Sola y quemada luce la casa donde inicio el ataque "El Chueco"

·1  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, junio 23 (EL UNIVERSAL).- En Cerocahui, la casa de la familia Berrelleza Rábago está sola, quemada y semidestruida.

Este fue el sitio donde el lunes, alrededor de las 13:00 horas, José Noriel Portillo Gil, "El Chueco", llegó a buscar a Paul y a su hermano Armando, con quienes había tenido una disputa por un partido de beisbol.

De acuerdo con la reconstrucción de los hechos de la Fiscalía General del Estado de Chihuahua, "El Chueco" disparó a Paul y se llevó a ambos hermanos, posteriormente prendió fuego a la casa.

En un recorrido realizado por EL UNIVERSAL se observó que el domicilio, ubicado a unos 10 minutos de la iglesia de Cerocahui, se encuentra sin protección de ningún tipo.

El techo de lámina de la vivienda colapsó y la puerta estaba abierta. Adentro quedaron un par de ollas tiradas en el suelo, mucha ceniza, pero no hay nada más.

De acuerdo con las autoridades de Chihuahua, los hermanos Paul y Armando se encuentran en calidad de desaparecidos.

Después del ataque en este sitio, "El Chueco" se dirigió a un hotel del centro de la comunidad, donde privó de la libertad al guía de turistas Pedro Palma, quien en un intento por escapar buscó refugio en la iglesia, donde el delincuente lo mató junto con los padres Javier Campos y Joaquín Mora.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.