La quema de un Corán dejó a Suecia con un pie afuera de la OTAN

Rasmus Paludan quema el Corán fuera de la embajada turca el 21 de enero de 2023 en Estocolmo, Suecia
Rasmus Paludan quema el Corán fuera de la embajada turca el 21 de enero de 2023 en Estocolmo, Suecia - Créditos: @jonas gratzer

ESTOCOLMO-. El compromiso de Suecia y Finlandia sobre una incorporación conjunta a la Alianza Militar quedó sucumbida tras las protestas de un activista antiislam y grupos prokurdos durante el fin de semana en Estocolmo, que terminaron en la quema de un Corán, el libro sagrado del Islam.Turquía aplazó hoy indefinidamente la reunión prevista a inicios de febrero sobre la adhesión de los dos países nórdicos, según informaron los medios turcos, citando fuentes diplomáticas.

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, había advertido ayer a Suecia que no espere apoyo a su candidatura de entrada a la a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), a partir de esos sucesos.

“Suecia no debe esperar un apoyo de nuestra parte para la OTAN. Si ustedes no respetan las creencias religiosas de la República de Turquía o de los musulmanes, no recibirán ningún apoyo de nuestra parte”, declaró el mandatario turco.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan
El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan

El ministro de Relaciones Exteriores de Finlandia hizo declaraciones hoy que pareciesen sugerir que su país podría tener que ingresar a la OTAN por su cuenta. “Todavía tenemos que evaluar la situación si resulta que la solicitud de Suecia se estanca durante mucho tiempo”, dijo el jefe de la diplomacia finlandesa, Pekka Haavisto, a la televisora pública YLE.

La posible separación del dúo

La histórica solicitud de Suecia y Finlandia surge a raíz de la guerra en Ucrania, cuando ambas potencias anunciaron en paralelo su intención de abandonar su estatus militar de no alineación y pasar a formar parte de la Alianza Militar.

Para ingresar, se necesita de la aprobación de todos los miembros del grupo, incluyendo Turquía, que hasta el momento ha bloqueado la ampliación, alegando que Suecia, en particular, debe tomar medidas contundentes contra los insurgentes kurdos exiliados allí y a sus simpatizantes.

Otro país renuente a la ampliación de la alianza es Hungría, que en noviembre de 2022 confirmó que no completaría el proceso de ratificación para su incorporación a la OTAN hasta mínimamente principios de 2023.

Hasta ahora, Suecia y Finlandia se habían comprometido a entrar a la alianza juntas, pero las palabras de Haavisto parecían sugerir que su país podría estar considerando seguir adelante sin su vecino nórdico.

El ministro de Exteriores de Finlandia, Pekka Haavisto, habla con reporteros a su llegada a una reunión de cancilleres de la Unión Europea, en el edificio del Consejo de Europa, en Bruselas, el 23 de enero de 2023. (AP Foto/Virginia Mayo)
El ministro de Exteriores de Finlandia, Pekka Haavisto, habla con reporteros a su llegada a una reunión de cancilleres de la Unión Europea, en el edificio del Consejo de Europa, en Bruselas, el 23 de enero de 2023. (AP Foto/Virginia Mayo)

Estamos en contacto con Finlandia para averiguar lo que quiere decir realmente”, dijo el ministro de Exteriores sueco, Tobias Billstram, en un comunicado a The Associated Press. “Suecia respeta el acuerdo entre Suecia, Finlandia y Turquía acerca de nuestra membresía en la OTAN. Lo hemos hecho hasta ahora y seguiremos haciéndolo”.

Movilizaciones complicaron el proceso

En un memorando de entendimiento firmado por las tres naciones en una cumbre de la alianza el año pasado, Estocolmo y Helsinki se comprometieron a no respaldar a los grupos insurgentes kurdos y a levantar los embargos de armas que decretaron contra Ankara tras su incursión en el norte de Siria en 2019.

Las movilizaciones prokurdas y antiturcas en la capital sueca complicaron el proceso. El sábado, un activista de ultraderecha danés protestó en el exterior de la embajada turca en Estocolmo, donde quemó un Corán. Más tarde en el día se celebró otra manifestación prokurda.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El gobierno sueco ha tratado de distanciarse de esos actos al tiempo que insiste en que están amparados por la libertad de expresión del país.

Turquía respondió con enojo a las protestas, cancelando la visita que tenía prevista el ministro de Defensa de Suecia a Ankara. Además, hubo protestas en el exterior de las misiones diplomáticas suecas tanto en la capital turca como en Estambul.

En respuesta a la quema en Suecia, miles de turcos salieron a manifestarte en contra. Algunos lograron amontonarse frente la embajada sueca y quemaron la bandera del país. También hubo protestas en otros países islámicos. En tanto, en Holanda, otro extremista de derecha quemó un Corán hoy en una movilización contra Turquía.

La reacción de EE.UU. y de la OTAN

El secretario general de la OTAN criticó la actitud del presidente turco, que amenazó con bloquear la adhesión de Suecia a la Alianza Atlántica después de la quema del ejemplar del Corán en Estocolmo.

“La libertad de expresión, la libertad de opinión es un bien precioso, en Suecia y en todos los otros países de la OTAN. Y es por eso que estos actos inapropiados no son automáticamente ilegales”, declaró Jens Stoltenberg en una entrevista en la televisión alemana Die Welt, condenando la posición del jefe de Estado turco, Recep Tayyip Erdogan, a propósito de Suecia.

”Quemar libros que son sagrados para muchos es un acto profundamente irrespetuoso”, dijo a los periodistas el vocero del Departamento de Estado de los Estados Unidos, Ned Price, que lo calificó de “repugnante” y “abyecto”.

Price dijo que la quema fue obra de “un provocador” que “puede haber buscado deliberadamente distanciar a dos socios cercanos nuestros: Turquía y Suecia”. “Pudo haber querido deliberadamente tener un impacto en las negociaciones en curso sobre el ingreso de Suecia y Finlandia a la OTAN”, estimó Price.

No obstante, el vocero defendió la posición de Suecia, en nombre de la “libertad de asociación” porque un acto “puede ser lícito y horrible al mismo tiempo”.

Agencias AFP y AP