¿Quiénes son Isis-K? Despiadado grupo terrorista detrás de algunos de los ataques más horribles de Afganistán

·5  min de lectura

Durante las batallas campales en las que los talibanes lucharon contra las fuerzas del gobierno afgano y sus patrocinadores estadounidenses en la provincia de Nangarhar, ambos bandos ocasionalmente dejaron de lado sus diferencias y enfocaron su poder destructivo en un enemigo común: Isis, que había reunido a combatientes de todo el mundo y se había escondido entre las imponentes montañas a lo largo de la frontera entre Pakistán y Afganistán.

Eso fue hace varios años y vencer la amenaza que representa la rama local de Isis para todo el sur de Asia se convirtió en un gran impulso para el acuerdo finalmente alcanzado entre Washington y los talibanes.

Isis-K ahora se ha atribuido la responsabilidad del atentado terrorista frente al aeropuerto Hamid Karzai de Kabul, que dejó al menos 60 muertos, incluidos niños, y se sumó al caos y la desesperación en Afganistán en vísperas de la retirada final de las fuerzas internacionales del país, después de casi 20 años de esfuerzos fallidos de estabilización y construcción del Estado.

"Lo principal que indica es que, incluso ahora que el portavoz de los talibanes ha estado diciendo que la guerra ha terminado, esto realmente muestra que el terrorismo todavía prevalece mucho en Afganistán y seguirá prevaleciendo bajo este régimen talibán", dijo Viraj Solanki, investigadora del sur de Asia en el Instituto Internacional de Estudios Estratégicos de Londres. "Las vidas de civiles afganos seguirán amenazadas".

Declarada en 2015 y llamada formalmente Estado Islámico en la provincia de Khorasan, se cree que la rama de Isis en el sur de Asia, ha sido responsable de algunos de los ataques más horribles en Afganistán, incluidos los bombardeos de mezquitas e instituciones chiítas que han agravado la desconfianza sectaria en el país.

También ha atacado dentro de Pakistán, combatiendo a las fuerzas gubernamentales y a miembros de la minoría sufí del país. Los afiliados de Isis fueron responsables del peor ataque terrorista de la historia en Sri Lanka, cuando ocho suicidas llevaron a cabo una serie de ataques coordinados que mataron a más de 250 personas en abril de 2019.

Los expertos han descrito a la rama Khorasan de Isis como un grupo convergencia de al menos una docena de facciones militantes que ocasionalmente cooperan entre sí a través de las fronteras.

"Varias similitudes y distinciones en la naturaleza y el momento de los ataques de ISK en ambos países indican que su actividad está coordinada en toda la región de AfPak en gran medida", dijo un informe de 2018 escrito por Amira Jadoon para el Centro de Combate del Terrorismo de West Point.

Leer más: Excursionista sobrevive al ataque de un oso en Alaska

El grupo tiene entre 2 mil y 5 mil combatientes, la mitad de los cuales provienen de fuera del sur de Asia, atraídos a la región por el atractivo de la yihad violenta. Está dirigido por un ex comandante talibán llamado Shahab al-Muhajer, un ex miembro de la red Haqqani de los talibanes vinculada a Al Qaeda, que ahora, irónicamente, está parcialmente a cargo de la seguridad de Kabul.

El Isis original se formó como una rama de al-Qaeda que finalmente dominó a su predecesor en Irak y Siria, estableciendo un califato autoproclamado que se extendió por una gran franja de territorio en todo el Levante.

Pero el sur de Asia, que contiene más musulmanes que el Medio Oriente y el norte de África juntos, siempre estuvo en la mira del grupo. Abu Bakr al-Baghdadi, el difunto yihadista que fundó el califato, identificó a Afganistán, Pakistán e India como objetivos de las ambiciones del grupo. Sus palabras y los primeros éxitos del califato inspiraron movimientos de franquicia en todo el mundo, incluida la rama del sur de Asia, que ha demostrado ser enormemente eficaz a pesar de las pérdidas sufridas por el liderazgo central de Isis en Irak y Siria.

"Este es un grupo que mantiene sucursales desde el norte de África hasta el sureste de Asia, pero Afganistán es el más poderoso", dijo Colin Clarke, director de políticas e investigación de Soufan Group, una consultora de seguridad con sede en Washington. Desde el momento de su formación, la filial de Isis en el sur de Asia ha ido acumulando fuerza a medida que ha aumentado la letalidad de sus ataques, a pesar de los persistentes ataques aéreos estadounidenses y los enfrentamientos con las fuerzas afganas, así como los ataques de los talibanes.

Mientras que otros grupos yihadistas de todo el mundo aplaudieron la victoria de los talibanes sobre el gobierno de Kabul y los elogiaron por aparentemente derrotar a una fuerza de la OTAN liderada por Estados Unidos, Isis maldijo a los nuevos amos de Afganistán como embaucados de Washington. "Los talibanes son simplemente un movimiento político que usa el manto del Islam", escribió un partidario de Isis en la plataforma de mensajería Telegram. Incluso con el anuncio de la retirada de Afganistán de Estados Unidos, continuó reclamando ataques discretos contra los bastiones de los talibanes. Pero de repente los ataques cesaron hace unos 10 u 11 días, dijo Clarke. Su preocupación era que el grupo estaba planeando algo grande.

“Llevar a cabo un ataque complejo como este requiere tiempo, planificación y entrenamiento”, dijo. “Este no fue solo un ataque común y corriente. Hubo múltiples bombas suicidas y hombres armados involucrados".

El ataque al aeropuerto de Kabul podría marcar la pauta para el futuro de Afganistán de la misma manera en que el bombardeo de 2003 del complejo de las Naciones Unidas en Bagdad, ensombreció las perspectivas de Irak. Desde que asumieron el control de facto del país, los talibanes se han acercado a China, Turquía, Irán y Rusia, en un esfuerzo por atraer inversiones, experiencia técnica y ganar legitimidad internacional. Pero la persistencia de Isis en Afganistán podría socavar esos esfuerzos. El ataque también podría atraer nuevos reclutas de Isis, lo cual ayudaría a que el grupo crezca y por lo tanto, agotaría cualquier esfuerzo incipiente para crear un gobierno sostenible en Afganistán. "Va a ser un estímulo para Isis-K", dijo Clarke.

“El éxito es sexy. Cuando tienes un ataque como este llama la atención y nuevos luchadores. El impacto político y psicológico es tremendo. No se me ocurre otro ataque que pueda tener un impacto tan grande".

Relacionados

¿Cuál es la relación entre los talibanes e Isis?

Afganistán: Isis se atribuye la responsabilidad de ataque al aeropuerto de Kabul en el que murieron al menos 22 personas

Niño rescatado de ISIS habla del “alivio” de estar en casa

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.