¿Qué quieren los talibanes en Afganistán?

·4  min de lectura

Los talibanes han entrado en Kabul, tras días de una serie de sorprendentes avances territoriales en todo el país.

El resurgimiento de la organización militar islamista se produce casi 20 años después de que la invasión estadounidense de Afganistán tras los atentados del 11-S que obligara a los talibanes a abandonar el poder.

Estados Unidos está retirando a los diplomáticos estadounidenses en helicóptero, pero los talibanes dijeron el domingo por la mañana que están en conversaciones con el gobierno afgano para una “rendición pacífica” de la capital.

¿Cómo surgieron los talibanes?

Los talibanes, que significan “estudiantes” en lengua pastún, surgieron a principios de la década de 1990, tras la retirada de las tropas soviéticas de Afganistán, y tomaron su nombre de sus miembros, que en su mayoría eran estudiantes formados en escuelas religiosas islámicas tradicionales.

El grupo militante se comprometió a restaurar la paz y la seguridad en el país aplicando una versión estricta de la sharia, o ley islámica, cuando estuviera en el poder.

A principios y mediados de la década de los 90, se extendieron por la mayor parte de Afganistán y formaron el Emirato Islámico de Afganistán en 1996; el grupo controlaba casi el 90% del país en 1998.

¿Cómo gobernaron Afganistán?

Los talibanes fueron condenados internacionalmente por introducir una estricta interpretación de la sharia que incluía castigos como ejecuciones públicas para los asesinos convictos y amputaciones para los culpables de robo.

Las mujeres fueron excluidas casi por completo de la vida pública, como el empleo y la educación, y se desalentó a las niñas mayores de 10 años a ir a la escuela.

Leer más: Talibanes asesinan a un alto funcionario de los medios de comunicación afgano y portavoz del gobierno en Kabul

El grupo militante también prohibió la televisión, la música y el cine, y se dedicó a la destrucción de reliquias no islámicas, como en 2001, cuando se destruyeron las estatuas de Buda de Bamiyán, en el centro de Afganistán.

Los talibanes también fueron fuertemente criticados por permitir que Afganistán se convirtiera en un refugio para militantes islamistas, como el líder de Al Qaeda, Osama bin Laden, cuestión que llevó a la invasión estadounidense de Afganistán para desalojar al grupo islamista del poder.

¿Qué quieren ahora?

Tras el anuncio del presidente estadounidense, Joe Biden, en abril de 2021, de que las fuerzas estadounidenses abandonarían Afganistán el 11 de septiembre, los talibanes comenzaron a apoderarse de amplias zonas del país y a amenazar al gobierno de Kabul, respaldado por Estados Unidos.

Se calcula que el grupo militante cuenta con unos 75 mil combatientes, lo que le sitúa en su posición más fuerte en términos de número desde 2001.

Suhail Shaheen, portavoz de los talibanes, declaró el mes pasado a Associated Press que no habrá paz en el país hasta que se forme un nuevo gobierno y se destituya al actual presidente, Ashraf Ghani.

Insistió en que los talibanes no buscaban el “monopolio del poder” en Afganistán y sugirió que, bajo un régimen aceptable para ellos, se permitiría a las mujeres trabajar e ir a la escuela y los periodistas extranjeros estarían a salvo.

Sin embargo, algunos temen que el grupo vuelva al régimen represivo y autoritario de finales de los 90 si consigue hacerse con el poder.

¿Qué pasó con las conversaciones de paz con Estados Unidos en Doha?

En las conversaciones de paz celebradas esta semana en Qatar se reunieron enviados de Estados Unidos, China y otros países con negociadores del gobierno afgano y representantes de los talibanes para pedir que se acelere el proceso de paz en Afganistán y se detengan de inmediato los ataques contra las capitales de provincia y las ciudades.

Una declaración emitida tras las conversaciones en Doha, la capital de Qatar, advirtió que los países extranjeros no reconocerían ningún gobierno en Afganistán “impuesto mediante el uso de la fuerza militar”.

También instó a ambas partes a tomar medidas para alcanzar un acuerdo político y un alto el fuego general lo antes posible.

El sábado, Qatar instó a los talibanes a retirarse de su ofensiva en Afganistán durante una reunión entre el ministro de Asuntos Exteriores qatarí y un alto representante de la oficina política del grupo militante.

Informes adicionales de agencias

Relacionados

El Talibán toma Jalalabad y aísla la capital afgana del este

Toma de Helmand por el Talibán, duro golpe para G.Bretaña

EEUU mantiene distancia en lucha Talibán-fuerzas afganas

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.