¿Quiénes son los ultraconservadores republicanos que pusieron en jaque a Donald Trump?

Jesús Del Toro

Donald Trump está ante la posibilidad de lograr la mayor victoria o el peor revés en lo que va de su mandato, y probablemente de toda su meteórica y volcánica carrera política. Pero todo ello está en la incertidumbre y, por lo que está sucediendo en la Cámara de Representantes, los responsables de un posible descarrilamiento del plan presidencial son miembros del propio partido gobernante.

La Cámara de Representantes tenía previsto votar en el pleno la iniciativa para reemplazar la Ley de Cuidado de Salud Asequible (conocida como Obamacare), un objetivo de años de los republicanos y una de las grandes y más enfáticas promesas de campaña de Trump.

Pero la iniciativa impulsada por el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, y respaldada a ultranza por Trump se ha topado con pared ante la resistencia de un grupo de legisladores.

Si la iniciativa fuera derrotada, la credibilidad de Trump y su imagen de gran negociador podrían irse en picada.

El líder republicano en la Cámara Baja, Paul Ryan, y el presidente Donald Trump se juegan mucho con su impulso a su iniciativa de reforma del sistema de salud. (Reuters)

Se trata de un grupo de representantes republicanos conservadores, afiliados al llamado Freedom Caucus, y su oposición a la iniciativa de ley de salud se basa en dos argumentos simples: que es una versión recortada de Obamacare y ellos exigen su abolición completa, y que producirá un alza en el costo de las pólizas de seguro para la población, justo lo que han repudiado del actual sistema.

La ideología conservadora del Freedom Caucus es un factor identitario clave y por ello se han opuesto a una propuesta que a su juicio mantiene mucho de la intervención gubernamental en el mercado de la salud (por ejemplo, en el canje de subsidios por créditos fiscales para mitigar el costo de las pólizas), fenómeno al que se opusieron desde el principio en el caso de Obamacare.

¿Quiénes integran ese grupo de la derecha que podría ponerle la zancadilla a Trump? El Freedom Caucus, formado en 2015, es un grupo de representantes republicanos cercano al Tea Party, el ala radical de la derecha conservadora, que promueve, al menos en su formulación discursiva, dar voz a los estadounidenses comunes que han sido dejados de lado por Washington, minimizar todo lo posible la intervención estatal y velar por las libertades y derechos constitucionales.

Eso no significa que su visión sobre el asunto del cuidado médico en Estados Unidos sea la más propicia para el bienestar de las personas y las comunidades, pero sus votos (unos 30) en la Cámara Baja son suficientes para que, si votan no a la propuesta de Ryan y Trump, la echen abajo y le propinen un tremendo varapalo al presidente.

Es singular que en esa treintena no haya ninguna mujer ni ningún afroamericano, aunque sí un legislador de ascendencia puertorriqueña (Raúl Labrador, de Idaho) y un árabeamericano (Justin Amash, de Minnesota (de padre palestino y madre siria). Otros prominentes miembros son su líder, Mark Meadows (Carolina del Norte), Ron DeSantis y Bill Posey (Florida) y Brian Babin y Randy Weber (Texas), por solo citar algunos.

Posey, por ejemplo, propuso sin éxito una ley hace años que habría obligado a los candidatos presidenciales a mostrar su certificado de nacimiento, una medida en clara alusión a las infundadas acusaciones (de las que Trump fue ariete) de que Barack Obama no era estadounidense. Y DeSantis rechaza que las empresas deban obligatoriamente ofrecer a sus empleados cobertura médica con cobertura contraceptiva si eso se opone a las convicciones religiosas de los empresarios, noción que fue respaldada en el fallo de la Corte Suprema ‘Burwell v. Hobby Lobby Stores’.

Por su parte, Babin apoyó las órdenes ejecutivas de Trump que buscaban restringir la entrada de refugiados y de personas de varios países musulmanes (medidas dos veces frenadas en los tribunales) y Weber dijo en 2014 que el entonces presidente Obama era un “dictador socialista”.

Mark Meadows, representante republicano de Carolina del Norte, ha encabezado la oposición conservadora del Freedom Caucus contra el proyecto de ley de salud de Donald Trump y Paul Ryan. (Bloomberg)

Eso traza un panorama del talante de esos legisladores, quienes en general mantienen una posición que se dice contraria al gobierno intervencionista y defensora de los derechos individuales y constitucionales. Sus miembros proceden de Alabama, Arizona, Carolina del Norte, Carolina del Sur, Colorado, Florida, Georgia, Iowa,  Maryland, Michigan, Nuevo México, Texas, Ohio, Oklahoma, Pennsylvania, Tennessee, Virginia y Virginia del Oeste.

¿Será entonces aprobada o rechazada la iniciativa para abolir y reemplazar a Obamacare que con tanto clamor ha sido pedida por los republicanos? La Casa Blanca ha echado todo al asador para que los conservadores del Freedom Caucus no le pongan a Trump la durísima zancadilla que le significaría no poder avanzar en la reforma de salud por no lograr el consenso de su propio partido, pues ni los frenos judiciales a sus órdenes de restricción de viaje de ciertos extranjeros ni los reproches por sus infundadas acusaciones de que sus teléfonos fueron intervenidos por Obama se compararían con una derrota en su afán de sustituir Obamacare.

Para muchos legisladores, votar a favor o en contra de la iniciativa podría, según el caso, pesarles severamente en su campaña de reelección en 2018, ya sea por enfrentar el rechazo de sus votantes o la animadversión activa de Trump.

Los demócratas se frotan las manos entre tanto.

Republicanos del conservador Freedom Caucus en una reunión a puerta cerrada sobre la iniciativa de ley de salud que impulsa Donald Trump. (Reuters)

La iniciativa de ley para reemplazar a Obamacare está en un raro punto medio entre activo vigor y terapia intensiva.

Sigue a Jesús Del Toro en Twitter: @JesusDelToro