¿Quiénes eran los manifestantes que murieron en el Capitolio?

Justin Vallejo
·5  min de lectura
<p>Los manifestantes a favor de Trump, a cambio de su devoción y lealtad, una fue baleada por la policía, otro fue pisoteado por la turba, otro sufrió un infarto y otro sufrió un derrame cerebral.</p> (KUSI)

Los manifestantes a favor de Trump, a cambio de su devoción y lealtad, una fue baleada por la policía, otro fue pisoteado por la turba, otro sufrió un infarto y otro sufrió un derrame cerebral.

(KUSI)

Lo único que tenían en común los cuatro manifestantes que murieron en el Capitolio fue su amor por Donald J. Trump.

Desde California, Georgia, Pensilvania y Alabama, los partidarios de Maga pensaron que el presidente era la segunda venida de Jesús o su única esperanza de recuperar el país.

A cambio de su devoción y lealtad, una fue baleada por la policía, otro fue pisoteado por la turba, otro sufrió un infarto y otro sufrió un derrame cerebral.

Todos murieron.

Ashli Babbit, 35, de San Diego California

"Desde que se postuló para las elecciones, en 2015, ella ha estado loca por Trump", dijo el abuelo Tony Mazziott a Good Morning America . "Ella pensaba que él era la venida final del Señor, supongo".

Babbitt sirvió durante 12 años en la Fuerza Aérea, las Reservas de la Fuerza Aérea y la Guardia Nacional Aérea como aviadora Senior responsable de brindar seguridad en las bases de la Fuerza Aérea.

Los registros militares mostraron que se desplegó en Afganistán en 2005, Irak en 2006 y los Emiratos Árabes Unidos en 2012 y 2014.

Maziott describió a su nieta como una "excelente patriota"

"Estuvo en el ejército y le apasionaba todo, particularmente Donald Trump por alguna razón", dijo.

Su esposo, Aaron Babbitt, le dijo a KSWB que ella voló desde San Diego para reunirse con amigos para la protesta en Washington D.C. y fue asesinada "expresando su opinión".

"Amaba a su país y estaba haciendo lo que pensaba que era correcto para apoyar a su país, uniéndose a personas de ideas afines que también aman a su presidente y su país", dijo Babbitt.

Mazziotti dijo que a Babbit le sobreviven su esposo, cuatro hermanos, su madre y su padre.

Roseanne Boyland, 34, de Georgia

Boyland, este era el primer evento de Trump al que había asistido, dudaba en viajar a Washington D.C., pero fue a pesar de que la familia intentó disuadirla.

Había planeado "quedarse atrás", pero se sintió envalentonada por el discurso de Trump antes de ser pisoteada hasta la muerte en la Rotonda, dijo la familia a The Daily Mail , diciendo que ellos culpan al presidente.

"Ella realmente creía en Trump y eso es todo", dijeron.

"Esta fue la primera. Se suponía que ni siquiera iría... no queríamos que fuera. Se quedó atrás y luego del discurso de ayer..."

"Alguien dijo que fue pisoteada, otros dijeron que se derrumbó dentro de la Rotonda. Todavía estamos tratando de resolverlo", dijo el familiar.

El cuñado Justin Cave dijo que la 25a enmienda debería invocarse para sacar a Trump de la Casa Blanca.

"Roseanne, como mucha gente allí, era realmente una apasionada de sus creencias y tenía razón", dijo Cave. "Personalmente creo que el presidente provocó un motín que costó la vida a cuatro de sus mayores admiradores. Una de ellas resultó ser mi hermana".

Kevin Greeson, 55, de Alabama

El hijo de Greeson anunció en Facebook que su padre sufrió un ataque cardíaco durante el evento y dijo que fue él quien lo convirtió en el hombre que es hoy, según AL.com .

"Todos lo queríamos mucho", dijo Greeson.

"Siempre yendo a exposiciones de autos para apoyarme y disfrutar de los autos juntos. Él, mi hermano y yo, íbamos en motocicleta juntos y lo pasábamos muy bien. Era un gran hombre que todos extrañaremos mucho. Por favor, tengan a nuestra familia en sus pensamientos y rezos."

Viajando desde Athens, Alabama, no estaba claro si Greeson estaba en los terrenos del Capitolio cuando sufrió la emergencia médica.

Las publicaciones en las cuentas de las redes sociales mostraban al Sr. Greeson posando en fotos con rifles AR-15 y mostrando comentarios que incluían: "¡Tomemos este maldito país! Carguen sus armas y salgan a las calles".

En otro comentario publicó: "Démosles una guerra... Los demócratas no tienen armas... nosotros sí... trae tu bastón, yo traigo mis armas".

Benjamin Phillips, 50, de Pensilvania

Phillips, un programador de computadoras que fundó los sitios web de redes sociales Trumparoo y "The Scummy Democrats", le había dicho a una camioneta de partidarios de Trump que las protestas eran el primer día del resto de sus vidas.

“Para ser honesto, parece el primer día del resto de nuestras vidas”, dijo, según The Philadelphia Inquirer.

"Deberían nombrar este año Cero porque algo sucederá".

Phillips sufrió un derrame cerebral y luego murió. No estaba claro dónde estaba en el momento de la emergencia médica.

Phillips residió durante 25 años en Filadelfia antes de mudarse a Bloomsburg para cuidar a su madre que sufría de Alzheimer, dijo en una entrevista con The Inquirer, que informó que estudió informática en la Universidad de Temple.

Estaba planeando iniciar un comité de acción política (Pac) y establecer una red de sitios de noticias conservadores, diciéndole al medio en el camino hacia la manifestación que debe haber más espacios sin censura para voces como la suya.

“Visualizo toda una red de redes sociales de nicho basadas en intereses. No necesitas Twitter y Facebook, nos odian. No nos necesitan allí ".

Su ex esposa, Nicole Mun, le dijo a The New York Daily News que le sobreviven dos hijos adolescentes.

"Puedo confirmar que estuve casada con Benjamin Philips de 1999 a 2004. Desde nuestro divorcio en 2004, no hemos tenido ninguna relación más allá de discutir ocasionalmente el cuidado de nuestros dos hijos adolescentes", escribió. “Mientras mis hijos están afligidos y procesando los impactantes eventos de ayer, solicito respetuosamente privacidad”.