Quisiera besar a mi hija cada día al despertar, pero estoy luchando por ella que está en Cuba

·3  min de lectura

Henry Rivalta escucha las respuestas de Frank Zaldívar al periodista y no puede contenerse: “Deja que lo veas pelear, es un perro de presa’’, afirma el promotor sobre el púgil que hace apenas unos meses llegó a su escuadra y que promete ser una gran revelación.

Zaldívar forma parte del grupo de ocho cubanos que este viernes 23 de septiembre subirá al ring en el Hotel Doubletree by Hilton del Miami Airport Convention Center, en su primera primera oportunidad de presentarse en la sociedad del boxeo en esta ciudad que vive un renacimiento en este deporte.

Nacido en Santiago de Cuba, Zaldívar no es debutante, porque ya tiró golpes como profesional en Costa Rica, Alemania y Dubai, pero sabe lo importante de iniciar con buen pie en la segunda ciudad del mundo con más cubanos y espera que, como dice su promotor, cuando muerda la presa, esta no pueda escapar.

Frank Zaldívar forma parte del grupo de ocho cubanos que este viernes 23 de septiembre subirá al ring en el Hotel Doubletree by Hilton del Miami Airport Convention Center.
Frank Zaldívar forma parte del grupo de ocho cubanos que este viernes 23 de septiembre subirá al ring en el Hotel Doubletree by Hilton del Miami Airport Convention Center.

Ya no eres un debutante profesional, pero sí es tu primera pelea en Miami.

“Nos sentimos súper bien. De mis tres peleas anteriores en esta es la que he hecho un campamento más grande. Le agradezco mucho a mi profesor Franco González porque desde que llegué me ha acogido bien. Hemos hecho una buena química. Compartimos, conversamos y llegamos a las mejores ideas juntos’’.

¿Por qué decides irte?

“Salí de Cuba porque amaba el boxeo profesional y porque me hicieron la vida imposible en el boxeo amateur. No me dieron opciones, me despojaban de victorias y me dije que allí no tenía cabida y que tenía que salir a buscar una mejor vida’’.

Frank Zaldívar junto al entrenador Eufrasio González en Miami.
Frank Zaldívar junto al entrenador Eufrasio González en Miami.

Peleaste en Costa Rica, Alemania, los Emiratos, diste buena rueda...

“Tengo una primera pelea profesional en Costa Rica. Luego voy a Alemania en busca de una mejor bolsa, pero por contratiempos de ese contrato debo regresar a Cuba, hasta que hace meses combatí en Dubai. Pero decido venir para acá y por eso contacté con el promotor Henry Rivalta y le estoy muy agradecido por la oportunidad’’.

Además, este es el mejor país para el boxeo.

“Espero que mi debut sea todo un éxito. Estoy seguro de que así será. Voy a salir a hacer lo mejor que se hacer. Voy a boxear, a meter las manos como decimos nosotros y a salir adelante. Mi equipo y yo estamos convencidos de que juntos vamos a lograr grandes cosas’’.

¿Cómo llegas al convencimiento de que debías pelear profesional?

“En Cuba mucha gente me decía que mi boxeo era fuerte, aguerrido, fajador, combativo. Me decían que el boxeo mío no era para lo amateur sino para lo profesional’’.

Pronto tendremos un campeón entre nosotros. Ya los cubanos entendemos la importancia de golpear y noquear

Sé que estás solo en este país, ¿cómo llevas la vida?

“Es un poco complejo. Aquí estoy solo. Tengo a mi equipo de trabajo, pero es solo eso: un equipo de trabajo. Cuando salí de Cuba dejé una niña de apenas tres meses, a la cual extraño mucho y quisiera besar cada día al levantarme o acostarme. La necesito aquí conmigo’’.

Y tu plan es reunirte con esa familia...

“Claro que sí. Uno debe estar donde estén sus hijos. Mi familia es muy importante para mí’’.