Quiénes son los Oath Keepers, grupo extremista cuyo líder ha sido acusado por el motín del Capitolio

·4  min de lectura

El FBI detuvo al líder del grupo de extrema derecha Oath Keepers en Texas, después de que los fiscales le acusaran a él y a otros 10 miembros por su papel en los mortales disturbios del 6 de enero en el Capitolio.

Elmer “Stewart” Rhodes, de 56 años, es un exparacaidista del ejército y graduado de la Facultad de Derecho de Yale que formó el grupo extremista antigubernamental y lo lanzó en un mitin en Lexington, Massachusetts, en 2009.

Los Oath Keepers aseguran que su misión es defender los derechos de los estadounidenses frente al gobierno, y el nombre del grupo hace referencia al juramento que han hecho de defender la Constitución de EE.UU. “contra todos los enemigos, extranjeros y nacionales”.

Desde su creación, los observadores afirman que el grupo ha intentado reclutar en sus filas a miembros del ejército y de las fuerzas del orden.

En 2014, Rhodes afirmó que el grupo, que tiene capítulos repartidos por todo EE.UU., tenía 35.000 miembros que pagaban cuotas, aunque los expertos dicen que es más probable que esa cifra sea de unos 5.000.

Según el SPLC (Southern Poverty Law Center), que monitorea a los grupos extremistas, “el eje principal del mensaje del grupo afirma que el gobierno está involucrado en ataques contra sus propios ciudadanos, trabajando para despojarlos de sus libertades civiles.”

El SPLC afirma que “el grupo aboga porque los estadounidenses se preparen para un conflicto inevitable con el gobierno, almacenando bienes y suministros, participando en el entrenamiento paramilitar y trabajando para crear pequeñas redes comunitarias autosuficientes”.

Rhodes no ha ocultado su objetivo para el grupo.

“Queremos ver una restauración de la milicia en este país”, afirmó durante una aparición en el podcast God and Guns.

“Creemos que un buen primer paso es que los veteranos se levanten en cada comunidad y vayan a ayudar a formar y entrenar a los vigilantes de barrio, para que la gente vuelva a tomar en sus manos su propia autodefensa y seguridad personal”.

 (Nathan Posner/Shutterstock)
(Nathan Posner/Shutterstock)

Desde su formación, el grupo ha aparecido en una serie de incidentes de gran repercusión en EE.UU.

En abril de 2014 participaron en la protesta en el rancho de Nevada de Cliven Bundy, pero se marcharon en medio de falsas afirmaciones de que la administración Obama iba a lanzar un ataque con drones.

También se presentaron en Ferguson, Missouri, tras la muerte del negro Michael Brown, donde la policía dijo que intentaron proteger ilegalmente a los negocios locales de los alborotadores sin las debidas licencias.

Durante las elecciones de 2016, el grupo lanzó su apoyo a Donald Trump, afirmando que el presidente de un solo mandato era un aliado en la lucha contra una “élite corrupta.”

Y tras las elecciones de 2020, Rhodes impulsó las falsas afirmaciones de Trump sobre unas elecciones robadas, instando a la gente en un mitin de Stop the Steal (Detengan el robo) en Virginia a no aceptar la victoria de Joe Biden.

“¿Qué tienen ahora mismo si no es una insurrección comunista que pretende derrocar nuestra Constitución?”, declaró en el mitin.

Ahora los fiscales federales acusaron a Rhodes, quien dijo que permaneció fuera del edificio del Capitolio de EE.UU. durante la revuelta, de conspiración sediciosa por el supuesto papel del grupo en ella.

“La acusación de conspiración sediciosa alega que, tras las elecciones presidenciales del 3 de noviembre de 2020, Rhodes conspiró con sus coacusados y otros para oponerse por la fuerza a la ejecución de las leyes que rigen el traspaso del poder presidencial para el 20 de enero de 2021”, declaró el Departamento de Justicia.

“Comenzando a finales de diciembre de 2020, a través de aplicaciones de comunicaciones encriptadas y privadas, Rhodes y varios co-conspiradores coordinaron y planearon viajar a Washington, DC, en o alrededor del 6 de enero de 2021”, la fecha de la certificación del voto del colegio electoral, alega la acusación.

“Rhodes y varios co-conspiradores hicieron planes para llevar armas a la zona para apoyar la operación. Los co-conspiradores luego viajaron a través del país al área metropolitana de Washington, DC, a principios de enero de 2021”.

Es el primer caso en el que se utiliza el cargo de conspiración sediciosa en relación con el motín, y conlleva potencialmente hasta 20 años de prisión.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.