Vacunados vs. No vacunados: ¿quiénes se infectan más? ¿quiénes presentan más casos de COVID-19 posvacunación?

·6  min de lectura
Después de un verano de informes de contagios de coronavirus posvacunación, en el que parecía que todo el mundo conocía a alguien que había dado positivo tras ser vacunado, los datos federales publicados en fechas recientes aclaran la frecuencia real de estos casos, su gravedad y la población que corría más riesgo.
Después de un verano de informes de contagios de coronavirus posvacunación, en el que parecía que todo el mundo conocía a alguien que había dado positivo tras ser vacunado, los datos federales publicados en fechas recientes aclaran la frecuencia real de estos casos, su gravedad y la población que corría más riesgo.

Después de un verano de informes de contagios de coronavirus posvacunación, en el que parecía que todo el mundo conocía a alguien que había dado positivo tras ser vacunado, los datos federales publicados en fechas recientes aclaran que tan frecuentes fueron de verdad estos casos, su gravedad y que población corrió más riesgo.

En comparación con los no vacunados, las personas con esquemas de vacunación completos tenían en general una probabilidad mucho menor de dar positivo en las pruebas del virus o de morir a causa de este, incluso durante la oleada delta del verano y la reducción de las restricciones por la pandemia en muchas partes de Estados Unidos. No obstante, los datos indican que es probable que la inmunidad contra la infección esté disminuyendo poco a poco en las personas vacunadas, aun cuando estas siguen ofreciendo una gran protección contra la enfermedad grave y la muerte.

"Están funcionando las vacunas"

“El mensaje más importante es que estas vacunas siguen funcionando”, señaló David Dowdy, investigador de salud pública de la Escuela de Salud Pública Bloomberg de Johns Hopkins. “Si se analizaran estos datos para cualquier otra enfermedad distinta del COVID-19, lo que llamaría la atención de todo el mundo sería la diferencia entre las líneas de las personas no vacunadas y las que tienen un esquema de vacunación completo”.

Los datos muestran diferencias considerables en los índices de mortalidad por contagio posvacunación según la edad y ligeras diferencias en los índices de casos y de mortalidad según la marca de la vacuna, tendencias que, según los expertos, es importante tener en cuenta cuando decenas de millones de estadounidenses sopesan si deben aplicarse una dosis de refuerzo.

(VIDEO) 3 factores que incrementan el riesgo de contraer covid-19 incluso después de vacunarse

Hospitalizados

Los datos, procedentes de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por su sigla en inglés), se basan en los registros de los departamentos de salud de catorce estados y dos ciudades. Un segundo tablero revela tendencias similares para los pacientes hospitalizados vacunados y no vacunados.

Todos los grupos etarios vacunados registraron índices similares de contagios posvacunación, y todos presentaron índices mucho más bajos de contagio y fallecimiento en comparación con sus pares no vacunados.

Aunque todos los grupos etarios presentaron índices similares de casos de contagios posvacunación, los índices de mortalidad variaron de manera más drástica según la edad. De todos los grupos, los adultos mayores no vacunados fueron los más propensos a morir de COVID-19; sin embargo, las personas vacunadas de 80 años en adelante presentaban índices de mortalidad más elevados que las personas menores de 50 años no vacunadas.

La edad

“La edad es nuestro principal factor de riesgo de fallecimientos por contagio posvacunación”, comentó Theresa Sokol, epidemióloga estatal de Luisiana, una de las jurisdicciones que contribuyeron con los datos de los CDC.

Los fallecimientos por contagio posvacunación entre los adultos mayores pueden deberse a la inmunosenescencia, o debilitamiento del sistema inmunitario en las personas mayores, dijo Heather Scobie, investigadora de salud pública de los CDC que ayuda a dirigir el equipo que produjo la información nueva.

“Por lo general, no presentan una respuesta tan robusta a la vacunación”, añadió Scobie. “Esperemos que la dosis de refuerzo para mayores de 65 años solucione ese problema”.

Después de un verano de informes de contagios de coronavirus posvacunación, en el que parecía que todo el mundo conocía a alguien que había dado positivo tras ser vacunado, los datos federales publicados en fechas recientes aclaran la frecuencia real de estos casos, su gravedad y la población que corría más riesgo.
Después de un verano de informes de contagios de coronavirus posvacunación, en el que parecía que todo el mundo conocía a alguien que había dado positivo tras ser vacunado, los datos federales publicados en fechas recientes aclaran la frecuencia real de estos casos, su gravedad y la población que corría más riesgo.

Los datos federales también dejan claro que las tres marcas de vacunas administradas en Estados Unidos redujeron los índices de casos y fallecimientos de manera sustancial. No obstante, entre los vacunados, quienes recibieron la vacuna de Johnson & Johnson presentaron índices un poco más altos en casos de contagio posvacunación y muertes relacionadas, y quienes recibieron la vacuna de Pfizer-BioNTech presentaron índices un tanto más altos que los que se vacunaron con Moderna.

Datos similares procedentes de estudios científicos ayudaron a establecer la nueva recomendación federal de que todos aquellos que hayan recibido la vacuna Johnson & Johnson, mayores de 18 años, reciban una dosis de refuerzo al menos dos meses después de recibir la primera dosis, señaló Scobie.

Por el contrario, las recomendaciones de refuerzo para los que recibieron la vacuna de Pfizer o Moderna se centran en los grupos de alto riesgo, que incluyen a los mayores de 65 años y los adultos más jóvenes con un riesgo mayor de padecer COVID-19 grave debido a sus enfermedades o al lugar donde trabajan.

Hasta ahora, los datos de los CDC, que se actualizarán cada mes, son los más cercanos a una visión detallada y representativa a nivel nacional de los casos de contagios posvacunación y muertes. Los estados no están obligados a comunicar esta información (aunque muchos lo hacen en formatos diversos) y en el pasado los CDC solo habían proporcionado estimaciones del total de hospitalizaciones y muertes por contagios posvacunación.

A largo plazo

Los datos también pueden darles a los científicos una idea aproximada de la efectividad de la vacuna a lo largo del tiempo. Si la proporción de casos o muertes entre las personas vacunadas y no vacunadas se mantiene estable, se cree que las vacunas mantienen su protección.

Por ejemplo, la proporción de casos se redujo un poco en el verano, hasta ser seis veces más alta en el caso de los no vacunados en agosto, frente a unas once veces más alta a mediados de junio, lo que les da a los investigadores razones para creer que la protección de la vacuna contra la infección podría estar disminuyendo un poco. La proporción de muertes se ha mantenido estable a lo largo del tiempo en todos los grupos etarios, excepto en el de mayor edad, lo que indica que la protección de la vacuna contra el fallecimiento se mantiene sólida.

Los datos de los CDC abarcan hasta principios de septiembre y solo captan la cresta de la ola delta, pero los datos de estados como Nueva York y California muestran patrones similares hasta septiembre y octubre. Esto sugiere que, a pesar de algunas diferencias mínimas entre las marcas, las vacunas siguen brindando protección contra las consecuencias más graves.

-

Nota: Los datos excluyen a las personas con esquemas de vacunación incompletos. Los índices globales están ajustados por edad para que las poblaciones no vacunadas y con esquemas completos de vacunación puedan compararse mejor. Los datos incluyen informes de Alabama, Arizona, Arkansas, Colorado, Florida, Georgia, Idaho, Luisiana, Massachusetts, Míchigan, Nebraska, Nuevo México, Nueva York, Seattle, Utah y Wisconsin.

Fuentes: Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos; Outbreak.info (fecha en la que la variante delta se volvió dominante).

© 2021 The New York Times Company

TE PUEDE INTERESAR

(VIDEO) Qué se sabe hasta ahora sobre la combinación de vacunas contra el coronavirus

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.