Quiénes son los sindicalistas argentinos que se reunieron con Nicolás Maduro por las inversiones en los astilleros

LA NACION

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, les prometió a un grupo de sindicalistas argentinos financiar la conclusión de dos buques paralizados en Ensenada una vez que asuma el nuevo Gobierno kirchnerista, en diciembre próximo. La charla se dio en un alto del Tercer Encuentro Antiimperialista de Solidaridad, por la Democracia y contra el Neoliberalismo, que se llevó a cabo en Cuba, entre el viernes y domingo últimos.

La comitiva sindical que se reunió con el mandatario venezolano estaba integrada por Hugo Godoy, Secretario General de ATE Nacional; Ricardo Peidro, jefe de la CTA Autónoma; Julio Fuentes; titular de la Confederación Latinoamericana y del Caribe de Trabajadores del Estado (CLATE), y Adolfo Aguirre (secretario de Relaciones Internacional de la CTA).

La inversión venezolana para finalizar la restauración de dos buques petroleros para PDVSA podría ser de 30.000.000 de dólares, según fuentes de los Astilleros Río Santiago, donde se desempeñan unos 3100 trabajadores. Los astilleros dependen del Ministerio de Producción de la provincia de Buenos Aires.

"Nos reunimos con representantes de la Central Bolivariana de Trabajadores y del sindicato de petroleros de Venezuela, Jacobo Torres y Will Rangel, para promover la culminación de dos buques. Posteriormente nos encontramos con Maduro, quien se mostró dispuesto a establecer conversaciones con el futuro Gobierno en tal sentido", dijo Godoy a LA NACION.

Maduro recibió en mano una carta del Secretario General de ATE Ensenada, Francisco Banegas, para pedir ayuda para la terminación de las naves. El mandatario aseguró que Venezuela "tiene los recursos y está lista para terminar los dos buques" de la petrolera PDVSA, Eva Perón y Juana Azurduy, según precisó un cable de la agencia Reuters.

La entrega de los barcos se retrasó antes de que Macri asumiera el poder, en diciembre de 2015. Los fallecidos expresidentes Hugo Chávez y Néstor Kirchner firmaron por primera vez un acuerdo para construir los buques petroleros en 2005. Uno de los tanqueros, el Eva Perón, un Aframax mediano, se anunció oficialmente en 2012, pero ninguno se entregó debido a demoras en la construcción y falta de fondos.

"Venezuela está lista para invertir"

"Hay un nuevo gobernador en esa provincia. Hay un nuevo presidente. Yo les digo a ustedes: Venezuela tiene los recursos y está lista para invertir y terminar estos dos buques", les habría dicho Maduro a los sindicalistas.

Unos 3100 trabajadores de Astilleros Río Santiago siguen con expectativa la promesa de Maduro financiar la construcción de dos buques. "El anuncio nos favorece. Necesitamos 3,5 millones de dólares para terminar el buque Eva Perón. Y una vez que se entregue -podría demorar un semestre- deberían ingresar 6 millones. En total son unos 30 millones para terminar los dos buques", dijo Francisco Banegas, de ATE Ensenada a LA NACION.

"El Eva Perón está en muelle, avanzado en un 98%", dijo Pablo Rojas, secretario adjunto de ATE Ensenada. "Falta traer un sistema que se necesita para la certificación internacional", dijo.

"El otro buque, Juana Azurduy, está para botar. El avance de la construcción es del 50%", dijo. "Esperamos que asuma el nuevo Gobierno y se elijan nuevas autoridades de Astilleros para poder terminar, si llega la inversión desde Venezuela", agregó. "Maduro no envió un mensaje político -dijo Rojas-. Un mensaje que nos dio seguridad de que el dinero va a llegar", expresó.

Pero habrá que negociar una nueva agenda para determinar plazos de botadura y nueva entrega. En 2018, luego de una violenta manifestación y de una toma del Ministerio de Economía, se frenaron las multas que había impuesto la venezolana PDVSA por las demoras en las entregas. Entonces los trabajadores denunciaron un intento de cierre de los Astilleros y el Gobierno denunció graves irregularidades por parte de los sindicatos.