Ni los récords de la soja mueven la tasa de riesgo país, que se mantiene en torno a los 1600 puntos

Javier Blanco
·4  min de lectura
A pesar de haber operado en alza durante la semana, ayer los mercados cerraron a la baja, lo que despertó temor entre los operadores
EFE / AP

La tasa de riesgo argentino se mantiene hoy en torno a los 1600 puntos básicos, al mostrar un alza del 0,2% en la jornada, es decir, en un nivel prácticamente inalterable desde hace dos meses.

Ni el aporte del denominado el “efecto Ecuador” (días atrás), ni la seguidilla de alzas que llevó por estos días a la soja a negociarse en los mayores valores de los últimos siete años, ni la estabilización de la tasa de interés a mediano plazo de Estados Unidos (que el banco JP Morgan usa como parámetro y pasó de 1,75% a 1,60% en un mes) lo mueven de ese elevado nivel que vuelve prohibitivo al país toda posibilidad recurrir el mercado. Pero, sobre todo en estas circunstancias, extiende ese impedimento a las empresas que actúan en la plaza local y desalienta cualquier tipo de inversión extranjera directa, a menos que se concedan condiciones excepcionales o algún tipo de privilegio jurídico.

Los operadores y analistas no se muestran para nada sorprendidos por el fenómeno. Coinciden en sostener que la estrategia oficial de postergar cualquier entendimiento con el FMI restó la chance que teñía el Gobierno de ganar credibilidad, no por el acuerdo en sí, sino porque para lograrlo debía asumir algunos compromisos que lo obligarían a definir metas y planes.

Pero lo concreto es que, tras la revalorización registrada en las últimas ruedas por los bonos de Ecuador (rinden ahora en torno a 10 y 11%) e incluso los de Sri Lanka (15%), la Argentina quedó posicionada como una de las deudas más riesgosas del planeta, ya que sus papeles, que ahora comienzan a pagar intereses (aunque muy bajos) en tres meses, están tan desvalorizados que rinden por encima del 20%.

Guillermo Lasso, un ex banquero, celebrando días atrás su triunfo en segunda vuelta de las elecciones presidenciales de Ecuador, postergando al economista Andrés Arauz, protegido del expresidente Rafael Correa. (AP Foto/Angel Dejesus)
Guillermo Lasso, un ex banquero, celebrando días atrás su triunfo en segunda vuelta de las elecciones presidenciales de Ecuador, postergando al economista Andrés Arauz, protegido del expresidente Rafael Correa. (AP Foto/Angel Dejesus)


Guillermo Lasso, un ex banquero, celebrando días atrás su triunfo en segunda vuelta de las elecciones presidenciales de Ecuador, postergando al economista Andrés Arauz, protegido del expresidente Rafael Correa. (AP Foto/Angel Dejesus)

Se trata, para graficar, de tasas que triplican los rendimientos que muestran los papeles de deuda de Camerún, Angola o Costa Rica, entre otros.

La apatía llama la atención porque, en poco tiempo, los bonos argentinos surgidos del último canje se quitarán una mochila y comenzarán a pagar intereses, como el resto de sus pares, eliminando o quitando preponderancia a un factor que los tornaba “menos elegibles” para muchos fondos de inversión globales, aún los especializados en activos volátiles.

El 9 de julio la administración Fernández deberá honrar el primer compromiso, que implicará pagos por unos US$205 millones, para hacer frente al cupón del 1% que debe abonar el Global 29 y el “testimonial” del 0,11% que pagarán el resto de los bonos surgidos de la última reestructuración.

“La Argentina no supo aprovechar el buen contexto global y ahora que la segunda ola de contagios avanza a toda marcha y con un contexto político y social que se vuelve a tensar, será más difícil. Sin avances en las negociaciones con el FMI ni con el Club de París, con una gira del ministro Guzmán por Europa que no trajo grandes novedades, el riesgo país no logra alejarse de los 1600 puntos. Así queda claro que no pudo gozar del “efecto Ecuador” y encima se prendió una luz amarilla en la ejecución del plan financiero del Tesoro tras la última licitación”, describió la boutique de inversiones Cohen en el informe que envía a sus clientes.

La tasa se encuentra en 1593 puntos (3 puntos por encima del cierre previo), al promediar otra rueda de baja para los activos más representativos de “riesgo argentino”, por nuevas ventas de carteras de inversores institucionales, que temen por el impacto que la nueva ola de contagios Covid podría tener sobre una economía, ya muy golpeada y sin instrumentos de resguardo que no le impliquen sumar problemas en adelante.

Esto sucede aunque la soja opera en alza por sexta rueda seguida y se mantiene en los mayores valores desde junio del 2014 (rondando los US$540 la tonelada) y el maíz acompaña, mientras la tasa a 10 años en EE.UU. confirma su moviendo lateral y se mantiene en torno a 1,61%.

“Sin novedades en las negociaciones que implican pagos importantes para el país en los próximos meses, los operadores pasaron a monitorear más de cerca las licitaciones de deuda en pesos. Si el Gobierno demora una suba de tasas para superar esas pruebas el recelo al riesgo puede aumentar”, explicó el analista Gustavo Ber en su reporte diario,