¿Quiénes serán los herederos de la fortuna de Raffaella Carrà?

·4  min de lectura
Raffaella Carrà murió el 5 de este mes, a los 78 años
Raffaella Carrà murió el 5 de este mes, a los 78 años

ROMA.- Raffaella Carrà nunca se casó ni tuvo hijos. Por eso, a una semana y dos días de su muerte, el 5 de julio pasado, a los 78 años -por un cáncer que la aquejaba desde hace tiempo-, desencadenó lo que los medios italianos han bautizado “el misterio” sobre su herencia.

Híperreservada durante su vida, tanto es así que muchos romanos desconocían que la “star” vivía en el norte de esta capital, en un normal condominio de la Vía Nemea, se cree que Raffaella, que era muy organizada, dejó escrita su voluntad en un testamento aún no desvelado.

Raffaella Carrà
Raffaella Carrà

Además de sus inversiones inmobiliarias, los herederos de Carrà deberán gestionar su mayor activo: su catálogo musical, que experimenta un crecimiento exorbitante el popularidad en Europa tras su muerte

Se especula que los principales herederos de una fortuna estimada en millones de euros serán sus sobrinos, Matteo y Federica Pelloni, hijos de su hermano Renzo, quien murió en 2001 justo cuando ella conducía el festival de San Remo y a los que ella crió como una madre. Aunque podría haber golpes de escena, como una donación a entes benéficos o la inclusión de otros beneficiarios.

La edición española de la revista Marie Claire, por ejemplo, no excluyó que en el testamento puedan incluirse las tres hijas del autor televisivo Gianni Boncompagni, el primer gran amor de la gran bailarina y conductora.

En el testamento también podría aparecer su segundo amor durante 16 años, el coreógrafo Sergio Iapino. Aunque la relación sentimental había concluido, seguían siendo íntimos amigos, tanto es así que fue él quien anunció, el lunes de la semana pasada la muerte de Raffaella y fue él quien se encargó de que se ejecutaran sus últimos deseos.

Considerada en Italia una verdadera institución, “la” reina de la televisión, ícono gay y amada incondicionalmente por todos, por su talento, alegría, frescura y perfil bajo, también hay preguntas en verdad sobre si existe un testamento, si es que lo hizo, o no.

“Pero justamente en virtud del hecho de que la herencia de Raffaella Carrà es millonaria, existe la convicción entre quienes trabajan en el mundo del espectáculo, que la conductora y cantante sí haya preparado un testamento -escribió el sitio Il Sussidiario-. Al momento el patrimonio total no ha sido calculado, pero no sólo está compuesto por sus propiedades sino también por los ingresos derivados por los derechos de sus canciones”, agregó.

Velorio de Raffaella Carrá
Gregorio Borgia

Aunque nadie lo ha podido confirmar, también existe la posibilidad, consignada por Marie Claire, de que la herencia dorada de Raffaella Carrà termine en beneficencia. Algo que causará gran clamor, pero que tampoco sorprendería vista la generosidad que siempre ostentó la actriz, siempre atenta a los más débiles. De hecho trascendió que poco antes de morir, la diva de melena rubia que también era idolatrada en España, la Argentina y América latina, donó un inmueble de 160 metros cuadrados que tenía en la localidad balnearia de Porto Santo Stefano, en el Argentario (en la Toscana), a la Confraternita della Misericordia, una organización benéfica que da asistencia médica a discapacitados y necesitados.

Fiel reflejo de una vida personal marcado por la reserva y el perfil bajo, Raffaella nunca hablaba de dinero, ni ostentaba tenerlo. Al margen de un departamento en Roma, en el barrio de Vigna Clara, tenía una villa en la zona balnearia antes mencionada de la Toscana, en el corazón del Monte Argentario, inmersa en el verde de Cala Piccola, muy cerca de Porto Santo Stefano. También tenía otra propiedad, más pequeña, en la comuna de Montalcino (famosa por el vino homónimo), en la provincia de Siena. A esto se suma un patrimonio no evaluado, pero de varias cifras, porque la conductora estaba comprometida en diversas operaciones humanitarias en todo el mundo, entre las cuales se contaban adopciones a distancia.

Raffaella Carrà adoraba a los niños –en la capilla ardiente en la que se la despidió se destacaba una foto de ella con varios bebes desnudos de diversas razas- y había confesado que le hubiera encantado tener uno. Durante su romance con Sergio Japino, no obstante, se dio cuenta que no podía. “Un hijo no se puede programar como un espectáculo de TV o un concierto. Tenía treinta años y mis jornadas pasaban rápidamente entre ensayos, entrevistas, show y música... (...) Sin embargo, cuando le conté a Sergio mi deseo de tener un hijo, los dos enloquecimos de alegría. Pero fue una felicidad breve, los meses pasaban y el niño no llegaba. Fui al ginecólogo para un control e hice un descubrimiento amargo: era demasiado tarde. El médico me dijo: Raffaella, tenés que resignarte, tu físico ya no te permite enfrentar un embarazo”, confesó Raffaella.

Pese a esto, los miles de fans que la despidieron la semana pasada en esta capital, coincidieron en definir a la artista como una “segunda madre”, la “mamá de todos”. Y habrá que esperar para saber cuál fue su voluntad en el testamento y cómo se resuelve el misterio de su herencia.

También te puede interesar...

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.