Río de Janeiro comienza a flexibilizar el uso de mascarillas en lugares cerrados

·1  min de lectura

RÍO DE JANEIRO, 17 nov (Reuters) - La ciudad brasileña de Río de Janeiro puso fin al uso obligatorio de mascarillas en algunos espacios cerrados a partir de este miércoles, en un primer paso hacia una flexibilización más amplia.

La medida se publicó en el Diario Oficial de la ciudad y aplica a gimnasios, piscinas, centros de entrenamiento y pistas de patinaje. Para acceder y permanecer en estos lugares, las personas deben tener el ciclo de vacunación completo.

"En todo caso, se mantiene para los lugares mencionados la necesidad de acreditar previamente la vacunación contra el COVID-19, que debe corresponder a las personas de 15 a 59 años, con segunda dosis o dosis única, y a los mayores de 60 años, con dosis de refuerzo", dice el texto publicado en el Diario Oficial.

La planificación original preveía que cuando la ciudad alcanzara el 75% de la cobertura de vacunación podría liberar las mascarillas en lugares cerrados. El objetivo de vacunación se alcanzó el sábado, pero las autoridades locales decidieron aplazar un poco más la flexibilización general en lugares cerrados.

La ciudad de Río de Janeiro ya tiene el 76% de la población total con dos dosis o una dosis única de la vacuna contra el COVID-19 y el 87,5% ha recibido al menos la primera dosis.

Más de 35 mil personas han muerto desde el inicio de la pandemia en la ciudad y casi 69 mil en todo el estado.

(Reporte de Rodrigo Viga Gaier; editado en español por Benjamín Mejías Valencia)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.