Cómo queda distribuido el poder en el nuevo Consejo de la Magistratura

·2  min de lectura
Los consejeros Diego Molea y Gerónimo Ustarroz, del bloque oficialista del Consejo de la Magistratura
silvana colombo

Con las designaciones del camporista Martín Doñate y la radical Roxana Reyes, el Consejo de la Magistratura tiene ya la composición de 20 miembros necesaria para volver a la integración que ordenó la Corte Suprema en su fallo de diciembre pasado.

Juntos por el Cambio anunció que objetará en la Justicia el nombramiento de Doñate como representante de la “segunda minoría” del Senado. Sostiene que se trató de una maniobra ilegal de Cristina Kirchner.

Germán Martínez: “No estoy de acuerdo con la designación de Reyes firmada por Massa”

Con la conformación actual, ni la oposición ni el oficialismo tienen por sí solos los votos necesarios para elegir ni para suspender jueces . Serán necesario acuerdos (o consejeros que cambien sus actuales alineamientos) para que esas decisiones, las más importantes que toma el Consejo, se destraben.

En principio, la oposición tampoco tendría los dos tercios si Doñate fuera reemplazado por Luis Juez (Pro), si bien la oposición seguiría creciendo en poder.

Para el quorum, son necesarios 12 votos de los 20. El kirchnerismo, si no pierde a nadie en sus filas, sumando a la abogada María Fernanda Vázquez y posiblemente a la académica Pamela Tolosa -en la oposición la cuentan con el oficialismo-, además de a Doñate, estaría en condiciones de bloquear el funcionamiento del Consejo. Habiendo accedido a enviar a los representantes del Congreso, es posible que decida, no obstante, aportar los votos necesarios para que el Consejo sesione.

De todos modos, el oficialismo conservaría su poder de bloqueo. Ninguna terna podría ser aprobada ni ningún juez sometido a juicio político sin el voto de alguno de los kirchneristas o sus aliados. Esas decisiones requieren dos tercios de los miembros presentes en el plenario; si estuvieran todos, 13 votos.

Es decir que el oficialismo podría bloquear con ocho. Cuenta como votos propios los del representante del Poder Ejecutivo, Gerónimo Ustarroz; los legisladores Vanesa Siley, Mariano Recalde, María Inés Pilatti de Vergara y Doñate; el académico Diego Molea, el juez Alberto Lugones y la abogada Vázquez. Ocho. Con Tolosa serían nueve. Y es una incógnita cómo se posicionará Graciela Camaño.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.