¿Qué podemos esperar del otoño para la economía? Los expertos hablan

·3  min de lectura

Desde el pasado febrero la inflación no ha hecho más que subir: productos de primera necesidad, luz, energías y combustibles son los bienes y servicios en los que más se han notado el incremento de precios y lo peor de todo, es que los expertos no auguran un futuro mucho mejor. Lejos de amainar, esos malos augurios amenazan con proliferar y los propios datos lo demuestran, pues la inflación se situó en julio en el 10,8%, la cifra más elevada en 38 años y a pesar de la caída del precio de los carburantes, los precios parecen no tener techo.

Precisamente, bajo esta situación, el Gobierno ha lanzado planes que no parecen estar surtiendo el efecto esperado en los precios y a esto se suma un posible corte del suministro energético. Por todo ello, la mayoría de expertos indican que España está a las puertas de una recesión. El país lleva todo este año en estanflación y por ahora, no hay ningún indicador que nos haga presagiar un repunte de la actividad económica.

También de interés:

La cesta de la compra continúa encareciéndose. Foto: Getty Creative.
La cesta de la compra continúa encareciéndose. Foto: Getty Creative.

Aumento de los precios

Aunque es evidente que la cesta de la compra se ha encarecido un 15%, esta situación podría volverse todavía peor. El presidente de Madrid Foro Empresarial, Hilario Alfaro, indicó que el otoño va a ser ‘bastante más duro de lo que pensamos’. En cambio, algunas organizaciones del sector esperan que esta realidad llegue un poco más tarde. En este sentido, el Consejo de Economistas prevé que esta recesión llegue en el cuarto trimestre de este año y el primero de 2023. La organización decidió recientemente mantener su estimación de crecimiento del PIB en el 3,9% en 2022 y calcula un crecimiento en el entorno del 1,7%-1,8% para 2023.

El estudio realizado por CaixaBank no descarta la recesión, pero tampoco lo contempla dentro de su escenario base. En el caso de elaborado por Mapfre, este detecta un “aumento de las señales sobre una posible recesión”, calculado en el peor escenario que considera que la guerra se alarga más allá de este año y empeora el PIB español. En concreto, un aumento del PIB del 3,6% en 2022 y una caída del 2,5% en 2023.

‘No habrá recensión’

Desde Funcas y desde la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) descartan la recesión. El Ejecutivo también mantiene dicha posición y reitera que los organismos nacionales e internacionales prevén para España un crecimiento superior al 4% este año y al 2% el año que viene. Además, el Gobierno prevé una rebaja del PIB para 2023 de ocho décimas, del 3,5% de crecimiento al 2,7%.

Otoño complejo

A pesar de esta última posición, parece casi evidente que este otoño va a ser complicado por numerosos motivos: la inflación, el estancamiento y por la tendencia recesiva de la economía y el crecimiento de los tipos de interés, a lo que se sumas las posibles movilizaciones que anuncian los sindicatos por estas circunstancias. También complicado por una situación internacional altamente volátil, con una guerra que se ha enquistado y de la que no se vislumbra final posible, y en la que Putin juega como su mejor baza romper la unidad de acción de los países europeos arruinando sus economías negándoles el suministro de combustible.

Laotracaradelamoneda

IDNET Noticias

También te puede interesar...

VIDEO: Así se recuperan los datos de las tarjetas de memoria que parecen no tener solución