Deben dos quincenas a los vigilantes de museos del INBAL

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 12 (EL UNIVERSAL).- Vigilantes de museos del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL) no han recibido paga desde hace dos quincenas. La empresa SEICSA (Servicios especializados de investigación y custodia S.A. de C.V.), contratada por el Instituto, informó a sus empleados, a través de un comunicado interno —en poder de EL UNIVERSAL—, que la razón de la falta de pago se debe a que "actualmente el Gobierno Federal, en todas sus dependencias está registrando la falta de pago a sus proveedores".

"De manera particular, el INBAL adeuda pago a SEICSA desde los meses de julio (parcial), agosto, septiembre y octubre del presente año, situación que está afectando el pago de la nómina quincenal, como se ha venido presentando desde la 1º. quincena de octubre de 2022", se lee en el documento.

SEICSA explicó que aún sin paga del INBAL había podido cubrir la nómina de sus empleados estos meses, pero que "el capital con el que se contaba no es suficiente para continuar solventando el pago de la nómina de octubre" y los siguientes meses. Sin establecer una fecha, la empresa de vigilancia indicó a los trabajadores que "en cuanto el INBAL se regularice de los adeudos, se procederá de inmediato a correr la nómina de la 2º. quincena de octubre".

Ricardo, un vigilante de los recintos del INBAL, dijo a EL UNIVERSAL que los custodios afectados laboran en el Palacio de Bellas Artes, en el Museo de Arte Carrillo Gil, la Casa-Estudio Diego Rivera y el Museo Nacional de Arte (Munal).

"Es insostenible, yo rento. Todos mis compañeros andan igual, pidiendo dinero. La empresa no nos dice ni para cuándo, no hay nadie que nos dé la cara. Nos sentimos impotentes. Ya varios compañeros ya se salieron", contó Ricardo acerca del panorama que viven los trabajadores.

Sin embargo, la falta de pago no es la única irregularidad a la que se han enfrentado los trabajadores de SEICSA. Tanto Ricardo, como Martha, exempleada de uno de los recintos afectados, explicaron que en el periodo de tiempo trabajado no gozaron de vacaciones, solía pagar con atrasos o quincenas incompletas. "Es una empresa irregular, pero nos aguantamos por mantener el trabajo", explicó Ricardo.

"Si yo faltaba un día, sí me descontaban mil pesos, pero si trabajaba días festivos no me lo pagaban", agregó Martha.

Los entrevistados dijeron que la dirección del museo para el que trabajaban está enterada de la situación.

En el comunicado, la empresa SEICSA pidió comprensión por parte de los trabajadores, así como "no tomar actitudes que resulten no adecuadas y que puedan afectar al servicio, ya que existen sanciones por parte del INBAL".