El régimen norcoreano aprovecha el éxito de “El juego del calamar” para criticar a Corea del Sur: “Refleja una sociedad bestial”

·2  min de lectura
Golpeados por la desigualdad social, los surcoreanos de la serie compiten en juegos para niños, como el juego de la soga, con la esperanza de ganar 38 millones de dólares en premios
Golpeados por la desigualdad social, los surcoreanos de la serie compiten en juegos para niños, como el juego de la soga, con la esperanza de ganar 38 millones de dólares en premios

SEÚL.- El éxito internacional de Netflix “El juego del calamar” -la serie dramática que transcurre en Corea del Sur y refleja la fuerte desigualdad social del país-, sigue dando de qué hablar. Mientras se consolida como un disparador para los discursos de los candidatos presidenciales, para marzo 2022, ahora es usada como referencia por Corea del Norte para reafirmar las críticas hacia la nación vecina.

El sitio web de propaganda norcoreano Arirang Meari publicó un artículo en el que sostiene que la serie de Netflix muestra una “sociedad desigual donde las personas sin dinero son tratadas por los ricos como si fueran piezas de ajedrez”.

Corea del Norte impone multas severas o penas de cárcel para cualquiera que sea sorprendido disfrutando de los productos de entretenimiento de Corea del Sur, tales como "El juego del calamar"
Prensa Netflix


Corea del Norte impone multas severas o penas de cárcel para cualquiera que sea sorprendido disfrutando de los productos de entretenimiento de Corea del Sur, tales como "El juego del calamar" (Prensa Netflix/)

“Hace que la gente se dé cuenta de la triste realidad de la bestial sociedad surcoreana en la que los seres humanos se ven empujados a una competencia extrema y su humanidad está siendo aniquilada”, afirma la publicación, en la que se entrevistaron a críticos de cine surcoreanos, que mantuvieron su anonimato.

Corea del Norte impone multas severas o penas de cárcel para cualquiera que sea sorprendido disfrutando de los productos de entretenimiento de Corea del Sur o copiando la forma en que los surcoreanos hablan, en un momento en que el líder Kim Jong Un intensifica una guerra contra las influencias externas y pide una mejora de los espectáculos a nivel local.

A fines del año pasado, se impuso una nueva y radical ley de “pensamiento antirreaccionario”, que incluye condenas de hasta 15 años en un campo de prisioneros para quienes sean sorprendidos con medios surcoreanos, según resúmenes de las reglas obtenidos por Daily NK, un sitio web con sede en Seúl, la capital de Corea del Sur, que informa de fuentes dentro de Corea del Norte.

En la serie, los perdedores de los juegos son asesinados frente a los ojos de los surcoreanos más ricos, que financian la competencia
Netflix


En la serie, los perdedores de los juegos son asesinados frente a los ojos de los surcoreanos más ricos, que financian la competencia (Netflix/)

La cultura surcoreana es criticada de forma rutinaria en Corea del Norte, y el thriller, estrenado en septiembre, está prohibido, entonces, para los norcoreanos. La trama se basa en las historias de distintos personajes con problemas de liquidez que juegan juegos infantiles mortales en un intento por ganar 45.600 millones de wones (38 millones de dólares).

En marzo, el sitio Arirang Meari sostuvo, también, que las grandes empresas tratan a las estrellas del K-pop -el género musical popular de Corea del Sur- como “esclavas” y las hacen vivir una “vida miserable”.

En la misma línea, un periódico pro-Corea del Norte con sede en Japón, elogió en febrero del año pasado a la película surcoreana “Parasite”, ganadora de los premios Óscar, calificándola de obra maestra que “expuso crudamente la realidad” de la brecha entre ricos y pobres en Corea del Sur.

Agencia Reuters

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.