Río Cuarto: Alberto Fernández festejó, pero otro peronismo reclama la victoria

Gabriela Origlia
·4  min de lectura

CÓRDOBA.- Para el kirchnerismo el triunfo del peronismo en la elección municipal de Río Cuarto abrió la ventana a dos oportunidades: por un lado, darle al resultado trascendencia nacional y, por el otro, usarlo como un antecedente en Córdoba de que el PJ debe competir unido en 2021. Para el peronismo local, el gran ganador fue Juan Schiaretti. El gobernador mantiene una relación lábil con el presidente Alberto Fernández.

Referentes del peronismo cordobés rechazan los análisis que se asombran ante una victoria en uno de los núcleos agroproductivos del país, un sector que rechaza al kirchnerismo. "La Córdoba macrista tracciona cuando la opción es K, no cuando es Schiaretti", interpretan. En Río Cuarto, los dirigentes del kirchnerismo no tienen mucho peso: trabajaron por Llamosas, pero la ofensiva la marcó el schiarettismo.

Los cuadernos de las coimas: la Cámara de Casación validó las declaraciones de los arrepentidos

Después de ocho meses de pandemia y cuarentena y dos postergaciones de la elección, Juan Manuel Llamosas ganó por la mitad de la diferencia (algo más de seis puntos) que hace cuatro años. La participación del 52% del padrón -versus el 70% de 2015- marca que el Covid-19 puede haber generado temor entre los votantes a participar, pero también que hay cansancio de la política. El propio candidato de la oposición, Gabriel Abrile, admitió ese combo aunque aclaró que no genera dudas sobre la legitimidad de la victoria del peronismo.

La aparición en directo de Fernández durante el festejo transparentó el objetivo de Nación de maximizar los efectos del resultado: antes desembarcaron tres ministros, Santiago Cafiero, Gabriel Katopodis y Eduardo "Wado" de Pedro. Antes de que se oficializara el resultado, en la tarde del domingo, mientras desde la Rosada ya ponían hora de llegada, la administración cordobesa aún debatía quiénes iban a viajar en representación del gobernador.

Aunque el desembarco "nacional" no cayó bien, todos festejaron en el escenario y la foto se multiplicó en medios y redes sociales. Schiaretti, fiel a su costumbre de no hablar, saludó por Twitter. Este lunes se reunirá con Llamosas, que más tarde hará lo propio con el Presidente. Cafiero, el ministro que habló, dijo que el peronismo debe ser "invencible para no solo ganar elecciones sino para derrotar las injusticias y las desigualdades".

El mensaje de Fernández y sus funcionarios pasó por recalcar la unidad. "Estamos siendo parte de este triunfo que ha tenido hoy Juan Manuel, tengan la certeza de que más que nunca tenemos que estar unidos, es la unidad la que nos llevó al triunfo el año pasado".

En el peronismo cordobés fueron menos efusivos. Ningún representante se pegó y avanzó con la idea de la unidad. El diputado nacional Carlos Gutiérrez -que es riocuartense- dijo al momento de votar que "los de afuera son de palo" y Oscar González, titular de la Legislatura cordobesa, se limitó a comentar que es "prematuro" hablar del tema.

De Pedro fue, desde la Rosada, el que se abocó a que hubiera una lista única. La conversación arrancó en febrero pasado cuando la elección sería en marzo. Llamosas ya había tenido a los K y al schiarettismo juntos en su anterior triunfo. "Nació una comunicación permanente", aseguran desde la Rosada a LA NACION y subrayan que el trabajo involucró a Fernández y Schiaretti, junto a la "labor política coordinada" por De Pedro y el vicegobernador cordobés, Manuel Calvo.

Además, repasan que en marzo, después de nueve años de ausencia, el gobernador envió a sus representantes al Congreso Nacional del PJ y también participó de manera presencial del acto por el Día de la Lealtad, en octubre. "A diferencia de lo que ocurría con (Rogelio) Frigerio, Schiaretti se contacta personalmente con De Pedro, sin necesidad de contactar al Presidente. Antes, el vínculo era directo con (Mauricio) Macri", insisten.

Solo en Off: el Admor de Malta felicitó a Mauricio Macri por perder la elección

De cara al 2021, la estrategia del Gobernador sigue siendo no adelantar jugadas. Sabe que por su caudal de voto en un distrito importante es siempre una pieza con la que otros sectores (no solo del peronismo) intentan acordar. "No es lo mismo la unidad en Río Cuarto que en una elección provincial", desliza un funcionario muy cercano a Schiaretti. Nadie olvida, sin embargo, que en el peronismo domina el pragmatismo.