Récord de muertos en Italia y España y Francia supera los 2 millones de casos

Redacción Internacional, 17 nov (EFE).- Italia, con 731 nuevos fallecimientos, y España, con 435, registraron este martes nuevos récords en el número de muertos en las últimas 24 horas por coronavirus, y Francia superó hoy los dos millones de positivos, mientras en el resto de países de Europa se detecta una ligera reducción de los contagios.

El descenso de casos y muertes en muchas partes de Europa repercute en las cifras a nivel global, con 54,5 millones de positivos (256.000 en un día, una bajada importante frente a jornadas anteriores), según la Organización Mundial de Salud (OMS), aunque la universidad Johns Hopkins eleva a más de 55 millones las infecciones en el planeta. Ambas fuentes coinciden en cuanto a los fallecimientos, más de 1,3 millones en el mundo.

DOS MILLONES DE CASOS EN FRANCIA y MILLÓN Y MEDIO EN ESPAÑA

Pese al descenso de positivos de las últimas jornadas, Francia supera ya la barrera de los dos millones de infecciones desde el inicio de la pandemia y los 46.200 muertos (437 en un día).

El director general de Sanidad de Francia, Jérôme Salomon, fue contundente al calificar la segunda ola de la covid de "masiva y mortífera", por lo que pidió mantener los esfuerzos ante una presión epidémica que "sigue siendo elevada".

España, por su parte, superó el millón y medio de contagios, con más de 13.100 en las últimas horas, el dato más bajo desde mediados de octubre.

Las cifras van a la baja también en Alemania, donde en el último día se registraron menos de 14.500 nuevos positivos, hasta superar los 815.000, y 267 víctimas mortales (casi 13.000 en total).

En la vecina Austria, tras días batiendo récords, las infecciones diarias han bajado a cerca de 6.000 de las 8.000 registradas previamente, aunque las hospitalizaciones van en aumento.

Pero en otras partes de Europa los casos y las muertes van al alza, como en Italia, con 731 defunciones en las últimas veinticuatro (casi 200 más que la víspera y el peor dato desde principios de abril, un total de 46.464) y cerca de 32.200 nuevos contagios, frente a los 27.000 de ayer, hasta más de 1,2 millones de positivos.

También España notificó un nuevo máximo de muertos, 435 más desde el lunes, un nuevo máximo de la segunda ola de la covid, hasta un total de 41.688.

En la misma línea, Rusia registró un récord de fallecimientos diarios desde que comenzó la pandemia (442) y los casos aumentaron en 22.410, casi 6.000 de ellos en Moscú.

Serbia contabiliza la cifra récord de casi 5.000 contagios en las últimas veinticuatro y su ministro de Salud, Zlatibor Loncar, ha advertido de que "los números seguirán en aumento en los próximos días".

Ucrania ha visto también incrementarse en casi 12.000 los casos (9.800 del día anterior) y en 159 las muertes.

Mientras, Portugal sigue sin doblegar la curva de la segunda ola de la covid-19 y hoy superó los 3.500 muertos (81 en las últimas horas) y los 230.000 positivos (más de 4.400 en un día).

LAS MEDIDAS ANTICOVID EN VIGOR Y AL ALZA

Por ello, a pesar de los descensos de los contagios en buena parte de Europa, siguen las restricciones y se adoptan nuevas medidas.

Austria, donde las farmacias podrán realizar test rápidos de antígenos, vive desde hoy y hasta el 6 de diciembre un nuevo cierre de la economía, con fomento del teletrabajo, enseñanza a distancia, clausura de bares, restaurantes y la mayoría de los comercios e imposibilidad de salir salvo para hacer la compra, trabajar, ayudar a otros o hacer ejercicio.

También desde hoy y hasta el 1 de diciembre Serbia aplica nuevas restricciones consistentes en el cierre de las 21.00 a las 05.00 de restaurantes, cafés y otros locales de gastronomía, tiendas y centros comerciales, pero farmacias y gasolineras están abiertas.

En España el Gobierno ha aprobado un nuevo paquete de medidas para favorecer la solvencia de empresas y autónomo, como ampliar el vencimiento de préstamos, duplicar el periodo de carencia hasta los 24 meses y rebajar el IVA de las mascarillas quirúrgicas desechables.

Siguiendo la línea de su vecina Inglaterra, Escocia refuerza las restricciones durante tres semanas en once zonas -incluida la ciudad de Glasgow- que pasarán a estar en el nivel máximo de alerta, lo que supone no salir de casa salvo para actividades esenciales como hacer ejercicio, cuidar a personas dependientes, trabajar en caso de no poder hacerlo a distancia o ir a los colegios, que estarán abiertos.

También conlleva el cierre de bares y restaurantes que no sirvan comida para llevar, así como gimnasios, peluquerías y otros comercios considerados no esenciales.

Por su parte, Portugal -en estado de emergencia hasta el próximo día 23, una situación que podría prolongarse, y con más del 80 % de su población bajo confinamiento parcial y toque de queda- ve aumentar la presión hospitalaria, en especial en cuidados intensivos, donde los ingresos llegan hoy a cifras máximas desde el inicio de la pandemia.

Italia, dividida en un sistema con tres niveles de restricciones a nivel regional (rojo, naranja y amarillo), vive bajo toque de queda entre las 22.00 y las 05.00 horas, ha restringido los horarios de la restauración y ha cerrado cines, teatros, gimnasios o piscinas.

TODAS LAS MIRADAS PUESTAS EN LAS VACUNAS

En una carrera contrarreloj para frenar la pandemia, todas las miradas están puestas en las vacunas, en especial después de que en los últimos varios proyectos anunciaran una eficacia de entre el 90 y casi el 95 por ciento, en concreto el ruso Sputnik-V, el de Pfizer-BioNTech y el de Moderna.

Por ello, se suceden las negociaciones para la adquisición a las farmacéuticas de vacunas: la Comisión Europea (CE) ha firmado ya contratos o ultima acuerdos con Pfizer y BioNTech, Sanofi-GSK, CureVac, AstraZeneca y la Universidad de Oxford, Johnson & Johnson y Moderna.

También el presidente ruso, Vladímir Putin, con la vista puesta en atajar la covid, ha instado a los países BRICS (Brasil, Rusia, la India, China y Sudáfrica) a acelerar la creación de un centro de investigación y desarrollo de vacunas contra el coronavirus.

(c) Agencia EFE