“Nos quedaremos”: empresas de turismo cortan la 9 de Julio por tiempo “indefinido”

Belisario Sangiorgio
·3  min de lectura
Protesta de empresas y agencias de turismo en la avenida 9 de julio
Protesta de empresas y agencias de turismo en la avenida 9 de julio

Agencias y empresas de turismo de Buenos Aires interrumpen hace casi dos días el tránsito en la intersección de las avenidas San Juan y 9 de Julio. Y a pesar de que explican que se trata de un corte programado y necesario porque, aseguran, atraviesan una situación de emergencia, hace 48 horas es prácticamente imposible circular en este punto neurálgico de la Capital, ubicado en los alrededores de la estación Constitución.

Además de su caracter imprevisto, este corte tiene la particularidad de que une a transportistas, empleados y empresarios en un mismo reclamo: igualar sus condiciones con empresas de buses de larga distancia, y así continuar trabajando como el resto del sector turístico, realizando viajes y excursiones. Es decir, piden las mismas reglamentaciones para operar que las empresas de colectivos que salen desde Retiro, o inclusive de las empresas aéreas, que operan con restricciones, pero aún persisten en actividad.

Protesta de choferes de micros de larga distancia sobre la Avenida 9 de julio en contra de las nuevas restricciones por la segunda ola de coronavirus
Tomás Cuesta


Protesta de choferes de micros de larga distancia sobre la Avenida 9 de julio en contra de las nuevas restricciones por la segunda ola de coronavirus (Tomás Cuesta/)

Protesta de empresas y agencias de turismo en la avenida 9 de julio
Protesta de empresas y agencias de turismo en la avenida 9 de julio


Protesta de empresas y agencias de turismo en la avenida 9 de julio

Tomando mate junto a su compañero en un bus, una trabajadora del sector, Carmen Leiva, dijo a LA NACIÓN: “Es un reclamo válido. No nos gusta estar acá. Sabemos que generamos una molestia. Pero no pedimos que nos regalen nada. Sino que exigimos poder trabajar”.

En esa línea se manifestó también Roberto Otero, dueño de una empresa de turismo, quien confirmó que este corte está compuesto mayoritariamente por autoconvocados que no se encuentran agrupados ni en cámaras ni en sindicatos. “Es una situación compleja y buscamos que el corte no sea traumático, por eso coordinamos con la policía. Nos quedaremos de forma indefinida”, aseguró Otero, mientras cocinaba unas hamburguesas para todos los asistentes a la protesta.

Otero reclamó también asistencia económica del Gobierno para las PYME turísticas. Indicó, en ese sentido, que están abiertas las conversaciones con el ministerio de Turismo y Deporte de la Nación, cuyo titular es Matías Lammens. Aunque aún no arribaron a ninguna solución, explican, por estas horas se esp

Protesta de choferes de micros de larga distancia sobre la Avenida 9 de Julio en contra de las nuevas restricciones por la segunda ola de coronavirus
Tomás Cuesta


Protesta de choferes de micros de larga distancia sobre la Avenida 9 de Julio en contra de las nuevas restricciones por la segunda ola de coronavirus (Tomás Cuesta/)

eran novedades.

Protesta de empresas y agencias de turismo en la avenida 9 de julio
Protesta de empresas y agencias de turismo en la avenida 9 de julio


Protesta de empresas y agencias de turismo en la avenida 9 de julio

Corte llevado a cabo por choferes de larga distancia protestando en contra de las medidas restrictivas debido a la pandemia
Tomás Cuesta


Corte llevado a cabo por choferes de larga distancia protestando en contra de las medidas restrictivas debido a la pandemia (Tomás Cuesta/)

Por otro lado, dos conductores de buses de empresas de turismo llamados Orlando Peña y Diego Carroldi confirmaron que, en un corte hermanado en sus fundamentos con este de la avenida 9 de julio, pero sobre la Ruta Nacional 7, en San Luis, tres manifestantes fueron detenidos. “Buscan ejemplificar para frenar el reclamo del sector”, dijo Carroldi. Y Peña agregó: “Siento que están cortando mi libertad de trabajar”.

Si bien el corte en la avenida es notable, también configura una escena ya común del microcentro y no termina por extenderse a las redes de subte. Ni configura un grave problema en la circulación de colectivos locales. El calor agitaba el malestar, con motociclistas que cruzaban la calle a pie para evitar el piquete, automovilistas enojados, personas que llegaban al trabajo y dos patrulleros que controlaban la situación para que no haya desbordes. Solo unos pocos agentes de tránsito intentaban ordenar el caos.