"Querétaro es un estado panista, una tendencia difícil de revertir"

·4  min de lectura

QUERÉTARO, Qro., abril 14 (EL UNIVERSAL).- "Yo creo que al final, la elección no se va a cerrar" sino que ganará Mauricio Kuri la gubernatura debido a que "Querétaro es un estado panista", factor que además se suma a los notorios conflictos internos que hay en Morena tras la designación de candidatos y también a un posible desencanto que ya se observa en el trabajo realizado por el gobierno federal de Andrés Manuel López Obrador. Lo anterior lo señaló la directora de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPS) de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), Marcela Ávila-Eggleton.

En entrevista con este diario, la académica refiere que en la intención de voto de esta contienda se encuentra en primer lugar el panista Mauricio Kuri y en segundo Celia Maya de Morena; en tercero está Abigail Arredondo del PRI, mientras que los restantes siete candidatos, junto con los partidos que representan, luchan en la competencia por mantener su registro electoral. Mauricio Kuri aventaja a Celia Maya en intención del voto, dice encuesta Las tendencias de intención del voto, tal como se esperaba, dijo, han marcado una delantera del candidato del PAN, Mauricio Kuri, seguido de Celia Maya del Morena.

"Hay encuestas que marcan desde un 2 a 1 a favor del panista, y las más cerradas dice que Kuri lleva a favor entre siete u ocho puntos de diferencia", dijo al referirse a todos los sondeos electorales hasta ahora publicados. Esta elección la de 2021, con los candidatos ya referidos, explicó, marca una reconfiguración de las fuerzas dominantes, pues recordó que en la carrera por la gubernatura que se dio hace seis años, "se tuvo una elección bastante cerrada entre el PRI y el PAN y ahora el PRI se encuentra en un muy lejano tercer lugar, de acuerdo con lo que marcan todas las encuestas publicadas, mientras que el resto de los partidos que compiten no tienen juego".

Querétaro, subrayó, es una entidad en donde al PAN le ha ido bien en las últimas elecciones, pues refirió que en los comicios presidenciales de 2018 donde Morena, empujado por Andrés Manuel López Obrador, ganó en muchos estados, "en esta entidad, en las elecciones municipales, no le fue mal al PAN". "Querétaro es un estado panista, tan lo es que, en 2009 cuando perdió la elección de gobernador frente al PRI, Acción Nacional mantuvo una fuerza importante en diputados federales, locales y ayuntamientos, entonces esto es una tendencia difícil de revertir".

Adicional a ello, Ávila-Eggleton observa en Querétaro "un descantó de muchas personas que en 2018 votaron por la coalición encabezada por Morena tanto en la elección presidencial como por los distintos cargos locales que se eligieron". Esta elección a realizar el próximo 6 de junio en donde además de renovar al gobernador, 25 espacios en el Congreso local y 18 ayuntamiento, dijo se verá cual es la real fuerza de Acción Nacional en Querétaro que competirá frente a los resultados mostrados por el gobierno federal.

También recordó que, a nivel local, se observan conflictos internos Morena debido a que el proceso de elección de candidatos generó problemas, factor que también apuntó, contribuirá para poner difícil la posibilidad de Celia Maya revierta las tendencias de todas las encuestas que la colocan en segundo lugar. "Y pese a que Querétaro es de los estados en donde menos conflictos internos hubo en Morena, si vemos que hubo una inconformidad de un grupo por la designación de Celia Maya debido a que esperaban que la candidatura a gobernador se le diera al exrector de la UAQ, Gilberto Herrera".

Para que alcance un repunte Celia Maya en la intención del voto, dijo que la abanderada morenista, "debe despegarse una poco de la figura del presidente López Obrador, porque aquí considero que en Querétaro el resultado final dependerá de la aprobación o no de López Obrador, pero eso se ve difícil, porque Celia no se ha despegado de López Obrador, aunque por otro lado no vemos a una Celia que sola le alcance para ganar". En esta ocasión, dijo, se observa a un PRI en Querétaro bastante debilitado que mantiene una presencia importante con su voto duro, "pero no veo que pudiese recuperarse mucho en lo que falta de la campaña". Agregó que los restantes siete competidores se encuentran en nivel de "perder el registro a nivel local".