Quemados por el sol: las tierras altas de Bolivia sufren bajo los feroces rayos ultravioleta

·2  min de lectura
Las tierras altas de Bolivia sufren los feroces rayos ultravioleta

Por Mónica Machicao

LA PAZ, 2 nov (Reuters) - La ciudad boliviana de La Paz ha sido golpeada por una ola de calor inusual, con niveles de radiación ultravioleta (UV) fuera de lo común, exacerbados por niveles extraordinariamente bajos de cobertura de nubes que algunos expertos vinculan al cambio climático.

Los niveles de radiación ultravioleta han llegado, en ocasiones en las últimas semanas, a 21 en una escala que normalmente solo sube hasta 20. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), un índice ultravioleta de 11 se considera "extremo", y se advierte a las personas que eviten la exposición al sol.

"El sol está quemando. Ya no es normal", dijo Segundina Mamani, residente de La Paz, mientras la gente de la ciudad ubicada a 3.600 metros sobre el nivel del mar trataba de mantenerse fresca comiendo hielo y manteniéndose en las sombras.

Las regiones andinas de gran altitud de América del Sur pueden ser afectadas por algunos de los niveles más peligrosos de radiación UV en el mundo, con números que a veces han alcanzado cifras récord de más de 40 en el índice.

"Literalmente en estos cinco días nos hemos cocinado en la ciudad de La Paz", dijo Juan Pablo Palma, funcionario de gestión de riesgos del gobierno municipal.

Mientras líderes mundiales se reúnen en Glasgow para la conferencia climática de la COP26 en medio de advertencias sobre el cambio climático, algunos científicos bolivianos dijeron que los cambios en los patrones de lluvia estaban agudizando los efectos de la radiación UV al reducir la cobertura de nubes.

"Hemos confirmado en realidad lo que muchos dicen: que la época de lluvias puede traer la misma cantidad de lluvia, pero en un periodo más corto", dijo Luis Blacutt, investigador del laboratorio de física atmosférica en La Paz, quien ha hecho modelos de cambio climático para estudiar la tendencia.

Mientras que algunas lluvias aliviaron el calor esta semana, el laboratorio espera que los altos niveles de UV duren al menos otra semana en noviembre.

"Eso quiere decir que el desarrollo de la nubosidad se retrasa, el ingreso de radiación ultravioleta se nota más. Ahora que hay ausencia de nubes, tenemos un ingreso de una gran cantidad de radiación ultravioleta que afecta a la población en general", explicó Blacutt.

(Reporte de Monica Machicao, Sergio Limachi, Santiago Limachi y Nina Lopez. Traducido por Daniel Ramos, editado por Eliana Raszewski)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.