"Quitar cableado aéreo en la Ciudad costaría más de 44.5 mmdp"

·3  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, marzo 3 (EL UNIVERSAL).- Especialistas coincidieron que acabar con el cableado aéreo en la Ciudad de México para meterlo en el subsuelo representaría una inversión superior a 44 mil 550 millones de pesos. "Esto representa 22 veces el Producto Interno Bruto (PIB) del sector de telecomunicaciones en el año 2019, así como 30 veces del PIB de los primeros tres trimestres de 2020", estimaron. Esto quedó establecido en el Foro Parlamento Abierto, organizado por la diputada local del PAN, Gabriela Salido Magos, presidenta de la Comisión de Uso y Aprovechamiento del Espacio Público, para parte de la iniciativas de Ley sobre Cableado y Uso del Subsuelo en la Ciudad.

"Ambas materias han sido olvidadas, donde no existen metas a corto plazo para mejorar la infraestructura por parte del Gobierno central", destacaron los especialistas, al señalar que la Ciudad necesita reformas de este tipo, no sólo para avanzar hacia una vanguardia, sino para un mayor orden urbano. "En un corto plazo debemos aspirar a ordenar el cableado en el espacio público. La estructura actual está rebasada y no precisamente en las mejores condiciones. De tal forma, poder mejorar la imagen urbana, junto con los servicios y garanticen la seguridad de la ciudadanía", indicó la también presidenta de dicha Comisión.

Brenda Escobar Méndez, titular del área de Conectividad en la Agencia Digital de Innovación Pública CDMX, habló de homologar y agilizar procesos de trámite hacia usuarios del subsuelo y del espacio aéreo, tanto públicos como privados, con normas actualizadas en criterios tecnológicos. "Crear también una Comisión Intersectorial, como órgano colegiado, para que unifique los criterios en el despliegue de infraestructura, para vigilar y coordinar el ordenamiento, así como programas anuales de retiro de desusos", afirmó.

Por su parte, Juan Carlos Hernández Fernández, coordinador de Infraestructura de la Cámara Nacional de la Industria Electrónica, Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información, abundó en costos. Afirmó que bajar al subsuelo las redes de comunicaciones, como pretende dicha iniciativa, representaría un gasto por alrededor de 44 mil 550 millones de pesos; es decir, 22 veces del PIB del sector de telecomunicaciones en 2019 y casi 30 veces el PIB de los primeros 3 trimestres de 2020. Para Jorge Bravo Torres, presidente de la Asociación Mexicana de Derecho a la Información, "sienta bien controlar, tener una plataforma o ventanilla sobre el uso y explotación de cableado. Sin embargo, la regulación de infraestructura en telecomunicaciones debe ser definida por la IFETEL, no por la Seduvi", afirmó.

De otra forma señaló, invadirían facultades en la administración y operación de plataformas de ordenamiento, ya que los operadores no están obligados a dar información a terceros, de acuerdo con la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión. A nombre de Grupo Megacable, Ramón Olivares Chávez, comentó que tener industrias limpias o entornos ecológicos favorables, debe ser el eje rector de este tipo de reformas, "pues no es algo fácil, convergen varios derechos, como los humanos, que deben de ponderarse".

En este mismo sentido, Rigoberto Carmona Roano, de Consultores Pharma, llamó a no olvidar que hay servicios públicos vitales para la Ciudad, como es la red de agua, sistemas de seguridad, así como de gas natural, que deben regirse en una serie de disposiciones, para mejorar su uso en pro de los habitantes desde el subsuelo. "Es decir, todo tiene que ser vinculatorio y tener las disposiciones sobre capacidad técnica, para aprovechar los recursos y mejorar el funcionamiento de estas instituciones o de dependencias de Gobierno", destacó el especialista.

Finalmente, diputada local del PAN, Gabriela Salido Magos, concluyó que en este tema se trata de buscar la forma de garantizar derechos básicos de comunicación con normas ya implementadas en otros países de manera exitosa, incluso aprovechar experiencias locales. "Estamos a la espera de que se pronuncien algunas dependencias y nos manden sus comentarios. Pero por parte de este Congreso, ya es el último paso", adelantó la legisladora del blanquiazul.