Quechua en Perú: por qué es polémico su uso si es una lengua oficial en el país

·5  min de lectura
Niños en Perú
Niños en Perú

Un nuevo elemento de discordia se sumó recientemente al crispado clima político peruano.

Cuando el primer ministro Guido Bellido se dirigió en las lenguas quechua y aymara a los congresistas en la sesión del 26 de agosto en que les pedía la confianza para su nuevo gobierno, provocó gritos de protesta y reproches desde la bancada opositora.

La presidenta de la Cámara, María del Carmen Alva, le pidió que redujera su intervención en las lenguas originarias y usara el español. "Se acordó con la mesa que usted lo iba a traducir", le dijo, y añadió: "Los demás no le entendemos".

Bellido, finalmente, completó su mensaje en español, no sin antes recordar que la Constitución peruana reconoce la oficialidad de las lenguas originarias del país y que muchos peruanos no entienden ni hablan el español.

"Cuando nosotros no hablamos el quechua, y nuestros hermanos no hablan castellano y solo hablan quechua, estamos prácticamente dejándolos de lado".

El episodio provocó una gran polémica en los medios peruanos y en las redes sociales, entre quienes creían que Bellido debía poder expresarse en quechua y quienes pensaban que debía hacerlo en español. ¿Por qué?

Cuál es la situación del quechua en Perú

Compartida con otros seis países de América Latina, el quechua es la lengua originaria más hablada de Perú, seguida por el aymara.

Según las cifras del censo de 2017, cerca de cuatro millones y medio de peruanos tienen como idioma materno una lengua originaria y un 13,6% de la población tiene el quechua como primera lengua.

Indígenas peruanos reciben indicaciones en un centro de votación.
Defensores de los hablantes de quechua lamentan que el Estado peruano casi siempre usa el español.

En realidad, como indica Hugo Coya, expresidente del Instituto de Radio y Televisión del Perú, que impulsó los primeros informativos en quechua, la cantidad de quechuahablantes podría ser mayor.

"Las cifras son discutibles por un problema de racismo y de clasismo. El quechua y las lenguas originarias han sido identificadas tradicionalmente con la gente con una menor cultura o analfabeta, por lo que muchas no reconocen que hablan una lengua originaria cuando se les pregunta", le dijo Coya a BBC Mundo.

Carlos Molina Vital, lingüista e instructor de quechua en el Centro de Estudios de América Latina y el Caribe de la Universidad de Illinois, en Estados Unidos, contó a BBC Mundo que "todavía hay parte de la población que solo usa el quechua y no se maneja con comodidad con el castellano".

El quechua es oficial en Perú desde 1975, cuando fue reconocido como tal por el gobierno militar izquierdista de Juan Velasco Alvarado.

La Constitución peruana de 1993 afirma que el quechua, el aymara y "las demás lenguas aborígenes" son oficiales "allí donde predominen", y en 2011 se promulgó una ley específica para la preservación y el desarrollo de las lenguas originarias, que garantiza sobre el papel el derecho de sus hablantes a comunicarse con el Estado en su lengua materna.

Eso implica que las entidades públicas tengan intérpretes para atender a esta población.

Gustavo Zambrano, ex director general de Derechos de los Pueblo Indígenas de Perú, afirma que eso "plantea fuertes dificultades técnicas y operativas en todo el país, y por eso el Ministerio de Cultura viene impulsando un registro de traductores e intérpretes al que pueda recurrir cualquier entidad pública que lo requiera".

Mujer indígena peruana tirando de su alpaca.
Un 13,6% de los peruanos tienen el quechua como primera lengua, según las cifras oficiales.

Pero todavía son mayoría las instancias públicas que solo usan el español, como quedó claro en el Congreso.

El escritor y periodista Santiago Roncagliolo le dijo a BBC Mundo que "la realidad es que la economía, la política, la justicia... todo funciona en español. Si uno quiere que le escuche el Estado tiene que hablar español".

El quechua y otras lenguas originarias fueron tradicionalmente asociadas a los indígenas y campesinos, sectores más desfavorecidos de la población, mientras que el español era visto como la lengua de los blancos, mestizos y los círculos más acomodados de Lima y de la costa.

Tanto era así que muchos de los hablantes de quechua y otras lenguas originarias tenían como gran objetivo aprender español y empezaban a estudiarlo si alguna vez lograban un estatus que se lo permitiera, lo que provocó un descenso sostenido del número de quechuahablantes, especialmente a partir de la segunda mitad del siglo XX, cuando se produjo una emigración masiva desde el campo a las grandes ciudades.

En los últimos años, se ha recuperado el interés por el quechua, muchas veces por parte de jóvenes que lo estudian para conocer la lengua de sus padres y abuelos, y reafirmar sus raíces.

Cómo el quechua saltó a la política

Molina Vital cree que "al hablar en quechua, Bellido mostró una fractura abierta en la sociedad peruana desde hace siglos".

El quechua ha cobrado un protagonismo inesperado desde que Pedro Castillo llegó a la presidencia (asumió el cargo el 28 de julio).

Una de sus principales promesas fue la de atender al Perú rural frente a lo que considera marginación histórica en beneficio de las ciudades y la principal lengua originaria se ha convertido en una de sus banderas.

El primer ministro peruano, Guido Bellido, se dirige al Congreso.
El primer ministro Bellido comenzó su discurso ante el Congreso en quechua y aymara.

Para Hugo Coya, "el gobierno está utilizando el quechua como instrumento político".

"El primer ministro Bellido sabe perfectamente que al expresarse en quechua está lanzando a los marginados y los desplazados el mensaje de que quienes siempre tuvieron el poder ya no lo tienen", añade.

Las encuestas muestran una caída de popularidad del presidente Castillo, atenazado por su debilidad en el Congreso, en el que no cuenta con mayoría suficiente, y las tensiones dentro de su propio partido, Perú Libre.

Por ello, según analistas la reivindicación de las lenguas precolombinas y otros símbolos del acerbo indígena peruano se perfilan como una baza política propicia para el presidente.

El escritor Roncagliolo vaticina que en los próximos tiempos "las guerras simbólicas y culturales van a ocupar más atención", porque "el gobierno de Castillo sabe que esto es importante para sus votantes y no va a dejar de plantearlo".

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.