Quiénes son los oligarcas rusos y sus súper yates

·8  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, marzo 4 (EL UNIVERSAL).- Estados Unidos y Reino Unido añadieron el jueves nuevos nombres de oligarcas próximos al Kremlin a sus listas negras, una medida que apunta a aumentar la presión sobre Vladimir Putin para que termine con la guerra "brutal" en Ucrania, mientras algunos millonarios rusos comienzan a distanciarse de él.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, acusó a los oligarcas de "llenarse los bolsillos con el dinero de los rusos mientras los ucranianos se esconden en el metro para escapar de los lanzamientos indiscriminados de misiles". Se trata de "mantener" sobre Rusia la "campaña de presión económica más fuerte y unida de la historia", dijo.

Washington y Londres sancionaron a miembros de la élite rusa que ya habían sido añadidos a la lista por la Unión Europea (UE) el lunes, en respuesta a la invasión de Ucrania.

¿Quiénes son los millonarios rusos?

Los oligarcas, o líderes empresariales extremadamente ricos que están conectados políticamente, se hicieron más prominentes en Rusia en la década de 1990, pero no son exclusivos de Rusia, recordó CBS News.

En el caso de la clase élite de Rusia, el término oligarca puede relacionarse con personas que usaron conexiones personales después del colapso de la Unión Soviética para hacerse cargo de industrias que antes eran propiedad del Estado y beneficiarse del nuevo capitalismo de Rusia, informó NBC News.

Un artículo de la Oficina Nacional de Investigación Económica de 2017 mostró que los activos extraterritoriales estimados de las élites rusas valían tanto como los activos domésticos de toda la población rusa.

Muchos oligarcas rusos están muy involucrados y se benefician del régimen del presidente ruso Vladimir Putin , y algunos ocupan cargos políticos. CBS News ejemplificó: "cuando Putin abrió un nuevo puente a Crimea en 2018, una región que Rusia había anexado de Ucrania en 2014, el puente fue construido por la compañía de su amigo Arkady Rotenberg y el camión que condujo fue fabricado por la corporación estatal Rostec de Sergei Chemezov, según el Centro Carnegie de Moscú, un grupo de expertos que se centra en la política interior y exterior".

También reveló que en los oligarcas hay una línea de sucesión en la política: " Dmitry Patrushev, hijo del secretario del Consejo de Seguridad de Rusia, Nikolai Patrushev, fue nombrado ministro de agricultura de Rusia, según el Centro Carnegie de Moscú".

CBS News difundió que "numerosos oligarcas y funcionarios gubernamentales rusos fueron sancionados por EU en 2018, en parte por la ocupación de Crimea por parte del régimen y por seguir instigando la violencia en Ucrania, según el Departamento del Tesoro de EU que anunció las sanciones. El hijo de Rotengberg y Patruskev fueron incluidos en esa ronda de sanciones por su participación en el régimen".

Algunos de los oligarcas sancionados son: un exlíder de la KGB, un ejecutivo de una mina de diamantes y un viceprimer ministro.

La lista que ha publicado va más allá de "los magnates comerciales normales" sancionados en el pasado, dijo William Courtney, miembro senior adjunto de la no partidista Rand Corp., cuyos miembros incluyen líderes rusos y occidentales, y quien se desempeñó como embajador en Kazajstán, Georgia.

"Estas personas son compinches de la KGB", dijo Courtney. "Tienen más influencia en la política, el tipo de política que condujo a la invasión de Ucrania", ha reportado NBC News.

El círculo íntimo de Putin incluye a varias personas con antecedentes militares y del servicio secreto que podrían estar menos inclinadas a distribuir su riqueza a nivel internacional y, en cambio, prefieren permanecer cerca de Putin en Rusia, mencionó el medio.

Entre otros, a los que apuntan las sanciones son, indica NBC: Sergei Sergeevich Ivanov, hijo de Sergei Borisovich Ivanov; Andrey Patrushev, hijo de Nikolai Platonovich Patrushev; Iván Igorevich Sechin, hijo de Igor Ivanovich Sechin; Alexander Aleksandrovich Vedyakhin; Andrey Sergeyevich Puchkov; Yuri Alekseyevich Soloviev; Galina Olegovna Ulyutina.

"Aislar a Rusia"

Las sanciones buscan "aislar a Rusia de los mercados globales e imponer serios costos por este acto de guerra injustificado, al atacar los crímenes de los funcionarios rusos, las élites alineadas con el gobierno y aquellos que ayudan u ocultan su conducta ilegal (...) A aquellos que apoyan al régimen ruso a través de la corrupción y la evasión de sanciones: los privaremos de un refugio seguro y los haremos responsables", dijo la vicefiscal general Lisa O. Monaco, del Departamento de Justicia, en un comunicado de prensa. "Oligarcas, estén advertidos: utilizaremos todas las herramientas para congelar e incautar sus ganancias criminales".

La agencia lanzó un nuevo grupo de trabajo, denominado KleptoCapture dedicado a investigar y procesar a los funcionarios y oligarcas rusos que violen las sanciones de EU.

Ese grupo está compuesto por expertos en sanciones, lavado de dinero, fiscalidad y lucha contra la corrupción, y puede resultar en el decomiso de yates, aviones privados o apartamentos de lujo que sean propiedad del entorno del Kremlin.

"Guerra en los bancos"

El financiero y defensor anticorrupción Bill Browder le dijo a la corresponsal de investigación senior de CBS News, Catherine Herridge, que el objetivo es lograr que los oligarcas presionen a Putin para que detenga la guerra. "No estamos listos para participar en una guerra militar, por lo que hay una expresión de que debemos combatirlos en los bancos si no podemos combatirlos con tanques", dijo Browder.

Algunos rusos ricos se han pronunciado en contra del ataque de Putin a Ucrania. Mikhail Fridman, quien fundó uno de los bancos privados más grandes de Rusia, dijo que no cree que la guerra deba ser una solución, señaló el medio.

Otro magnate de los negocios ruso, Oleg Deripaska , recurrió a la plataforma de mensajería Telegram para compartir su declaración. Se le considera un aliado de Putin, pero escribió que "la paz es muy importante" y que las conversaciones para poner fin a la guerra deberían comenzar "lo antes posible", según The Associated Press.

El subsecretario del Tesoro de Estados Unidos, Wally Adeyemo, afirmó el jueves que la administración Biden continuaría apuntando hacia las élites rusas mientras aplica sanciones contra el país.

Aseguró que las élites ya están "intentando sacar su dinero de Rusia, porque la economía rusa se está contrayendo"."Vamos a dificultarles el uso de los activos en el futuro", advirtió Adeyemo durante un evento organizado por The Washington Post. Agregó: "Entonces, nuestro objetivo es encontrar ese dinero, congelarlo y confiscarlo".

El pleito por los yates

Los yates propiedad de los oligarcas rusos, que han comprado algunos de los "superyates" más grandes y extravagantes del planeta, son símbolos brillantes de cómo la élite rusa se ha beneficiado bajo el gobierno del presidente Vladimir Putin, indicó CNN.

Ahora los yates se están convirtiendo en objetivos clave de los aliados de EU y Europa, que prometen apoderarse de las propiedades de los oligarcas.

Mientras, las disputas estallaron: los funcionarios franceses confiscaron un yate el miércoles por la noche que, según dijeron, estaba relacionado con Igor Sechin, un ejecutivo petrolero ruso sancionado y socio cercano de Putin, mientras se preparaba para huir de un puerto. Pero la empresa que administra el barco negó que Sechin fuera el propietario. Y la Casa Blanca dijo que los funcionarios alemanes habían incautado el yate de otro oligarca en Hamburgo, mientras que las autoridades locales negaron que se hubieran confiscado barcos, de acuerdo con CNN.

Además, el yate de un conocido oligarca ruso con el llamado "pasaporte dorado", que Malta le otorgó por invertir en el país, atracó hoy en puerto de Birgu, después de que Gobierno suspendiese la concesión de este tipo de documentos como medida sancionatoria ante la invasión por parte de Rusia a Ucrania, denunciaron los medios locales.

El gigantesco yate de 70 metros del multimillonario ruso Maxim Shubarev, presidente de Setl Group, una de las asociaciones financieras e industriales más grandes de Rusia, atracó en el puerto de Birgu este viernes por la mañana, informaron los dos principales diarios del país, Malta Today y Times of Malta.

Ni Shubayev ni su sociedad figuran actualmente en la lista de oligarcas rusos a los que se ha sancionado, pero los medios denuncian que el Gobierno podría estar protegiendo al magnate ruso, ya que en 2018 compró un pasaporte maltés gracias a inversiones en el país, una de las maneras con las que conseguir esta documentación que está siendo muy cuestionada por la Unión Europea (UE).

El yate, de nombre Polaris, con bandera de Malta, fue adquirido el pasado verano y tiene un valor de 80 millones de euros, pero no está claro si Shubarev se encuentra en la nave, que llegó a Malta desde Viareggio en Italia.

La semana pasada, el viceministro de ciudadanía Alex Muscat defendió el proyecto de obtención de la nacionalidad de Malta mediante las inversiones, insistiendo en que no son los controvertidos pasaportes dorados.

Sin embargo, el gobierno de Robert Abela cedió a la presión internacional este miércoles y dio marcha atrás, diciendo que suspendería la posibilidad de obtener este tipo de documento tanto para los rusos como los bielorrusos, mientras que sigue operativo para los solicitantes de otros países.

El presidente Joe Biden advirtió a la élite rusa en su discurso sobre el Estado de la Unión el martes por la noche: "A los oligarcas rusos y a los líderes corruptos que estafaron miles de millones de dólares a este régimen violento: no más", declaró Biden: "Nos unimos a los aliados europeos para encontrar y apoderarnos de sus yates, sus apartamentos de lujo, sus aviones privados. Vamos por sus ganancias mal engendradas".