El ajuste de columna con martillo es una barbaridad que puede terminar muy mal

·8  min de lectura
Cualquier tipo de manipulación que consista en realizar <strong>torsiones en el cuello o golpear </strong>los huesos con diferentes dispositivos puede resultar fatal.. Quienes defienden el uso de los ajustes quiroprácticos de columna afirman que sirve -supuestamente- para localizar o corregir 'subluxaciones' ayudando así a restaurar y mantener la salud, un concepto que ha sido rechazado por la ciencia médica. (Foto: Getty)
Cualquier tipo de manipulación que consista en realizar torsiones en el cuello o golpear los huesos con diferentes dispositivos puede resultar fatal.. Quienes defienden el uso de los ajustes quiroprácticos de columna afirman que sirve -supuestamente- para localizar o corregir 'subluxaciones' ayudando así a restaurar y mantener la salud, un concepto que ha sido rechazado por la ciencia médica. (Foto: Getty)

Los trastornos de la columna vertebral representan el mayor problema de salud en la sociedad moderna y en la salud pública, ya que entre un 60-80 por ciento de la población sufrirá problemas de espalda en alguna etapa de su vida. 

Y el dolor que no cesa es el motivo que lleva a muchas personas a buscar soluciones alternativas a los problemas de espalda: quiroprácticos, acupuntura, terapeutas y masajes. El aumento de la demanda ha provocado la proliferación de pseudoterapias en los últimos años. Algunas de estas técnicas suelen considerarse más inocuas que las de la medicina convencional, pero no siempre están exentas de riesgos cuando se practican por personas no cualificadas. Por eso, los expertos no paran de alertar sobre los riesgos que se corren al someterse a estos tratamientos sobrevalorados.

El ajuste de columna con martillo es uno de los que más popularidad ha ido adquiriendo. Se trata de un tratamiento quiropráctico que se basa en la manipulación de la columna vertebral, las articulaciones y los tejidos blandos. Esta técnica se suele utilizar para descubrir la disfunción articular espinal, analizar la desigualdad de longitud del miembro inferior, descubrir problemas de mecánica corporal y probar reflejos neurológicos.

Se conoce como ajuste o corrección quiropráctica, y es un procedimiento que busca la alineación ósea, en el que supuestos especialistas capacitados usan las manos o un dispositivo para localizar lo que llaman una subluxación (el pinzamiento de un nervio), una condición vaga que no se puede detectar ni verificar médicamente. 

La revisión Cochrane (Assendelft WJJ, 2003), que valoró el efecto de la manipulación espinal sobre el dolor lumbar, concluyó que no existe evidencia científica que demuestre que la manipulación vertebral sea más eficaz que los tratamientos habituales para la lumbalgia aguda o crónica.

Por eso si tienes dolor constante de cuello o de espalda y estás considerando hacerte una manipulación quiropráctica (“realineación” de la columna vertebral ejerciendo presión en las articulaciones), deberías conocer en qué consiste esta terapia que con frecuencia se promociona como un alivio para el dolor crónica.

Los conceptos básicos de la quiropraxia se pueden resumir así:

  • El cuerpo tiene una poderosa capacidad de curarse a sí mismo.

  • La estructura del cuerpo (especialmente la columna) y su función están muy relacionadas, y esta relación afecta el estado de salud.

  • La quiropraxia se administra con el objetivo de normalizar la relación entre la estructura y la función, y para ayudar a al cuerpo en el proceso de curación.

El ajuste quiropráctico consiste en manipular la columna con un instrumento o herramienta 'integradora', que puede ser desde un làpiz a un mazo o martillo con resorte colocado sobre una vértebra seleccionada. Se utiliza con mayor frecuencia para el dolor de espalda o de cuello. A veces también se aconseja para tratar dolores de cabeza o dolor en los brazos o las piernas.

Con esta publicación de TikTok te harás una idea más precisa de en qué consiste esta arriesgada técnica. Ojo porque impacta bastante verlo.

¡Puf! Solo verlo duele. Ejercer un impulso a gran velocidad sobre determinadas estructuras óseas tiene sus consecuencias. El problema no es solo la técnica en sí, cuya seguridad y eficacia está en entredicho, sino quien la realiza. Además del 'martillo neurológico', los terapeutas pueden utilizar otro tipo de dispositivos como un pequeño instrumento de metal con una punta para transmitir múltiples impulsos de alta velocidad (golpeteo), que se dice que localiza y corrige las fijaciones articulares y las subluxaciones vertebrales. 

Según dicen, además de desbloquear vertebras y eliminar dolores o contracciones, estos dispositivos manuales que producen chispas también se usan para tratar las articulaciones enfermas. Este tipo de instrumentos reciben el nombre de activador o percutor neurológico, y el empuje o la presión que ejercen puede ser moderada o bastante fuerte (no hay más que ver ¡y oír! el golpe sordo del martillo).

Lo que se pretende con este tratamiento, uno de los más criticados, es generar descompresión lumbar, 'eliminando' el problema que está causando un hueso o el tejido que presiona el nervio de la columna. A pesar de que no es de los más caros e invasivos, puede ser muy perjudicial. Este impresionante video de TikTok es suficiente para hacerse una idea de lo peligroso que es.

A primera vista puede parecer una buena opción, pero el auge de este tipo de intervenciones, muy habituales en el continente asiático y en EE.UU., es preocupante ya que no siempre se realizan del modo idóneo ni por personal cualificado. Incluso en estos casos, existen algunas complicaciones graves asociadas a estos ajustes quiroprácticos.

Este tipo de intervenciones puede dañar aún más los nervios cervicales y causar fracturas en el cuello. Existe literatura científica que cuestiona la seguridad de la manipulación espinal y advierte de los posibles riesgos asocidos a esta peligrosa maniobra.

"La manipulacion por un quiropráctico puede lograr algún alivio del dolor, sin embargo constituye un riesgo importante para la salud el realizar estas manipulaciones sin la certeza de que no exista una inestabilidad que pueda desencadenar una lesión neurológica a la hora de realizar la manipulación. No hay evidencia de que sea de utilidad en el manejo del dolor radicular", señala un médico cirujano en una conversación en Quora.

Las reacciones comunes pueden incluir malestar local, dolor de cabeza, fatiga y malestar irradiado, mientras que las reacciones poco comunes pueden incluir mareos, náuseas y piel caliente. Esto se debe a que debido a los ajustes, las vértebras se mueven y liberan la presión de los nervios que estaban oprimidos.

Sin embargo, a estos efectos secundarios relativamente menores de la terapia de manipulación espinal, hay que sumar otra serie de consecuencias mucho más graves. Por un lado, los movimientos repentinos de rotación e hiperextensión de la cabeza pueden causar una disección traumática de las arterias extracraneales; y por otro, el impacto del golpe con el punzó o martillo podría extenderse a otras zonas corporales y afectar al sistema nervioso central.

Algunos pacientes han dejado de sentir los brazos, otros han reconocido tener dolores de cabeza, dificultades visuales y hasta alteraciones del habla. Entre los riesgos más graves asociados a esta práctica destacan:

  • Hernia de disco o agravamiento de disco herniado existente. Es decir, la terapia de manipulación de la columna cervical puede empeorar una hernia discal cervical preexistente o causar una hernia discal.

  • Compresión de los nervios de la parte inferior de la columna vertebral.

  • Disección de la arteria vertebral por traumatismo durante las manipulaciones con rotación cervical.

  • Accidente cerebrovascular después de la manipulación del cuello. Diversas investigaciones han hallado una correlación entre el accidente cerebrovascular y la manipulación cervical con una frecuencia cada vez mayor. Incluso se han registrado casos de hemorragia cerebral después del tratamiento con activador quiropráctico.

  • Otros casos se relacionan con hematoma epidérmico, aneurisma intracraneal, síndrome de cola de caballo, contusión de la médula espinal, mielopatía y radiocolopatía, así como parálisis de el nervio torácico largo.

Los pacientes sometidos a terapia de manipulación espinal deben aceptar el posible riesgo de accidente cerebrovascular o lesión vascular por el procedimiento. Asimismo, la manipulación de la parte superior de la columna se ha asociado con otros adversos graves como paraplejía, fracturas de costillas y muerte.

Aunque existen estudios y revisiones de estudios que corroboran estas conclusiones, se desconoce la incidencia real de complicaciones potencialmente mortales, y los propios investigadores reconocen que hacen falta grandes estudios prospectivos para poner comprender los verdaderos riesgos asociados a la manipulación. También puedes consultar algunos informes y documentos oficiales elaborados por Sanidad junto a expertos del Instituto Carlos III en donde se analiza la quiropraxia y otras terapias naturales y se recogen los diferentes puntos de vista y los diferentes grados de oficialidad en función del país. 

A pesar de estos riesgos, muchas personas están convencidas de que las manipulaciones de la columna vertebral o ajustes pueden ayudar a disminuir el dolor. Sin embargo, los especialistas recomienda buscar atención médica si existe dolor de cuello o dolor de espalda crónico y va acompañado de síntomas como problemas intestinales o urinarios, debilidad, entumecimiento u hormigueo en un brazo o en una pierna. Es muy importante contar con un diagnóstico claro y una valoración clínica para saber cuál es el problema real del que se parte y los posibles tratamientos médicos.

Además, existen algunas contraindicionaciones que deberías tener en cuenta. No se recomienda solicites un ajuste quiropráctico si tienes:

  • Osteoporosis grave.

  • Entumecimiento, hormigueo o pérdida de fuerza en un brazo o en una pierna.

  • Fracturas

  • Protrusión discal

  • Demencia orgánica

  • Psicosis

  • Rotura de ligamentos

  • Artritis aguda

  • Osteopenia

  • Enfermedades vasculares

  • Trastornos neurológicos por compresión medular o raíces nerviosas

  • Lesiones neurológicas centrales

  • Cáncer de la columna vertebral, y todos los tipos de cáncer (maligno o benigno)

  • Incremento del riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular.

  • Escoliosis o cualquier anomalía ósea, especialmente en la parte superior del cuello.

Según la organización Breast Cancer, las personas con trastornos hemorrágicos o quienes toman anticoagulantes pueden presentar mayor riesgo de manifestar un accidente cerebrovascular causado por la manipulación de la columna. Y las mujeres con huesos débiles u osteoporosis* como consecuencia del tratamiento contra el cáncer de mama pueden presentar riesgo de fractura en la quiropraxia.

Más historias que te pueden interesar:

Cuidado con pensar que los 'ajustes' quiroprácticos son buenos para los bebés

Hernias discales: cómo combatir el dolor para evitar la cirugía

Los hábitos que te ayudan a evitar las dolencias de espalda durante toda la vida

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.