especializados en ese tipo de abusos.

La denuncia se dio en un establecimiento de Alto Valle de Río Negro, cuyo nombre, como el de las protagonistas, no se detalla para proteger a la niña y a su madre, informaron desde el portal de noticias del Poder Judicial de esa provincia.

Según se explicó en un comunicado, la niña, que cursa el séptimo grado, había presenciado una clase de Educación Sexual Integral (ESI), en la que entre otras cosas se aborda la problemática de la violencia intrafamiliar y la violencia de género. Ese mismo día, la pequeña supo que lo que vivían todos los días su madre y el conjunto familiar podía cambiar y que ella podía pedir ayuda.

“La charla de educación sexual fue realmente el disparador de la denuncia. Muchas familias todavía creen que en esos espacios sólo se habla de sexo, pero en los hechos se abordan cuestiones que hacen al cuidado del cuerpo y a una vida libre de violencias”, sostuvo la jueza que abordó la causa.

Fue entonces que la niña le propuso a su madre pedir ayuda al colegio, por lo que le escribió una carta a la directora del establecimiento, quien al enterarse de lo que sufría la menor y su madre se comunicó con la Comisaría de la Familia.

Luego, la responsable del Juzgado de Paz de la ciudad determinó que se active el dispositivo que se aplica ante una situación de violencia de género y se organizó un abordaje interinstitucional. La madre de la niña contó lo ocurrido y la jueza dispuso la exclusión del hogar del denunciado en momentos en los que la pequeña estaba en el colegio.

Por último, el municipio habilitó el ingreso de la mujer a una casa refugio y mediante la articulación con el área de desarrollo social se buscó una solución habitacional para ella y su familia.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Susto de muerte: terror dentro de un autobús al ver acercarse un tren en Nuevo León, México