Quintana Roo en alerta máxima por COVID-19

·2  min de lectura

El gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín González exhortó al a población a extremar precauciones ante la inminente posibilidad de regresar a semáforo rojo, por altos contagios de COVID-19.

“Estamos en riesgo inminente de regresar al confinamiento, llevamos cinco semanas en ascenso de casos de COVID-19”, explicó en su cuenta de Twitter.

La semana del 17 al 23 de mayo dijo que se mantendrán en naranja, sin embargo, hay una situación crítica en la entidad.

Con este normativa sanitaria, solamente se pueden abrir al 30% los restaurantes y los hoteles, los bares deben de cerrar.

Sin embargo, desde diciembre en todos los sitios de diversión de Cancún y la Riviera Maya la gente se ha divertido como si no existiera una crisis de salud mundial por el coronavirus, se olvidaron de la sana distancia y de utilizar cubrebocas. Restaurantes y bares a toda su capacidad. Y se dieron certificados falsos de quienes utilizaban el aeropuerto y necesitaban una constancia de estar sanos.

Recientemente se efectuó una convención de empresarios del turismo con más de 1,000 asistentes presenciales, los cuales han mantenido silencio respecto de cuanta gente llegó enferma a su lugar de origen.

Benito Juárez donde se ubica Cancún es el lugar con más contagios desde que inició la pandemia, de acuerdo a las cifras oficiales de Salud.

Le sigue Lázaro Cárdenas, Cozumel, Isla Mujeres y Puerto Morelos en la región norte de la entidad, mientras que al sur, Bacalar, es el sitio con mayores enfermos, y más atrás Othón P. Blanco, José María Morelos y Carrillo Puerto en la zona sur.

Los hoteleros y restauranteros han mantenido las exigencias de la apertura total de sus negocios. Las consecuencias las acaba de informar el gobernador.

Algunos países con vocación turística han cerrado sus aeropuertos y están en semi confinamiento por el incremento de enfermos.